SUSCRIBIR NEWSLETTER

Newsletter semanal

* campo obligatorio

Articulos
Copa + LIBRETA DE CATA en mano: la fórmula perfecta para no olvidar

Ana Esponda y Adriana Bidegain nos hablan sobre su proyecto, que será presentado en sociedad en el IX Salón Conrad del Vino Fino

 

 

 

Block de apuntes, cuaderno, “libretita”, o la simple hoja de papel que luego de la degustación con seguridad termina perdida, ya pasaron de moda. Ahora todo degustador que se precie de tal podrá contar con un accesorio útil, “de consulta” y estéticamente cuidado, acompañando así al producto que se evalúa en salones y reuniones de degustación.... su majestad, el vino!

 

Se trata de la Libreta de Cata, una producción editorial de Ana Esponda y Adriana Bidegain, dos estudiantes de sommeliers del Colegio Gato Dumas, que a lo largo de su ya cursado año de estudio se cuestionaron – y a su vez coincidieron – que no se encuentra en el mercado uruguayo un formato de libreta en el que se puedan ir registrando gráficamente los vinos degustados. Algo que sirva para tomar anotaciones, que en el día de mañana servirán a la hora de hablar o presentar una determinada etiqueta a un cliente, un periodista, o un amigo.

 

En un formato adecuado para ser llevado en la cartera de las señoras, o en el bolsillo de las chaquetas de los caballeros, la Libreta de Cata, diseñada desde sus tapas duras con un sugerente color bordeaux pone a consideración de los degustadores habitués a eventos, o reuniones informales, la posibilidad de ir registrando los vinos que más le llamaron la atención, o porqué no? aquellos que preferiría evitar en una próxima instancia. En definitiva, y ya que la memoria suele ser selectiva, para no olvidar.

 

Para conocer un poco más y saber de que se trata este emprendimiento, Vino y Bebidas by Daniel Arraspide, conversó con las productoras de Libreta de Cata, quienes consultadas al respecto nos comentaban....

 

 

Daniel Arraspide: - Cómo, cuándo y porqué surge este proyecto?

 

- En realidad el proyecto surgió de la necesidad de organizar todos los apuntes que tomamos a la hora de degustar los vinos. Un día conversando del tema y viendo que compartíamos la idea (y la cantidad de papeles), nos decidimos a hacerlo.

 

Cuando vamos a los eventos, marcamos lo que degustamos en las fichas que te dan, esas donde se detallan los vinos que se presentan; pero si queres anotar algo más, el espacio no es suficiente. También anotamos cuando vamos a visitar una bodega, o cuando nos reunimos entre nosotros, o simplemente cuando estás frente a una botella de vino. Para tener un registro gráfico comenzamos a llevar unas libretas, de esas en las que anotábamos los deberes, pero claro, esas notas después había que pasarlas en limpio, y entonces se suman las libretas y no encontrás el tiempo para organizar la información.

 

Lo que intentamos es hacer las cosas más sencillas y en cierta forma darle un orden, y también suplir esa falta, acá no hay algo así; en el Colegio manejamos una variedad de fichas y entonces tomando un poco de todas ellas pensamos en armar algo práctico que se convirtió en esta Libreta, en donde anotas los datos que te interesan de ese vino en el momento en que lo probas.”

 

D.A.: - Saliéndonos un poquito del tema en concreto – pero siguiendo dentro de contexto – de acuerdo a vuestra visión, como ven la realidad del vino en el Uruguay, y el de la profesión de sommelier en nuestro país?

 

- La realidad del vino es un poco compleja. Se hacen muy buenos vinos en Uruguay, lo que no me queda claro es cuanta gente conoce esa realidad. Vinos de muy buena calidad, un rango de precios amplio, como para que los consumidores puedan acceder a ellos y por supuesto, están esos vinos que nos sorprenden gratamente…. a veces es puro prejuicio, hay que hacerlo a un costado y probar….

