SUSCRIBIR NEWSLETTER

Newsletter semanal

* campo obligatorio

Vinos y Bodegas UY
Qué hay de nuevo, viejo? en Los Cerros de San Juan

 

Una visita a fines de octubre – a la bodega coloniense que en breve cumplirá sus 160 años de existencia – reveló nuevas etiquetas que muestran un cambio positivo en el estilo de los vinos que “Los Cerros” (como suele ser abreviado el nombre de este establecimiento) viene presentando en el mercado por estas fechas

 

 

 

Texto: Somm. D. Arraspide / Fotos: Andrea Fontes

 

 

Que “el vino comienza en el viñedo y termina en la copa” lo hemos escuchado cientos de veces. Que la “historia” y la “tradición” y un montón de adjetivos más – cuando se habla de bodegas añosas – también!

 


Pero, donde queda parado el consumidor moderno con tantas palabras, que muchas veces suenan huecas y sin significado para ellos?

 


Hacía tiempo largo que no nos llamaba la atención escribir sobre los vinos y propuestas de Los Cerros de San Juan. Poco supimos luego de que la empresa fuera vendida (o rematada) y pasara a manos de capitales argentinos.

 

 


 


Pero el patrimonio y el terroir de un lugar no se pueden ignorar. Solo faltaba aprovechar esa tierra, exigir a los frutos que rindieran en buenas botellas. A ello sumarle algo de estrategia, comunicación, una pisca de marketing, y una cara visible (local de ventas) localizado en Montevideo, que sirviera de nexo entre el productor y el consumidor…. y listo!

 


Ese parece ser el camino optado en estos últimos meses por Los Cerros de San Juan, empresa que con un impulso nuevo y joven parecería querer resurgir de las cenizas tal cual Ave Fenix.

 


Fue así (con ánimo de querer ver algo nuevo) que una bella mañana primaveral partimos con dirección oeste. Y con el propósito de conocer un poco más de la nueva “cocina” de Los Cerros, llegamos casi que preguntándonos como hace Bugs Bunny en el cartoon El Conejo de la Suerte: “qué hay de nuevo viejo?”

 


Nuevo plantel de enólogos, nuevas etiquetas, y un nuevo local de ventas (que incluye wine bar) localizado en la rambla al lado del Mercado del Puerto en Montevideo, son tres pilares importantes en la nueva etapa que la tradicional bodega de Colonia luce y forma parte de una estrategia para reposicionar la marca.

 

 


 


La bodega en sí, hablando de la parte edilicia – aún sin cambios aparentes – continúa recibiendo a turistas que con agenda previa (o inclusive sin ella) se acercan hasta el bello territorio de tierras onduladas y cerritos, para conocer un poco más de la historia y los vinos que allí se gestan.

 


Y precisamente ello es lo que hicimos, acercarnos hasta este lugar, en donde otrora inclusive se habló de duendes y de lugares encantados, para ver “lo nuevo” que por allí se envasa (entiéndase textual)

 


En un recorrido dirigido por la enóloga Ana Zapata, nuestro tour finalizó en el viejo almacén de piedra, en donde tres vinos – de estilo totalmente renovado, o nuevos – nos llamaron gratamente la atención….




Lahusen Riesling 2013: Fue elaborado a partir de una parcela seleccionada ubicada sobre faldas pedregosas, con  plantas de 28 años de edad, de baja producción con unos 8000 kgs. de rendimiento por hectárea. Cosechado manualmente en la mañana e inmediatamente vinificado, rindió un vino de coloración amarillo-verdosa con aromas florales, minerales y de cierta salinidad. En boca es pleno, de carácter marcado y con una acidez bien punzante. Una vinificación muy controlada y la aplicación de frío en todo el proceso permitió obtener el máximo potencial aromático proveniente del terroir.


 

 

Cuna de Piedra Chardonnay 2012: En este vino el comienzo de la fermentación se dio en tanques de acero inoxidable, y luego continuó en barricas de roble francés  y americano, para terminar su fermentación durante aproximadamente 10 días. Se realizó batonage continuo durante nueve meses, sin fermentación maloláctica para lograr la máxima expresión fresca y varietal en conjunción con el roble. Una vez envasado permanece en botella al menos 8 meses antes de ser comercializado, obteniendo así un vino de características muy frescas, y complejo a la vez. Con notas de frutas blancas maduras y leves toques a nuez y especias.


