SUSCRIBIR NEWSLETTER

Newsletter semanal

* campo obligatorio

Bebidas
Bodega Bernardi y sus Grappas varietales

 

Porque no solo de vino vive el hombre, los destilados vínicos de calidad cobran cada vez más fuerza. Conozca los que elaboran de forma artesanal en la bodega de la familia Bernardi, y si está de paseo por Colonia, visite el establecimiento

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

 

 

Cuando los orujos son retirados de piletas y tanques luego de la fermentación de los vinos, hay una rica materia prima que – si bien en gran parte de los establecimientos se descarta o aprovecha como abono – puede ser sabiamente utilizada como ingrediente para producir una segunda bebida: la Grappa.

 


Ese es el camino que desde hace buen tiempo sigue la familia Bernardi en su bodega familiar establecida en las cercanías de la Ciudad de Colonia del Sacramento. Localizada sobre la Carretera Brigadier General Manuel Oribe, más conocida como Ruta 1, en el kilómetro 171,500 se levanta la vieja construcción que data del año 1892 cuando Don David Bernardi lo fundara, un lugar que puede ser visitado por turistas y entusiastas de la buena bebida.

 


La casa que elabora vinos finos, pero en las últimas décadas se ha tornado muy conocida gracias a la elaboración de Grappas varietales de muy buena y premiada calidad, vale la pena ser visitada. En la finca de los Bernardi se reciben turistas durante todo el año y el tour (con degustación incluida) no tiene costo, una excelente oportunidad que facilita e incentiva la compra de los productos que más gustan a los visitantes.

 


Para la elaboración de sus destilados – una vez culminados los procesos de vinificación – se seleccionan y mantiene por separado los diferentes tipos de orujos (escobajo y hollejos) que aún estando frescos proceden a colocarse en pequeños alambiques de los que resulta como producto final la Grappa, una bebida incolora, de alto grado alcohólico y muy aromática, ideal para acompañar postres con chocolate, buena lectura, un café, e inclusive un buen puro. Si bien hay quienes la beben como “aperitivo”, estas Grappas son ideales a la hora de finalizar un almuerzo o cena, sirviéndolas como “bajativo”.

 


Entre estos productos que elabora la familia se destacan la Grappa Clásica (blend de varios tipos de orujos) y las varietales de Moscalel, Merlot, Cabernet Sauvignon, Tannat, y Tannat Roble (esta última, envejecida en grandes toneles por algún tiempo)

 

 


 


La bodega cuenta también con un amplio salón en el que se realizan fiestas, congresos y eventos empresariales con una capacidad máxima de hasta 250 personas cómodamente sentadas.

 


Visitas grupales, y otras consultas pueden ser realizadas vía e-mail a •Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla• o directamente por teléfono al (+598) 4522 4752 (con Roberto Bernardi)

 

-------------------------------------------


 
Oktober Conrad Fest 14' mundo burbujeante de espumas

 

Durante dos jornadas, el viernes 10 y sábado 11 de octubre se llevó a cabo la edición anual de la fiesta cervecera más importante celebrada en Uruguay. Clásicas marcas nacionales acompañaron a unas pocas de factura artesanal y a prestigiosas marcas del mundo. Una gastronomía con marcado acento germánico – adaptada al paladar rioplatense – acompañó muy bien a las espumantes rubias, rojas y negras servidas en el Salón Punta del Este

 

 

 

 

Texto: Somm. Daniel Arraspide / Fotos: Andrea Fontes

 

 

Ya es un clásico seguido por miles que año a año aguardan esta fecha para disfrutar de una gran fiesta de la cerveza donde conviven la mayoría de las marcas industriales producidas en nuestro país, con selectas marcas de renombre elaboradas principalmente en Bélgica, Alemania e Inglaterra, además de un puñado de etiquetas nacionales de manufactura artesanal.


La oportunidad es muy buena para que las empresas participantes puedan “llevarse” un pantallazo general de qué es lo que el público gusta, prefiere y consume, y una gran ocasión para que la contraparte (los asistentes al evento) puedan probar marcas y estilos que no todos los días resultan tan accesibles.

 

 



Engalanada por un escenario en donde en repetidas actuaciones se pueden contemplar bailes y vestimentas tradicionales alemanes, la fiesta se transforma en un ambiente ideal para asistir entre amigos (e inclusive en familia) y para disfrutar no solo de la reina de la noche (la cerveza) sino también de una abundante culinaria basada en salchichas, carving de lechón relleno, kassler, quesos y fiambres, y el típico “choripán”, un clásico imperdible de la cocina popular uruguaya y argentina. Especialidades dulces – entre ellas helados – complementaron la propuesta.

 

 



Destaque especial merece la marca O’Neill que con tres versiones bien diferentes de sus elaboraciones estuvo siempre con su stand repleto atendiendo la demanda de los curiosos y expertos que degustaron sus artesanales “Dorada Esteña”, “Roja Patora” y “Negra Porter”.

 

 



Por otro lado, las inglesas Fuller’s fueron otras de las más demandadas por los paladares entendidos, marca que con su “London Pride” cautivó a cientos de asistentes que supieron probarla y aprobarla.