 

El mundo del vino es de una diversidad riquísima y muy disfrutable, más aún cuando nos desafía en cada cepa, cada corte…. eso es lo que hay que mostrar, todo lo que hay más allá de la botella; es ahí donde nuestra profesión encuentra su razón de ser.

 

.… falta como un empujón, hay que hacerse conocer más, hay que hablar más del vino, comunicar lo que uno hace y para lo que estudia, pelear por un lugar que aún hay que hacer…. somos nuevos, la profesión es nueva por aqui, pero no creo que nadie venga a buscarnos a casa, hay que salir y empezar a marcar un territorio, hablar con la gente, contarle que el vino es mucho más que el resultado del proceso de fermentación de las uvas, transmitir la pasión que nos provoca y lo importante de nuestro rol como comunicadores.”

 

D. A.: - Cuál es vuestra expectativa personal respecto a la Libreta de Cata, o que esperan de la industria y del consumidor. Planteado así: cuál seria la primera repercusión en un mercado que aún carece en buena parte de educación y conocimientos para con el vino, su consumo y servicio?

 

- Apostamos a que se convierta en un instrumento útil para quienes ya conocen el mundo del vino y para quienes están incursionando en el mismo; creemos que puede ser un apoyo o un complemento que los ayude en ese acercamiento, en ese descubrimiento de todo lo que puede aportar una copa de vino, en lo apasionante que puede convertirse el encontrar aromas en la copa….

 

Imaginate ahora, con estas temperaturas, en que pensás?.... una cerveza bien helada. Pero que tal si ayudamos a descubrir que también se puede disfrutar de la misma cena con un rico y aromático Sauvignon Blanc en su correcta temperatura, o un espumante deliciosamente frío?

 

Apuntamos a difundir, a fomentar el consumo del vino todo, pero también el nuestro, aunque los importados estén más baratos en el supermercado….”

 

D.A.: - Para que fecha está proyectado el lanzamiento de la Libreta de Cata?

 

- La Libreta sale de imprenta la última semana de enero, siempre quedan cosas que se coordinan y definen sobre la marcha y a veces los plazos se modifican un poco, pero ahora solo estamos esperando la salida…. Esperamos ver alguna circulando por el Salón Internacional del Conrad.”

 

D.A.: - Ya hablando del precio al público en los puntos de venta, cuál será ?

 

- El precio de venta al público de la Libreta de Cata va a ser de $ 250 (doscientos cincuenta pesos uruguayos)”

 

En las primeras páginas de la Libreta de Cata se puede leer un breve instructivo sobre los pasos a seguir en la degustación, el orden en que degustar los vinos, y sus diferentes temperaturas de servicio. Y claro, como este mundo del vino está compuesto no solo por consumidores; la industria y los actores afines también tienen su destaque en las páginas de publicidad contenidas en la misma.

 

Una idea que aplaudimos desde nuestro espacio y a la que le deseamos el mayor de los éxitos, en el entendido de que todo aquello que se hace con la finalidad de divulgar y enriquecer la cultura del vino y su degustación inteligente, es bienvenido.

 

 

Para entrar en contacto con la producción, contratación de publicidad, mayor información y ventas de la Libreta de Cata escriba a:  •Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla•

 

O a través de facebook:

 http://www.facebook.com/profile.php?id=100001095929085&sk=wall

 
Miguel Almeida: el hombre de Miolo en la Campanha (2)

La experiencia ganada entre los dos continentes, hoy reflejada en los vinos de Miolo

 

 

 

Conforme a lo prometido, y pidiendo las disculpas por la demora del caso, aquí tenemos la segunda parte del reportaje efectuado al enólogo portugués Miguel Almeida. Para quien se perdió la primera parte, pueden leer el mismo en esta página un poco más abajo, o hacer clik aquí


Miguel Almeida: “- Entonces yo me identifico mucho con ese estilo de vinos blancos (hablando de vinos sin contacto con madera). En términos generales yo tengo ese concepto. Hay países, hay productores en otros lugares del mundo que consiguen producir en ese estilo. Por ejemplo en Portugal los Albariños, los Vinhos Verdes, que se asemejan mucho también a los buenos Riesling's alemanes.”