 

 

Pentavarietal  MIL BOTELLAS 2011(próximo a salir a la venta al mercado) Vino que está compuesto por 30% de Tannat, 30% de Cabernet Sauvignon , 30% de Merlot, 5% de Tempranillo y 5% de Pinot Noir. Estabilizado durante 22 meses en barricas de roble francés de primer uso antes de ser embotellado. Este blend de mil botellas se logró con la selección de las mejores barricas y porcentajes de cada una de estas 5 variedades, emblemáticas de Los Cerros, sobre una cosecha 2011 excelente, con el aporte de degustación del 100% del grupo técnico de la empresa. Robusto, elegante y contundente son tres facetas de este gran vino de raza.

 

------------------------------------------------------------

 


 
Castel Pujol, tan clásico como un partido de Nacional y Peñarol

 

El 45 aniversario de la “botella redonda” de Bodegas Carrau reafirma el concepto que desde hace casi medio siglo Juan Carrau creó e impulsó al elaborar y embotellar su primer vino en Caxias do Sul (Brasil) y que años más tarde se convertiría en éxito de ventas en el Uruguay

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide, Fotos: Andrea Fontes

 

Fue este pasado 10 de octubre cuando – invitados dentro del selecto grupo de amigos, clientes y comunicadores – nos acercamos hasta la antigua bodega de Pablo Varzi (hoy propiedad de la familia Carrau) en Colón (Montevideo) para conocer un poco más de la historia de la marca más emblemática de la casa: Castel Pujol Clásicos.

 


Allí, disfrutando del lindo atardecer de una día primaveral, acompañados de los hermanos Javier, Francisco, y Margarita Carrau, pudimos – entre otras cosas – degustar el nuevo vino lanzado, una partida limitada de 2.822 botellas “redondas” con el que la empresa familiar festeja los 45 años de existencia en el mercado (hablando de esta línea)

 

 

1er. vino (en botella "redonda") producido por Juan Carrau en Brasil

 


La historia de la marca comenzó en el año 1968, en la por aquel entonces área sub-urbana de Caxias do Sul en la Serra gaúcha, en donde dos variedades viníferas muy bien adaptadas a ese terroir sirvieron de génesis: Cabernet Franc y Merlot para ese primer vino. Fue así que adoptando una botella de formato especial (similar a la utilizada en Franconia, Alemania y a la del vino Matheus de Portugal) Juan Carrau decide encargar la producción de los envases a Cristalerías del Uruguay, y exportar las botellas vacías al sur de Brasil en donde se localizaba su bodega.

 

 

1er. vino (en botella "redonda") producido por Juan Carrau en Uruguay

 


Ocho años más tarde, en 1976, el mismo Juan Carrau – quien adquirió la vieja bodega de Colón – decide lanzar en el Mercado uruguayo sus vinos embotellados en el mismo estilo y formato de botella que lo hiciera inicialmente en el Brasil. El éxito no demoró, y miles de botellas “redondas” invadieron los más recónditos lugares del país mostrando a través de su contenido vinos de un estilo moderno, muy frutados, y fáciles de beber, del tipo que en aquellos años no abundaban en nuestro Uruguay.

 

 

Una de las 2.822 botellas de la edición conmemorativa de los 45 años de la marca

 


Ahora, en este 2013 – aprovechando las bondades de la excelente vendimia del 2011 – es que se presenta este vino elaborado en base a Cabernet Franc y Petit Verdot embotellado en la clásica botella que siempre diferenció a esta línea. Se trata de un tinto de color rojo profundo con destellos violáceos, que cuando es movido en la copa deja espesas lágrimas que descienden lentamente. De aromas que recuerdan a la fruta negra silvestre, a flores, a las especias, y al roble de tostado medio, seduce la nariz en una propuesta considerada de “Alta Gama” y de la que si bien puede comenzar a disfrutarse, también presenta un muy buen potencial para la guarda, ya que sus taninos y acidez presente le auguran larga vida.

 

 

 

 

Imágenes: Bodega Carrau en Colón (arriba), etiquetas auto-adhesivas (centro), Francisco y Javier Carrau (abajo)

 


Pero no solo este vino probamos esa tarde-noche para festejar…. botellas “doble Magnum” (3 litros) de un soberbio Juan Carrau Tannat de Reserva 1996 fueron descorchadas y mostraron la expresión de un gran vino de guarda que se encontraba intacto a pesar de sus ya 17 años a cuestas. Un testimonio vivo de lo que se puede llegar a elaborar con esmero y dedicación.

