SUSCRIBIR NEWSLETTER

Newsletter semanal

* campo obligatorio

El vino en el mundo, y en Uruguay 2019 - 2020

 

Mientras en China se cumplen cinco años de que Chandon lanzó su primer producto local, en Catalunya los más renombrados productores de CAVA ahora se llaman CORPINNAT, pero es en el País Vasco donde se produce el “Mejor Vino Blanco”. En Brasil el IBRAVIN dejó de funcionar como tal. En Uruguay se pronostican cambios en lo que refiere a quienes deben conducir las riendas de la vitivinicultura nacional. 2019 fue un año duro para el sector del vino en nuestro país y la región. Qué nos deparará el 2020?

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

 

 

Como en el mundo del vino hay productos de diferentes estilos – desde los simples y correctos vinos jóvenes para el día a día, hasta los más complejos y evolucionados reservados para ocasiones especiales – en el mundo de la comunicación  existen también estilos. Los hay de aquellos que optan por aplaudir y divulgar solo “buenas noticias”, del tipo “tal o cual bodega ganó una medalla en x concurso”, o “el enólogo x fue reconocido como el mejor”, y los hay también un poco más críticos, de los que prefieren ser un tanto más pensantes y transmitirlo así de forma honesta. Lo que no genera dudas es que ambos estilos son necesarios, conviven, y pueden complementarse perfectamente bien, como un maridaje entre vino y comida, de esos que se dan más por contraste que por armonía.

 

 


 


Durante este año 2019 “leímos” (aunque cada vez se lee menos) y vimos de todo, y no solo en notas y artículos, sino también hasta en anuncios, como uno que rezaba “Maridage: Cabarnet Sovignon” mmmm…. reprobado! Este 2019 un descorche se vio, el espumoso se volcó, y una puteada se escuchó. En este 2019 eventos quedaron por el camino,  mientas otros nuevos surgieron. Sin dudas, hay para todos los gustos…. y ejemplo de ello pueden ser los que combinaron vino & cannabis, o que invitaron a enólogos para descorchar vinos no elaborados por ellos, sino por sus colegas.

 

 


 


Nuestro 2019 comenzaba en el Sur de Brasil, festejando el Año Nuevo con familia y amigos, no sin perder la oportunidad para conocer de primera mano y degustar vinos espumosos made in Chile de peculiares características, elaborados con las uvas Ovoide por un lado y País por otro, dos variedades patrimoniales de las que los chilenos se sienten orgullosos. En la primavera regresamos a Brasil (país que es casi nuestra segunda casa) concretamente a Bento Gonçalves, para asistir a una gran feria como fue la segunda edición de la Wine South América, y claro, también participar (por decima primera vez consecutiva) de la Avaliação Nacional de Vinhos, un espectáculo digno de admiración que muestra zafra a zafra la calidad que los vinos de Brasil han alcanzado.

 

 


 


Infelizmente, en esos mismos días, el IBRAVIN (Instituto Brasileiro do Vinho) dejaba de funcionar en lo que refiere a las tareas para las que fuera creado. El corte de los aportes económicos que el Gobierno Federal volcaba a la institución, definían que este no pudiera continuar con su principal labor, dado que un monto alto de dinero no pudo ser justificado en los gastos del instituto por parte del directorio actuante en el período 2012 – 2016, de acuerdo a lo apuntado por el Tribunal de Cuentas del Estado de Rio Grande do Sul.

 

 


 


Este 2019 también volvimos al Viejo Mundo para ver de cerca y experimentar in situ que es lo que está sucediendo en el Penedès (principal región elaboradora de vinos espumosos de la Península Ibérica) donde un grupo integrado por nueve reconocidos productores (que elaboraban bajo la categoría CAVA de Paraje Calificado) fueron invitados a abandonar (por decirlo de una forma elegante) su afiliación al Consejo Regulador de la D.O CAVA y fundaron la marca colectiva CORPINNAT. Qué decir de sus productos? Simplemente que son los más de lo más, un mimo para el paladar, para quien aprecia y valora lo bueno, pagando claro está por algo exclusivo y no masificado, lejos de aquellos productos que hasta, a veces, presentan dudosa procedencia.