 

- A la vez, tuve la suerte de conocer a mi gurú de enología, la persona que me recibió en el laboratório, fue la persona que me enseñó mucho en esa parte.”

 

Daniel Arraspide: “- Cómo es el nombre de él?”

 

M.A.: “- Volker Schneider.... un alemán, el es poco conocido, una persona politicamente incorrecta (sonrisa) pero muy, muy profesional. Yo llegaba a provar 100 vinos por día en el laboratorio de él.... muchos. Una experiencia muy buena!”

 

- 2005; volví otra vez para el Brasil, Adiano (Miolo) me invitó. Yo vine para trabajar, mas era un estagio más. Cuando volví en 2007, ahí ya quedé como responsable por la parte de maceraciones de los tintos, aquí en el Vale dos Vinhedos, trabajando junto con Gilberto (Gimonaggio). Pero, volví para Portugal, consegui trabajar en una empresa que vendía productos enológicos, pero yo nunca gusté mucho de eso.... sí en Alemania yo tuve una gran experiencia con vinos blancos; en el Brasil - por increible que parezca – tuve gran experiencia con tintos. Tuve la suerte de estar en 2004, en ese año Michel Rolland ya asesoraba a Miolo. El comenzó la asesoria con Miolo en 2003, pero luego de la vendimia, y en 2004 ya fué en el esquema Michel Rolland.”

 

D.A.: “- Entonces, con la empresa de productos enológicos no te sentias comodo?”

 

M.A.: “- No era lo que yo quería! Mas tuve la oportunidad de conocer mi país, ya que era un representante nacional (la empresa). Conocí de cerca a las personas que hacian el vino, conocí los vinos, fué muy productivo.... mas, no era aquello, yo quería ser parte de la cadena productiva.”

 

- En 2006 volví otra vez para Miolo, aquí en el Vale. En esos tres años siempre cuidaba las uvas que eran vinificadas en esta bodega – que fueron las uvas de Seival – las más perfumadas, las mejor estructuradas. Ahi Adriano me dice “Che, nosotros tenemos un proyecto para ti, que es el Seival. A partir de este final de año 2006, nosotros vamos a construir la bodega y en 2007 la vendimia va a ser vinificada allá. Entonces, tu vas para allá”

 

D.A.: “- Como tu bien dices, lá embaixo (allá abajo)”

 

M.A.: “- lá embaixo” (risas)

 

- Allá abajo quedé solo, con personas que no tenian experiencia ninguna, o que recientemente se habían formado en enología, como Daniel Alonso que quedó en el laboratorio ese año. Entonces quedé yo en la bodega con 6 personas ayudandome.... Tuve que enseñarles (sonrrisas) Yo prefiero que ellos queden con mis vicios, a yo quedar con los vicios de ellos. Entonces, es muy desgastante, mas, el resultado al final acontece.”

 

- En ese 2007, ya me quedé 5 meses; luego volví para Portugal, renuncié a mi empresa (la empresa de productos enológicos, que me había dado ese tiempo para ir al Brasil). Luego, hice una nueva vendimia – una de mis mejores zafras – fué en el Douro en un productor de nombre Niepoort, una empresa reconocida, muy bien instruida en estratégias de marketing, de producción.... con padrón de una empresa internacional.”

 

- Entonces, el enologo Luís Seabra me dice así, “Tu vas a hacer vinos con uvas de un productor – un proveedor nuestro. El tiene una pequeña bodega, lagares de granito, donde tenemos pisadores automaticos. Tu vas a hacer entoces 200.000 litros de vino de Porto, y 150.000 de vino de Douro. Y solo puedes comprar productos para limpieza, acido tartárico y sulfuroso, más nada.”