 


Bocados fríos, pizzas a la parrilla, y varios vinos más regaron los festejos de los 45 años de una marca que sin dudas es una gran clásico, tanto como cuando juegan Nacional y Peñarol (y ojo que el orden de los factores es totalmente involuntario, jejeje)


 

----------------------------------------------



 
El Legado del amor por el vino da frutos en Carmelo

 

La bodega boutique del matrimonio Marzuca Barberis ya cuenta dos años y tres vendimias produciendo Tannat y ahora suma también el Syrah. Una de las fortalezas del emprendimiento familiar y que va más allá de sus excelentes vinos, es recibir – haciéndolo de muy buena forma – a los visitantes que hasta este apacible rincón de la campiña carmelitana se acercan, brindándoles un servicio de enoturismo auténtico y de gran nivel. Vale la pena conocer Bodega El Legado y el bello trabajo que vienen haciendo

 

 

 

 

Contar sobre un lugar usando lindas palabras y repitiendo un speech pero sin haber vivido la experiencia de conocerlo personalmente es perder la esencia misma que nutre al alma del buen viajante, del amante de la buena vida. Hablar de un vino – remitiéndose simplemente a reproducir lo que dice su contraetiqueta – sin haberlo degustado, es prácticamente lo mismo. Peor aún perderse la oportunidad de conocer a las personas que están atrás de ese lugar, de esa etiqueta, y no conocer su filosofía de trabajo, de vida.

 


Por eso nos fuimos hasta Carmelo en el Departamento de Colonia para conocer un poco más (ya lo habíamos hecho en una primera instancia el año pasado) de esta linda familia que habiéndole colocado un nombre bastante particular a su emprendimiento – Bodega El Legado – hoy llama la atención de locales y extranjeros que los visitan.

 


Allí fuimos recepcionados por Bernardo Marzuca y su esposa María Marta Barberis, quienes junto a sus hijos nos agasajaron no solo con su buena compañía, sino también con sus excelentes vinos y un soberbio asado que en la otoñal mañana de domingo sirvió de excusa para charlar sobre el proyecto familiar y conocer mejor como fueron los inicios de la pequeña bodega.

 

 


 


“- Nuestra filosofía de trabajo es apuntar a hacer poca cantidad de vino, tratando de lograr la excelencia” nos comenta Bernardo (ello se puede ver en el video) resumiendo en pocas palabras el enfoque que tiene el emprendimiento. Este objetivo – según Bernardo – es viable y alcanzable al estar involucrado directamente en todas las etapas de producción, desde el cuidado del viñedo hasta el embotellado del vino, más allá de que cuentan con la asesoría profesional del enólogo Daniel Cis, que desde los inicios los apoya en este proyecto.

 


El nombre El Legado fue el elegido por la familia como homenaje al padre de Bernardo, un productor agrícola que soñaba con un día tener su propia bodega, deseo que la vida no le quiso conceder. “- No solo el legado material, sino el legado de inculcarle a los chiquilines el trabajo en familia y el amor por la tierra” complementa diciendo Bernardo dejando muy clara la pasión que defiende.

 


Una de las particularidades del viñedo de los Marzuca es el sistema de conducción utilizado en el cultivo, denominado “cordón vertical libre”, único en el Uruguay, el que trabajado a bajos rendimientos rinde una fruta de muy buena calidad de la que surgen las dos etiquetas actuales que la bodega comercializa (un Tannat Reserva 2011 y un Syrah Reserva 2012) ambos de excelente factura y que venden en el propio establecimiento, en algunos selectos restaurantes y en algunas pocas vinerías ya que la producción en cualquiera de los dos casos no supera las 2.000 botellas.

 

 


 


Otra fortaleza con la que cuenta la gente de El Legado es la muy buena disposición a recibir turistas, los que llegan por vía directa o por intermedio de agencias de viaje y turismo que operan tanto en el Uruguay como en países vecinos. Argentinos, brasileños, norteamericanos, y hasta filipinos se han acercado a conocer el bello lugar, una antigua casa con aires de vieja pulpería, hoy reciclada y con el suficiente confort como para bien recibir a los visitantes.