 

 


 


Estuvimos en Euskadi, más concretamente en la Provincia de Bizkaia, donde – entre varios productores de Txakoli – tuvimos la fortuna de conocer a José Ramón Calvo Valpuesta “Joserra”, enólogo de Bodega Gorka Izagirre y hacedor del 42 by Eneko Atxa, vino que en el Concurso Mundial de Bruselas 2019 fuera reconocido como “Mejor Vino Blanco” entre 9.150 etiquetas de 46 países productores. Y lo mejor de todo ello (más allá de haber compartido tiempo con Joserra recorriendo la bodega localizada a las afueras de Larrabetzu) el haber degustado ese vino pocas semanas antes de que fuera premiado y habernos traído el grato recuerdo de una expresión auténtica de la Hondarrabi Zuri Zarratia, un patrimonio tangible del País Vasco.

 

 

 

 


 


En el plano local, en Uruguay fueron 164 las bodegas que elaboraron durante la vendimia 2019 (en el 2011, año en que asumió la actual Presidencia del INAVI fueron 229 las que elaboraron) y el viñedo nacional decreció estando hoy en 6.144 hectáreas cultivadas, lejos de las 7.909 que se cultivaban en el 2011. La tan mentada ley del 0,0 de alcohol en sangre no arrojó resultados positivos en lo que refiere a baja en la siniestralidad, demostrando – otro año más – que esta normativa sigue perjudicado a la industria y comercio del vino, reflejado en una marcada restricción del consumo donde justos pagan también por pecadores.

 

 


 


Qué pasará con esta ley cuando asuma la nueva legislatura y ejecutivo? No lo sabemos. Pero sería muy inteligente y de buen recibo si fuera revisada. Buena parte del sector confía en que puedan procesarse los cambios necesarios para que se revierta y se vuelva al otrora 0,3. Y si una institución debería ser clave en el asesoramiento responsable que deben recibir los futuros legisladores, esa institución es el INAVI (Instituto Nacional de Vitivinicultura) donde su actual Presidencia deberá cambiar de titular luego de una gestión con más de 8 años signados por el cierre de bodegas, el abandono de viñedos, y las denuncias de despilfarros en beneficio propio.

 

 


 


En fin, las esperanzas están intactas, la copa de vino está servida, y hoy 20 de diciembre – día en que completamos exactos 47 jóvenes años – solo resta levantar esa copa y brindar por la vida, por la familia, la salud, la prosperidad y el amor. Muy Felices Fiestas, y que en el 2020 no nos falten oportunidades para continuar brindando. Salud!



 

 
Lucía, plántame la parra!

 

La última Cumbre del MECOSUR, celebrada la pasada semana en la región vitivinícola del Vale dos Vinhedos (Sur de Brasil) trajo aparejado consigo algunos gestos importantes por parte de las máximas autoridades presentes, con acciones que visaron en dar mayor visibilidad al sector vitivinícola

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

Fotos: Divulgación

 

 

Durante los días 2 al 6 de diciembre pasado, el municipio gaúcho de Bento Gonçalves fue palco de la 55ª Cúpula del MERCOSUR, con sede en el SPA do Vinho, localizado en pleno corazón del Vale dos Vinhedos. Entre las autoridades allí reunidas, se destacaban Mauricio Macri (Presidente de Argentina) Jair Bolsonaro (Presidente de Brasil) Mario Abdo Benítez (Presidente de Paraguay) y Lucía Topolansky (Vice Presidente de Uruguay, en representación del Presidente Tabaré Vázquez que por motivos de salud no se pudo hacer presente)

 

 


 


 

Fueron muchos los temas tratados en la cumbre, desde manifestaciones de voluntad que buscan reducir los tributos a las importaciones entre los países miembros, hasta advertencias sobre reformas consideradas “necesarias” que deberían buscar darle más vitalidad al bloque sin que imposiciones ideológicas puedan perjudicar el buen funcionamiento del mismo, en tiempos de transiciones de gobiernos.