 

D.A.: “- Y eso devido a qué. Es un tema de presupuesto o de filosofía de trabajo?”

 

M.A.: “- Es un tema de filosofía de trabajo basado en los años de experiencia. Yo conseguí comprederlos a allos. A partir de ahi, yo conseguí ver la enología de otra manera. Nosotros tenemos que ser racionales; si nosotros tenemos una matéria prima sana, equilibrada, tu no precisas de nada para hacer buenos vinos, solo precisas de un control muy atento. Porque es una cultura milenária, hace más de mil años que hacen vinos.... Entonces yo aprendí que la enología tiene que ser racional. Racionalmente, a que punto? dependiendo del año y de la matéria prima. Si ella fuera buena (la zafra) podemos hacer un tratamiento minimalista sin uzar nada; ahora, si nosotros tuviéramos problemas de clima, problemas sanitários, sería absurdo si no utilizáramos alguna cosa para corregir, estaríamos equivocados. Entonces, racional en ese punto. Y despues, dentro de esa racionalidad yo tengo la suerte, ese hecho de venir al Brasil desde el 2004, una experiencia, porque yo hacía una vendimia en el hemisferio sur y otra en el hemisferio norte, dos por año. Es como un equipaje, un confort, una experiencia bastante buena! Otra cosa que yo coloco mucho cuando estoy en el proceso de elaboración, es la intuición.... porqué la parte sensorial también es instuitiva.... fruto de la experiencia.”

 

D.A.: “- Miguel, y cuándo es que tú te decides a quedar en el Brasil?”

 

M.A.: “- Fué en el año 2008, dos años ya. 2008 me quedo el año completo en Seival, fué muy bueno, porque después de tener hecho los vinos, hice un trabajo estadístico de todos los datos. Nosotros tenemos una estación metereológica, y monté una presentación de Seival, una presentación que hasta puede ser utilizada en la divulgación de imagen de la empresa”

 

D.A.: “- 2008 fué el año en que se elaboró el Sesmarias?”

 

M.A.: “- Si, fué así. Hablan de que 2004 y 2005; para mi el mejor año de los vinos del Brasil fué el 2008. Un año no tan seco como el 2005, mas fué un año donde yo tenía más experiencia, donde estaba más seguro, y un año en que estaba muy equilibrado.”

 

- Entonces en 2008 luego de la vendimia me quedé todo el año y seguí acompañando la poda, la brotación, hice el deshoje, acompañé todo el ciclo de la planta. Y en 2009 tuvimos la cosecha, no fué un año muy bueno, un año medio, y después quedé todo el año encargado aquí en la Miolo. Este año (2010) hice la cosecha en Seival, y soy supervisor de embotellado aquí en el Vale dos Vinhedos, ese es mi cargo actual. Cómo es en la vendimia? mi puesto, mi casa está en Seival!”

 

D.A.: “- Cuándo tu hablas de la Campanha, hablas con mucha pasión. Yo creo que tú gustas más de las uvas cultivadas allá, o gustas más del tiempo que pasas allá vinificando, verdad?

 

M.A.: “- Sí, socialmente la vida es mejor aquí en Bento.

 

D.A.: “- Con más movimiento?”

 

M.A.: (sonrisas) “- Exacto! socialmente, con una estructura de ciudad. Estoy viviendo en Bento, mas es comprensible ya que estoy desenvolviendo una función nueva.

 

D.A.: “- Tienes novia cerca! (sonrisas)

 

M.A.: “- jajaja, cierto, tiene una vinícola, ella es enóloga.... Mas, yo comprendo el desenvolvimiento sustentable de una empresa nueva, con los profesionales del area de viticultura y enología cerca de las plantas, estando proximo a ellas. Eso fué, por ejemplo en Portugal, el Douro tuvo el boom en la prensa y el consumidor mundial. Cuándo sucedió esto? cuando los enólogos pasaron a residir en el interior del Douro, allá en los sitios más inhóspitos. Y es así que después de eso, es una consecuencia que los vinos surjan. Nosotros tenemos que estar junto de esas dos puntas.”