 


Picadas de quesos, fiambre y especialidades locales, asados con variadas ensaladas, o un menú especial hecho a medida de quien lo solicite, son algunos de los servicios que ofrece la casa, claro está siempre teniendo en cuenta que todo será muy bien regado por los vinos allí producidos.

 


Visitas guiadas por el viñedo, conociendo la pequeña bodega, la sala de barricas y culminando con una bella degustación son un verdadero regalo para los sentidos y que pueden ser coordinadas con anticipación llamando a los teléfonos 098 307 193 (María Marta) o 099 111 493 (Bernardo)

 


Aproveche a conocer el legado familiar convertido en pasión que da como resultado un exquisito vino, fruto de mucha dedicación y trabajo, luego nos cuenta, seguro no se arrepentirá de aceptar nuestra humilde sugerencia.

 


 

Mayor información sobre Bodega El Legado en:

https://www.facebook.com/ellegadobodegaboutique?ref=ts&fref=ts

 

 

 
DEL PEDREGAL, ahora nuevos por fuera y siempre con alma por dentro

 

Antigua Bodega Stagnari está presentando en el mercado la nueva cara (rediseño) de sus etiquetas Del Pedregal, la primera y mayor – en variedad – de sus líneas de vinos finos. Una apuesta que tiene como objetivo el aggiornamiento a los tiempos que corren manteniendo la excelente relación costo-beneficio que la familia ofrece

 

 

 

 

 

Los cambios en la estética siempre son “jugados”, sobre todo en el mundo del vino, lugar en el que es común que se de un acostumbramiento por parte del consumidor. “Fiel” a una marca, un tipo, una bodega, y hasta a una variedad vinífera en particular, el cliente debe de adaptarse a esos cambios de etiquetas, y es el productor quien debe de tener cautela a la hora de aplicar los mismos.

 

Claro está que las tendencias del mercado vienen “marcando la cancha” y demandando etiquetas “más limpias”, legibles, y fáciles de identificar con el estilo, propuesta, y hasta precio de los vinos que se exhiben en góndolas y estanterías.

 

El camino transitado por Antigua Bodega Stagnari con su amplia línea de productos DEL PEDREGAL parece ser el correcto. Cambios progresivos que siempre han mantenido la esencia de la marca son los que en el correr de los últimos 10 años (desde que fuera lanzada la primera cosecha) se han ido aplicando paulatinamente, adaptándose a esas demandas que el mercado ha ido indicando, pero sin descuidar al consumidor.

 

Ese más reciente paso se dio ahora, por estos días de noviembre, cuando las más modernas y uniformadas nuevas etiquetas DEL PEDREGAL comenzaron a llegar al mercado. Manteniendo intacto el logotipo de la marca - acompañado de la palabra “SELECCIÓN” - la estética se renueva ofreciendo una imagen más moderna. Además de los ya mencionados, también el Sutil Sangiovese (de la misma línea) se suma a los cambios.

 

Fondo blanco, letras negras sobre papel mate con un leve relieve unificando la etiqueta y la contaetiqueta en una sola pieza (que pasa a suprimir las dos piezas color “crema” que por separado se presentaban al frente y dorso de las botellas) son los principales cambios aplicados.

 

 

Chardonnay 2011 (etiqueta anterior), Chardonnay 2012 (etiqueta nueva)

 

 

Una gráfica imagen – dibujo – de raíces de vid buscando nutrientes entre las piedras (traduciendo así las características de los suelos donde nacen estos vinos) se localiza de forma simétrica bajo el logo de la marca. Más abajo se identifica el nombre de la variedad, la añada, y el lugar geográfico, completando la información básica que todo consumidor busca a la hora de definir su compra.

 

Con mayor impacto visual que las antecesoras, estas etiquetas se encuentran en el mercado manteniendo el espíritu que la botella encierra: vinos con personalidad, con excelente relación costo beneficio de venta al público (aproximadamente $ 130 en el mercado uruguayo).

 

Procure también estas etiquetas en otros mercados del mundo, como es el caso del Brasil, a donde llegan bajo el nombre CANTHARUS importadas por Vinho Sul www.vinhosul.com.br

 

 

La línea completa DEL PEDREGAL está compuesta por....