 

 



Una fiesta que se repite año a año y que no debería perder ningún amante y/o degustador que se precie de tal…. un mundo de burbujeantes espumas!


 

---------------------------------

 


 
La máxima expresión del terroir en una copa, de whisky

 

Acercarse a la nariz un Laphroaig es oler la tierra de Escocia (la región sur de Islay). Un single malt de esos que se pueden amar u odiar.... de los que "se toman o se dejan", pero que son tan auténticos que pocas veces - probando una bebida - se sentirá tan clara la expresión de un terroir (comúnmente aplicada al mundo del vino)

 

 

 

 

Quienes han viajado a Islay cuentan que el viento atlántico de aquel lugar huele a humo de hoguera recién apagada mezclado con cierta nota salobre. Los más sensibles dicen que el hecho de pisar el suelo del lugar no seduce como al hacerlo en las demás islas escocesas, sino que invade y posee al punto de querer conocer e investigar entre sus pequeños rincones donde se condensan sus secretos.

 

 

Uno de esos rincones se encuentra al sur de la isla, entre un pinar y la costa, su nombre: Laphroaig, un caserío en donde los granjeros que allí viven se han dedicado por casi 200 años a la elaboración de whiskys de malta. Y es en este lugar en donde la Laphroaig Distillery elabora sus exclusivos maltas.

 

 


 

 

Catalogada como una de las tres destilerías que utilizan mayor cantidad de turba en el malteado de la cebada, Laphroaig junto a Lagavulin y Ardbeg conforman el triunvirato que al sur de la isla ofrecen este estilo de maltas que en la actualidad son tan valorados por los seguidores de los Single Malt’s.

 

 

Y es que al poseer un tipo de turba bastante particular – en la que las algas marinas juegan un papel bastante distintivo – la cebada ya germinada en el proceso de malteado es expuesta al secado con calor (y humo) generado en hornos que son alimentados a carbón y turba, adquiriendo así ese carácter ahumado, marino, a veces inclusive hasta medicinal, que se imprime en el Laphroaig y otros maltas producidos en esta región.

 

 


 

 

Bien lo definió Richard Jones cuando escribió “Sentir la turba en el whisky es oler y probar el suelo de Escocia”, y eso no parece ser una simple frase, sino una verdadera expresión del terroir en donde este malta es elaborado. Y decir terroir es no solo hablar del suelo (de la tierra) sino también del manejo que el hombre a través de los años ha aprendido a llevar adelante, como una manifestación viva de lo que su tierra puede mostrar.

 

 

De un color dorado pálido con tenues tonos verdosos, desafiante ya en la nariz, el Laphroaig Quarter Cask se muestra con un intenso aroma a alquitrán, humo de leña, aceite quemado y un fondo de cereal tostado y crujiente que pone la nota de dulzura acomplejando el conjunto. En la copa, y unos minutos después de ser servido comienza a desplegar olores de yodo, de arenques ahumados, y cierta nota mineral salada. En boca se manifiesta con cuerpo medio, repitiendo las notas antes encontradas en nariz y agregando notas de roble y leves tonos cítricos. Muy complejo, de final largo, y con un ahumado que perdura durante largo tiempo.

 

 


 

 

Para apreciar mejor sus características pruébelo solo (puro) en primera instancia, bebiéndolo a una temperatura aprox. de unos 15 grados, y luego dilúyalo con un poco de agua mineral sin gas fresca (no más de un 25 % en volumen) y aprecie con moderación lo que este rincón de Escocia nos regala.

 

 

Este single malt puede ser adquirido en Uruguay a un costo de U$S 49 prox. en el Dutty Free del Aeropuerto de Carrasco, en los Free Shopps de frontera, y a un costo sensiblemente superior en algunos selectos comercios de plaza.

 

 

Mayor información sobre Laphroaig Distillery:

 

 

http://www.laphroaig.com/

 


 
Caipirinha en lo alto de São Paulo

 

La visita al Piano Bar del Terraço Itália se convierte en una experiencia disfrutable con los cinco sentidos. Desde el piso 42 del imponente edificio se puede apreciar la gran ciudad, deleitarse con las melodías a ritmo de Bossa Nova interpretadas en vivo, degustar especialidades de la culinaria italiana, y claro, beber un buen espumante o el trago más tradicional del país verde-amarelo: la caipirinha

 

 

 

 

 

Altamente recomendable. Con esas dos palabras podríamos resumir la experiencia vivida hace algunas horas al visitar uno de los lugares más impactantes de la capital paulista. Y si bien São Paulo es uno de esos lugares donde los recursos (hablando de gastronomía) parecen inagotables, pues siempre están surgiendo nuevos, o reconvirtiéndose viejos reductos gastronómicos, el Terraço Italia merece una especial atención por varios motivos.



Localizado en los últimos pisos (41 y 42) del viejo Edificio Italia, y a solo metros de la Praça da República (zona Centro) el lugar impacta con el solo hecho de poner un pie en sus salones, más que nada por el visual panorámico que se tiene de la ciudad, la que se puede apreciar en una vista de 360 grados desde el bar, el restaurante y la terraza exterior que rodea todo el edificio.