 

D.A.: “Parece raro, pero es como una interacción que se dá entre las plantas, entre el viñedo y el hombre. Es parte del concepto de terroir!”

 

M.A.: “- Eso, exacto. Esa Daniel es una visión un poco biodinámica del asunto, yo no estoy tan afín con lo del tema físico, mas, es una cuestión de acompañar el ciclo de la vid.”

 

- Por tanto, profesionalmente yo soy un apasionado de la Campanha.... De la ciudad de Bagé, gusté los primeros dos meses en que estuve viviendo allá, mas, es como Fernando Pessoa dice: primero se extraña y despues se entraña. Entonces son estructuras sociales diferentes, una ciudad más pobre, más antigua, con historia, una historia muy particular, y yo me identifico mucho con ella, hay historia de portugueses allá. Por eso talvés, yo también tengo esa pasión por aquellas fronteras, porque fué una frontera creada entre portugueses y españoles, con mucha ideología.... y ahora más con los vinos de allá.”

 

D.A.: “- Tú crees que la aptitud de la Campanha es para las uvas tintas?”

 

M.A.: “- En terminos de aptitud, es la mejor región vitícola del Brasil, para hacer vinos modernos, vinos tranquilos modernos, sean blancos, sean tintos. La Serra Gaúcha encontró actualmente aptitud para qué? para espumantes, es una aptitud natural. En otras regiones, por ejemplo Santa Catarina, tienen aptitud muy buena para vinos de guarda, blancos y tintos, solo que la cuestión allí es el costo de producción. En la Campanha tenemos aparte de aptitud natural para la producción de uvas y de vinos correctos, el costo de producción más bajo. Donde tenemos grandes extensiones de tierra, e inclusive conseguimos un vino bueno y barato, además de uno muy bueno y muy caro. Nosotros propiamente en Miolo, con los vinos Almadén – marca enfocada en un producto popular, de consumo de masas – tenemos un vino que cuesta 10 reales la botella, también tenemos el caso del Sesmarias de Seival Estates, que cuesta veinte veces más.

 

D.A.: “- Yo creo que la Campanha dá para mucho, desde vinos populares hasta vinos de alta gama.”

 

M.A.: “- Yo solo digo que no dá para hacer espumantes, porque si no, vaciariamos la Serra Gaúcha (risas) y después los productores no me van a saludar. Mas, con certeza, la Serra Gaúcha tiene esa aptitud natural para espumantes.

 

D.A.: “- Miguel, te doy las gracias por esta entrevista, por el tiempo concedido. Así que si quisieras agregar algo en el final....”

 

M.A.: “- Solo quiero terminar hablando de Seival en la cuestión de exportación. Y como dije, es tan buena la aptitud de la Campanha, a tal punto que este año fué firmado un contrato con el mayor exportador de Inglaterra, una producción de 40.000 cajas de 6 unidades. Es un mercado donde todo el mundo está, y extremadamente competitivo, y en donde nosotros conseguimos entrar. Y dado que el vino brasilero tiene algunas dificultades para ser comercializado en el propio mercado doméstico, vamos a aprovechar las oportunidades en el mercado inglés.

"- El bajo consumo interno, puede ser a causa de mucho vino de baja calidad que se produce aún en el Brasil, y a causa de ello el consumidor tiene preconceptos. Mas, si una cosa hay que es cierta, es que vino malo se produce también en todos los países del mundo."

 
Estela de Frutos y Lucindo Copat, electos enólogos del año 2010

Un reconocimiento al trabajo, la pasión, y dedicación por el vino

 

 

 

Hace tan solo horas que en Brasil y Uruguay fué celebrado el “Día del Enólogo”. Posiblemente para la mayoría de los mortales esas fechas pasaron inadvertidas, y solo se las tuvo en cuenta en el círculo de los más allegados e involucrados en el sector.