 


Pero si una cosa fue muy anecdótica, causante de diversas opiniones y comentarios (sobre todo en redes sociales, cuando las noticias e imágenes comenzaron a circular) fue el plantío simbólico de vides – que los cuatro Jefes de Estado – llevaron a cabo en el Lote 41, localizado a un lado del SPA do Vinho, en tierras propiedad del Grupo Miolo.

 

 


 


Allí se los observó – pala en mano – a unos con mayor destreza que a otros, colocar en tierra cuatro vides de la variedad Merlot, emblema de la región y una de las variedades principales que el Consejo Regulador de la D.O Vale dos Vinhedos acepta.

 


No tardaron en aparecer aplausos y críticas en las redes, algunos halagos y otros con tono de reclamo….

 

 

(Atilio Quercini, ex-integrante del Directorio de INAVI - Instituto Nacional de Vitivinicultura de Uruguay - representante de una de las gremiales)

 

 

 

(Extraído de facebook, de varios muros)

 


Lo bueno de todo esto es que, sin lugar a dudas, el momento fue propicio para dar a conocer una región vitivinícola muy enfocada en el turismo, y que con esta acción, por la difusión y notoriedad del evento, fue motivo de destaque en la prensa internacional. Algo muy bueno sobre todo para los vinos de Brasil (pero también para los producidos en Argentina y Uruguay, dos importantes países productores sudamericanos que destinan importante porcentaje de su exportación al país verde amarelo)


 

 
Se vienen los blancos

 

Un Sauvignon Blanc premiado, un Albariño de una nueva bodega, un blend de cuatro cepas que encanta, y un clásico vino de aguja, todos uruguayos de la cosecha 2019, ideales para consumir desde ahora y durante todo el verano. Compre, beba y disfrute!

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

 

 

No es necesario aclarar que el mayor consumo de vino blanco en nuestras latitudes se da en temporada estival, y que estos son ideales para acompañar desde una simple picada, variedad de bocados, y hasta platos relativamente livianos.

 


Y como el abanico de variedades y estilos es grande, los blancos se tornan versátiles a la hora de emparejarlos con comidas, y hasta inclusive se configuran como muy buenas opciones de “copa de bienvenida” donde se los puede consumir sin comida de por medio.

 


Por lo antes comentado, y porque vale la pena comprarlos, beberlos y disfrutarlos, estos son los cuatro vinos nacionales que hemos seleccionado para esta ocasión….

 


Colección Histórica Sauvignon Blanc 2019 (Bodega Bresesti)


Nació casi que premiado, pues un par de meses después de aparecer en el mercado fue galardonado con 98 puntos (la mayor puntuación obtenida en la edición 2019) en el Concurso VinoSub 30, haciéndose con una Medalla Gran Oro. Límpido y brillante, de coloración verdosa muy leve, perfume que hace imposible confundirlo con un vino de otra variedad (lo que llamamos de “tipicidad varietal” está bien presente) en la boca se presenta con muy buena fruta (duraznos, melón, cítricos) un sutil toque vegetal, y la justa acidez que invita de inmediato un segundo trago. Magnífico con unas bruschetas clásicas de tomate. Beber bien frío, en el entorno de los 6 grados.