 

 




Nuestra visita fue a la noche, lo que parecería magnificar aún más el paisaje y relieve de la quinta mayor ciudad del mundo (sumando los municipios vecinos) una metrópolis “que no puede parar” y que con sus más de 20 millones de habitantes muestra durante día y noche un dinamismo muy particular. Nuestra elección – carta de tragos en mano – una caipirinha elaborada con la reconocida cachaça Leblon y “lima da Pérsia” que llegó a la mesa muy bien presentada y acompañada de un mix de frutos secos (salados y dulces)



Llama la atención la variedad de frutas de las que pueden ser elaboradas las caipirinhas, ofreciendo las alternativas de maracujá, morango, uva, kiwi, abacaxí, tangerina, figo, carambola, y las variantes en cuanto al alcohol base que las acompaña.

 

 




Pero, más allá de la variedad de tragos de alta calidad y que muestran el buen trabajo hecho por los bartenders, de los petiscos (porciones de aperitivos para acompañar las bebidas) y platos ofrecidos, el plus que ofrece el lugar es sin dudas su localización en lo alto de la ciudad, un regalo para el visual que debería ser conocido por todo buen amante de los placeres terrenales, por todo bon vivant que se precie de tal.

 

 




En el salón de abajo (piso 41) se encuentra el restaurante, el que ofrece un menú de especialidades centradas en la cocina italiana, además de una extensa carta con espumantes, algunos pocos vinos brasileños y gran variedad de caldos procedentes de los lugares de mayor fama a nivel mundial. Según se nos informó, almorzar o cenar en el restaurante ronda los 200 reales por comensal (incluyendo entrada, plato principal, postre, agua mineral, y una botella de vino de precio medio compartida entre dos personas) una suma bastante frecuente en restaurantes de alto nivel de São Paulo.



Pero si pensaron que los precios del bar son prohibitivos, se equivocan. Nuestra incursión en el lugar, abonando la entrada (un cubierto artístico, no olvidar que se trata de un “Piano Bar”) de 30 reales, más la caipirinha seleccionada (acompañada por un couvert) de 22 reales, y unas abundantes y deliciosas bruschettas tradicionales de 26 reales, más la propina, dio un total de módicos 85,80 reales (unos 850 pesos uruguayos o 43 dólares) que no pagan ni la vista panorámica que se nos brinda desde este bello lugar.

 

 




Dónde?  Terraço Itália   www.terracoitalia.com.br


Dirección: Avenida Ipiranga, 344 (Pisos 41 y 42)


Centro – São Paulo – Brasil



 

 
Las nuevas estrellas de CABA: Fernet, “Cachaza” y Ron

 

La “Noche de Estrenos” puso en escena las 5 nuevas estrellas. Destilados made in Uruguay que se suman a la oferta de calidad en el rubro bebidas


 

 

 

Días atrás en las instalaciones de Restaurant Lindolfo se llevó a cabo la presentación de una serie de nuevos productos elaborados y comercializados por CABA (División ANCAP DE BEBIDAS Y ALCOHOLES S.A.) los que se sumaron a la amplia oferta ya disponible en el mercado.


Entre el público presente se contaban clientes de restaurantes, bares, supermercados,  licorerías, y pequeñas superficies, además de medios de prensa y las autoridades empresariales de la propia CABA y ANCAP.


Más de 200 personas pudieron disfrutar de una velada muy amena en la que – entre otras cosas – se pudieron apreciar las bebidas presentadas, así como los tragos con ellas preparados, todo muy bien acompañado por la gastronomía de Lindolfo.

 

 


 


Bajo el título de “Noche de Estrenos” y en la voz del Contador Héctor Bajac (Gerente General de CABA) recayó la tarea de presentar los nuevos productos….


Muy atinada la presentación de la “Cachaza33, que usada como base del popular trago conocido como caipirinha pasa a convertirse en una opción ideal para acompañar con frescura los calores de este verano que recién quiere comenzar. Un trago de simple preparación y que se obtiene mezclando azúcar, hielo, lima Tahití, y este destilado.

 

 



Por otro lado, un particular destaque para el Ron Añejado 20 Años ESPINILLAR Gran Reserva que con un packaging especial (viene presentado dentro de una caja de madera con herrajes) sigue una cuidadosa elaboración. Luego de una esmerada selección de mieles de caña de azúcar, tras su fermentación, es destilado y añejado en barriles americanos que contuvieron bourbon, ganando de esta forma una suavidad y bouquet muy complejo. Una bebida más que indicada para acompañar un buen puro o habano.

 

 



Otras dos versiones del Ron Espinillar (Añejo y Extra Añejo 10 Años) además del Fernet Salerno complementan la serie de 5 productos de reciente lanzamiento, los que ya se pueden comenzar a encontrar en plaza.


Mayor información sobre CABA y sus productos en: www.caba.com.uy


 

 

 
« •Inicio••Prev•12•Próximo••Fin• »

•Página 1 de 2•

•Banner•
•Banner•




??Copyrigth 2010 - Todos los Derechos Reservados por Daniel Arraspide - Designed by?? Pandemia Hosting Uruguay.