 

El viernes 22 de octubre es la fecha marcada en el calendario brasileño para conmemorar - fiesta de por medio - y homenajear a los técnicos en vitivinicultura, aprovechando en una ceremónia especialmente preparada para la ocasión, elegir al “Enólogo del Año”. La fecha es la misma elegida para la fundación de la ABE Associação Brasileira de Enologia, creada en 1976, hace ya 34 años.

 

En este año (el septimo en que se elige al “Enólogo del Año”) fué elegido Lucindo Copat, un querido y reconocido enólogo que por su trabajo al frente de la Vinícola Salton - en donde se desempeña hace casi tres décadas – ha ganado tantos elógios como medallas. La elección es muy democrática y se dá mediante el voto de los asociados de la ABE.

 

Cuatro días después, en Uruguay se celebra también el día que reconoce la profesión del enólogo, coincidiendo con la fecha dispuesta hace 46 años para fundar la Asociación de Enólogos del Uruguay, un 26 de octubre. En Uruguay la asociación que nuclea a los técnicos, no estila elegir a un profesional del sector y nombrarlo “Enólogo del Año”.

 

Más alla de ello, por otro lado se tomo la iniciativa y es así que en este 2010, una reconocida enóloga uruguaya pasó a ostentar ese título. Se trata de la Ing. Agr. Estela de Frutos, una profesional muy querida y respetada en el sector, quien en la actualidad ocupa la mayor parte de su tiempo en el INAVI Instituto Nacional de Vitivinicultura, trabajando en el área de Promoción.

 

La noticia nos sorprendió, y la verdad sea dicha, no sabíamos que este nombramiento se daría. Estabamos invitados en la fiesta del quinto aniversário de la Revista Shop News, y comenzaron a desfilar personalidades de diversos ámbitos a quienes se les otorgaba la distinción como “hombres y mujeres del año” en diferentes categorías. Entre ellos, Jorge “Toto” Da Silveira, Cristina Moran, Maxi de la Cruz, Manuela Da Silveira, Fernando Vilar, y Alberto Kesman; sin duda, profesionales que son referentes en lo que a periodismo deportivo, comunicación y el espectáculo se refiere. No obstante, que un profesional del vino estuviera en la nómina de premiados, fué realmente una sorpresa, acción que aplaudimos.

 

Notablemente emocionada, de Frutos expresó su agradecimiento a los organizadores y directivos de la publicación e invitó a “brindar con una copa de vino cada día”, expresión que se prestó para algunas chanzas por parte de los más allegados, quienes especulaban con la “cantidad ideal de copas” con que brindar en el día a día. La autora del libro “Conocer para valorar. Primera Guía de Vinos del Uruguay” es un referente por su especial sensibilidad a la hora de impartir cursos y palestras, y por su particular aprecio por la “uva bandera uruguaya” Tannat. Aspectos destacables de la profesional, donde se deja ver su carísma, y particular amor por lo que hace.

 

Por otra parte, la elección de Lucindo Copat habla a las claras del talento y la calidad humana de un profesional comprometido con su labor, gracias a la cual viene poniendo en un alto sitial la calidad del vino brasileño. Copat fué formado en Mendoza (Argentina) y realizó varias especializaciones en el área en España y Alemania, además de ser autor del libro “La Vitivinicultura Latinoamericana y sus raíces” publicado en Madrid en el año 1992. Con el reconocimiento alcanzado por Copat, la Vinícola Salton podría considerarse satisfecha, habiendo recibido casi en forma personal “la frutilla de la torta” para cerrar las celebraciones de su primer centenário.

 

Dos grandes personalidades del vino, que desde sus países de origen y viviendo la realidad de mercados diferentes, contribuyen con su trabajo, pasión, y dedicación, al desarrollo de una vitivinicultura cada día más cercana al consumidor. Que bueno es que esto se valore!