 

 


 


Cerro del Toro Albariño 2019 (Bodega Cerro del Toro)


La novel empresa de capitales japoneses que cultiva sus viñedos en las cercanías de Piriápolis, sobre el suelo rocoso del Cerro del Toro, comenzó desde el principio apostando a la variedad blanca que mayor crecimiento viene mostrando en cantidad de hectáreas plantadas en nuestro Uruguay: el Albariño. Pero aún más; redobló la apuesta permitiendo que su enólogo residente Martín Viggiano, viajara a Galicia (España) para participar de las dos últimas vendimias en bodegas amparadas bajo la D.O Rias Baixas, donde el Albariño es Señor y Rey. Todo ello se ve reflejado en un vino de destacadas características; color amarillo pajizo, perfume de frutas de pulpa blanca como la pera, recuerdo de damascos maduros, con una boca muy frutal, algo cítrica y donde se percibe una leve salinidad que aporta complejidad. Largo en boca debido a su muy buena acidez. Compañero ideal de unos rolls de camarón, palta y queso tipo Philadelphia. Beber frío, aproximadamente a 8 grados.

 

 


 


Finca Giacobbe Blanc de Blanc 2019 (Bodega Giacobbe)


La bodega familiar de los Giacobbe, localizada en Puntas de Manga (Montevideo) viene llamando la atención en los últimos años con sus nuevas propuestas. Caso de ello es este vino blanco elaborado a partir de cuatro variedades (Chardonnay, Sauvignon Blanc, Muscat Ottonel y Viognier) que inteligentemente bien blendeadas, logran que el aporte individual de cada cepa se transforme en un muy equilibrado conjunto, donde la fruta es la protagonista. Atractivo color amarillo pálido, perfume a ensalada de frutas (en el mejor sentido de la expresión) y leve toque de especias. Boca ágil, que rápidamente seduce el paladar sin poderse resistir al siguiente trago, es un blanco que puede llegar a causar una sana adicción. Pruébelo con unas brochetes de pollo bañadas en salsa de naranja. Para beber frío, a unos 7 – 8 grados.

 

 


 


Pisano Verde Virgen 2019 (Bodega Pisano)


Clásico si los hay, este blanco que ya cuenta muchas cosechas a su favor, es de esas etiquetas que son más que esperadas cuando los primeros “vinos del año” comienzan a aparecer en las góndolas. La fórmula de su éxito? no se revela por la bodega, que guarda celosamente su composición varietal, aunque si algo presumimos es que el Sauvignon Blanc es uno de sus componentes, y que seguramente es el responsable de aportar su peculiar frescura. Uno de sus destaques (que se percibe principalmente en la boca) es la leve pungencia de sus agujas, que al mejor estilo de un Vinho Verde portugués sorprende tanto a consumidores nuevos como a los más avezados. Lo bebimos acompañando una merluza a la plancha con vegetales salteados, y nos resultó en un maridaje sensacional. Se bebe a unos 6 grados.

 

 


 


 

 
Que veinte años no es nada. Será?

 

Cuando en la zafra del año 1999 Bodegas Carrau elaboraba por primera vez su Vilasar Nebbiolo, seguramente no imaginaba que luego de transcurridas dos décadas – ese mismo vino – pudiera demostrar el excelente potencial y aptitud para la guarda que algunos vinos uruguayos hoy exhiben

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

Fotos: Andrea Fontes

 

 

El pasado viernes 22 de noviembre, la bodega de los hermanos Carrau en Colón celebraba con una cena y degustación los 20 años del  Vilasar, el primer vino que elaborado promediando el final del siglo XX homenajearía (algunos años después, con su aparición en el mercado) el lugar de origen de la familia: Vilasar de Mar, una pequeña villa pesquera localizada sobre el Mar Mediterráneo, en la Provincia de Barcelona (Catalunya)

 


 

La muy buena idea de los organizadores fue la de servir tres vinos – en una degustación comparativa – de zafras muy especiales que bajo la marca Vilasar han sido lanzados al mercado hasta el momento, a saber: Nebbiolo 1999, Nebbiolo 2009, y Sousão 2004, “todos procedentes de viñedos muy viejos cultivados en Las Violetas, con rendimientos bajísimos, elaborados solo en años muy particulares en los que la zafra ha contribuido para obtener uvas de características excepcionales” según comentarios del Lic. Marcos Carrau (actual Gerente de Producción de la bodega)

 

 

Lic. Marcos Carrau presentando los Vilasar degustados

 


Una vez los tres ejemplares fueron decantados (con algo más de una hora de anterioridad a ser servidos) llegaron a las mesas de los cerca de cuarenta asistentes, que los evaluaron, comentando sus preferencias, y maridaron con un menú basado en platos inspirados en cocina internacional que estuvieron a cargo de Philomène Café.