 

 

Blanco: Chardonnay (presentación con screw cap)

 

Rosé: Syrah Cabernet (nuevo corte) (presentación con screw cap)

 

Tintos varietales: “Sutil” Sangiovese, Merlot, Cabernet Sauvignon, Tannat

 

Tintos de corte: Tannat Merlot, y Tannat Merlot Cabernet

 

 

Mayor información sobre Antigua Bodega Stagnari y sus productos en:

 

www.antiguabodegastagnari.com.uy

 

 

 

 
La poda, cocina criolla, y Tempranillo's de Bouza

 

La bodega boutique de Melilla ofreció día atrás una nueva instancia didáctica acompañada por excelentes platos y vinos. Pocos días después está presentando sus nuevas versiones de Tempranillo: un rosé 2012 y el esperado Parcela Única B15 de la histórica cosecha 2011

 

 

 

 

El pasado sábado 11 de agosto, día que lucía con un cielo gris plomizo y amenazante de lluvia fue la fecha marcada en la agenda de algunas bodegas para celebrar la cuarta edición del Festival de la poda y la cocina criolla, entre estas, la bodega de la familia Bouza.

 

A pesar del clima, un lindo grupo de unas 40 personas se aventuraron hasta Melilla (región localizada a tan solo 14 kilómetros del centro montevideano) para disfrutar y aprender de forma didáctica sobre esta práctica cultural que significa la “poda seca” en el viñedo. Un trabajo crucial que determina (en buena medida) la calidad de la futura cosecha de uvas.

 

 

 

Comenzando con un recorrido por las instalaciones de la bodega – guiada en este caso por la enóloga Ana Laura Morena – el grupo prosiguió por el museo de autos antiguos y enseguida al viñedo, lugar en el cual aguardaba Fernando Scalabrini (encargado de viñedos de la casa) quien mostró de forma muy gráfica como es que se aplica la poda para obtener rendimientos limitados y alta calidad. Algunos participantes se animaron a tomar las tijeras y practicaron con sus propias manos esta tarea.

 

Especial destaque merece el almuerzo servido a posterior, en el que preparaciones como pascualina de espinacas, sopa de remolacha, asado de tira con ensalada, y un completísimo puchero fueron maridados con excelentes vinos y bien aprovechados por los comensales.

 

 

 

Infaltable el fuerte acento ibérico (español) que la familia Bouza muestra siempre que puede en sus vinos y cocina, algo que sin dudas se lució tanto con el corte compuesto por Albariño y Chardonnay (llamado “Vino Blanco”) como por el maravilloso puchero en el cual no faltaba absolutamente nada.

 

Acento que luego de algunos días – a posterior pudimos volver a disfrutar – a través de dos nuevas etiquetas que están siendo lanzadas al mercado en estas semanas: por un lado el Tempranillo Rosé 2012, y por otro, el Parcela Única B15 Tempranillo 2011.

 

Veamos de que se trata!

 

 

Tempranillo Rosé 2012

 

 

De un brillante color rosa cereza intenso, con una nariz que expresa pura fruta y especias. Un vino serio y gastronómico, con tal volumen que cuando es bebido en copa negra puede dar lugar a ser confundido con un tinto (dada la robustez que presenta para ser un rosado). Expresión totalmente distinguida para la media de los rosés nacionales. Muy bueno con unas tapas de pimiento de piquillo, unas bruschetas de pepperonatta y con sorrentinos de calabaza salseados de una crema a los 4 quesos aromatizada con hierbas frescas. Beber a 10 – 12 grados.

 

 

Parcela Única B15 Tempranillo 2011

 

 

 

Elaborado con uvas cosechadas en la mejor parcela que la empresa cultiva en Las Violetas (Depto. de Canelones) con esta cepa, este vino presenta un color rojo rubí oscuro con reflejos de juventud, aromas a frutas silvestres maduras, cierto carácter mineral, taninos amables y buen final con acidez balanceada. En la boca se lo percibe como un vino corpulento pero amable al paladar, con carnosidad y dulzura de taninos, además de bien resuelto en cuanto a su acidez. Para comenzar a beber ahora y acompañar su evolución en los próximos 3-4 años. Buen compañero de un cordero deshuesado relleno de vegetales y queso pecorino acompañado por unas papas rosti. Beber en el entorno de los 16 grados en copas de buen volumen.

 

 

Mayor información sobre Bodega Bouza Boutique: www.bodegabouza.com

 

 
« •Inicio••Prev•1234•Próximo••Fin• »

•Página 2 de 4•

•Banner•
•Banner•




??Copyrigth 2010 - Todos los Derechos Reservados por Daniel Arraspide - Designed by?? Pandemia Hosting Uruguay.