 
Miguel Almeida: el hombre de Miolo en la Campanha (1)

El enólogo portugués, gran defensor de la vitivinicultura gaúcha

 


 

Miguel Ângelo Vicente Almeida es portugués, de formación enólogo, tiene 31 años y vive en Brasil (al menos de forma estable) hace algo más de un año. Lo conozco desde hace más o menos ese mismo tiempo, sin embargo, ese período ha sido suficiente para conocer que Miguel es una persona de “bajo perfil” que no gusta de las luces, las cámaras o los micrófonos, y que accedió a este reportaje solo por considerarme un amigo, hecho muy valorable para mi.

 

Un templado y atípico día de julio me recibió en su oficina para compartir sus vivencias y contarme acerca de su formación, su experiencia con el vino, y sobre el lugar que hoy comanda en la Miolo Wine Group - empresa con la cual comenzó a relacionarse en la vendimia del 2004, cuando viajó por primera vez al Brasil.

 

Desde hace pocos meses ocupando el cargo de responsable del área de embotellado en la Vinícola Miolo en el Vale dos Vinhedos - una estructura inmensa que alberga bajo techo más de 7 millones de litros de capacidad entre vinificación y guarda - Miguel planea, entre otros objetivos, consolidar su residencia en el país verde-amarelo, y quizás, porqué no? formar familia y echar raíces en esta tierra que hoy le ve desempeñarse como un enólogo exitoso.

 

Solo basta con prestar atención a la forma en como habla del Brasil y sus vinos - especialmente de los provenientes de la Campanha Gáucha - para entender que Miguel es un apasionado con lo que hace, y que hay motivos verdaderos que lo atan a esta tierra, distante miles de kilómetros de su Portugal natal.

 

Su relación con el mundo del vino se dio de forma muy peculiar. Nacido en Dão (Portugal) y luego a los tres años radicado en Douro, ya de joven buscando una carrera que le sedujera y permitiera estar en un estrecho contacto con la biología y la química - dos materias para las que se mostraba con buena disposición - luego de culminados sus estudios básicos, su orientación estuvo clara: la enología era lo que buscaba.

 

Luego, ya en medio de un viñedo, el estudio se tornó en pasión, algo que sucede con frecuencia con quien “entra” al mundo del vino. “ - Porque el tema no es muy científico…. sino que tiene mucho de la parte sensorial, donde podemos canalizar nuestras emociones…. El vino tiene de bueno todo ese otro lado que nos hace crear la rutina del día a día, y nosotros entregamos las emociones y las sensaciones” comenta Miguel, como definiendo en pocas palabras, su concepto sobre la profesión de enólogo.

 

En el 2003 culminó su primer “estágio” (tipo de pasantía sin retribución económica) en Baixo Corgo, donde en ese primer contacto con el vino - si bien ese trabajo no fue el más interesante en lo que a elaboración y análisis sensorial se refiere, ya que las tareas eran más rudimentarias - Miguel quedó con una muy buena impresión y eso fue suficiente para adentrarse más en el tema.

 

La siguiente experiencia se desarrolló en Alentejo, ya con otro tipo de responsabilidades, inclusive viviendo durante los dos meses de la vendimia en la propia bodega, muy envuelto con todas las etapas de la elaboración y cuidado de los vinos. “- Esa vendimia fue la que me dio la certeza de lo que quería hacer, que yo quería entrar en la enología” cometa Miguel.

 

Teniendo como orientador de estágios al Profesor Jorge Ricardo da Silva - un reconocido experto y científico portugués de la enología - quien en 2004 participaría al igual que Miguel en el Congreso de Vitivinicultura desarrollado en Bento Gonçalves (Brasil) es que por primera vez pisa tierra brasileña.

 

Miguel Almeida: “- Yo no conocía Brasil…. solo conocía lo que se escuchaba hablar, las playas, lo turístico, productos del mar….” 