 

 


 


Un muy complejo (y “aún muy vivo” como se escuchó por ahí) Vilasar Nebbiolo 1999 se mostró con taninos bien pulidos que acariciaban el paladar. Ya el caso de la versión 2009 (elaborado también con Nebbiolo) se mostraba de color muy profundo, donde sus 10 años parecían no haber hecho mella de evolución, pero que sin embargo se reveló fragante de aromas y de un paladar si bien firme, muy dócil y apetecible.

 

 


 


Hablando del Sousão 2004 (vino que ya cuenta con 15 años desde su elaboración) se puede destacar su gran color, aromas que recuerdan a los frutos de bayas pequeñas y silvestres, y su nota mentolada, que luego en boca se manifiesta amplio y carnoso. Ideal para ser degustado ahora, pero que seguramente evolucionará de forma positiva durante algunos años más.

 

 


 


La recepción fue regada con los blancos Dixieme Espumoso Método Tradicional Brut Nature y el Petit Manseng Gran Reserva 2016, dos etiquetas que acompañaban de maravillas los canapés seleccionados.

 


 

 
El 14 de diciembre se festeja en Antigua Bodega

 

Muy buena selección de vinos, una rica propuesta gastronómica, ritmo de música a cargo de una DJ, y el brindis con amigos, son solo cuatro de las excusas que invitan a despedir el 2019 disfrutando de un sábado especial en los viñedos de la familia Stagnari

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

 

 

Cerquita del centro montevideano, a no más de una veintena de kilómetros, rodeada de canteras, se localiza Antigua Bodega y uno de sus viñedos, un establecimiento que desde el año 1928 dedica trabajo, esfuerzo y pasión a la elaboración de vinos modernos que seducen paladares de Uruguay, la región y el mundo.

 


 

Fieles a un estilo Nuevo Mundo – pero que siempre cuida mantener el equilibrio natural respetando ante todo la materia prima – la bodega ha cosechado en los últimos años muchos reconocimientos, tanto de prensa especializada como en concursos internacionales, algo que se ve reflejado en un mejor posicionamiento premiado por el público consumidor, y una mayor visibilidad entre aquellos que buscan vivir experiencias en materia de enoturismo en nuestro país.

 


Y hablando de experiencias, el 2019 no puede terminar sin que brindemos por los logros, por lo que vendrá, por la próxima vendimia, por el mejor vino.  Por todo esto – y por muchos motivos más – el próximo sábado 14 de diciembre a las 12:30 las puertas de Antigua Bodega se abrirán para recibir a todo aquel que (mediante previa reserva) se aventure a disfrutar de un mediodía y tarde a puro brindis.

 

 


 


El almuerzo entre los viñedos, los fuegos a cargo de Rodri Ramos, la musicalización de Toia Jackson, y claro, una bella selección con los vinos de la casa productora, se conjugarán en una tentadora propuesta que no se repetirá hasta el 2020.

 


Y por si todo esto fuera poco, para que nadie se complique teniendo que conducir hasta la bodega, se contará con servicio de transporte por un módico costo adicional, saliendo desde Tres Cruces a la hora 12 y regresando desde Antigua Bodega a la hora 17.

 


El costo del ticket es de $ 1.200 y el del transporte (opcional) de $ 400 ida y vuelta.

 


Mayor información, y solicitud de reservas, escribir al mail: •Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla•

 

 

No te pierdas esta experiencia!

 


 

 
« •Inicio••Prev•12345678910•Próximo••Fin• »

•Página 1 de 71•

•Banner•
•Banner•




??Copyrigth 2010 - Todos los Derechos Reservados por Daniel Arraspide - Designed by?? Pandemia Hosting Uruguay.