 

Daniel Arraspide: “- Cerveza, caipirinha….” (risas)

 

M. A.: “- Y entonces da Silva me habló de que en Brasil se producían vinos, de que había empresas que estaban comenzando con vinos bastante interesantes. Me nombró, me habló de dos empresas, la Salton y la Miolo, y yo me interesé en el tema, y le pedí a el si me podía facilitar algún contacto. Ahí el habló con Mauro Zanus (investigador de EMBRAPA) y entonces Zanus habló con Adriano Miolo, y así fue que en ese año de 2004 vine para hacer mi primera vendimia en el Brasil."

 

D. A.: “ - Pero en esa oportunidad, te quedaste a vivir ya en el país?”

 

M. A.: “- No, me quede solo dos meses en ese 2004, aquí mismo en el Vale dos Vinhedos…. Fue una inversión de mi parte, en función de la formación. Fruto del mérito personal y del trabajo - por sobre todas las cosas, soy una persona muy responsable - entonces es fruto de eso. Así que durante esos dos meses aquí, que fue una zafra muy buena, un año muy seco…. recibimos la segunda cosecha de Seival, que hasta el 2006 las uvas fueron vinificadas aquí - ya que fue en 2007 que Seival inauguró la vinícola. Luego vuelvo a Portugal para hacer la presentación de mi trabajo (tesis final de la carrera) y una vez hecha la presentación, yo me sentía como si no supiese nada. Gusté de los tres estágios que había hecho, pero encontraba que no habían sido suficientes para mi…. al nivel de que, quien trabaja de verdad en una empresa tiene que tener claro, tiene que tocar todo, desde cuidar la uva hasta colocar el vino en la botella. Yo sabía qué? sabía vinificar, transformar las uvas en vino…. yo estaba en la bodega y sabía que hacer, pero de ahí para adelante, yo no me sentía seguro para colocar el vino en la botella."

 

Fue así que Miguel, a través de un programa aplicado a una bolsa de estudio desarrollada por la Universidad donde completó sus estudios, aprovechó la posibilidad de realizar un trabajo remunerado en Alemania. Ese programa, denominado Leonardo da Vinci, le permitió trabajar en un laboratorio durante seis meses, en donde adquirió los conocimientos y herramientas necesarias para complementar lo que el consideraba como una carencia.

 

M. A.: “- Fue una experiencia con vinos blancos fantástica…. y a nivel de este tipo de vinos fue una gran experiencia. Además de encontrar vinos súper equilibrados…. bien aromáticos, bien frescos en boca, poco alcohólicos, estructura acida marcada, y cierta mineralidad. Diferentes a vinos blancos como muchos Chardonnay’s modernos, donde la madera, lo mantecoso, los hace pesados…. donde solo le faltan antocianos para parecer vinos tintos…. solo les falta el color!"

 

 

NO PIERDA LA SEGUNDA PARTE, CONTINUARÁ EN PRÓXIMAS EDICIÓNES

 
Entre copas.... y Leones

Exitoso evento en Sheraton Montevideo

 

 

Algo más de 3000 copas fueron servidas a los cerca de 350 asistentes de la 5ta. Degustación Anual de Vinos organizada por el Club de Leones Montevideo – Aguada. En las excelentes instalaciones del Ballroom del Hotel Sheraton Montevideo (Punta Carretas) este pasado 16 de julio, se dieron cita una buena parte de las principales bodegas uruguayas, quienes supieron exhibir y ofrecer para degustar unos 70 vinos, los más representativos de su producción.

 

A medida que los invitados ingresaban, recibian una funcional copa, gentileza de Cava Privada Club de Vinos (uno de los patrocinadores del evento) además de un estuche porta-copa con forma de “bolsita”, en este caso estampado con el logotipo del organizador, y también con la web del portal de eventos www.barricasclub.com y el de este sitio web, www.vinoybebidas.com


Ya dentro del recinto, las opciones entre espumantes, blancos, rosados, tintos, y licorosos se iban manifestando de acuerdo al gusto y preferencia de cada degustador. Entre los cuales se contaban caras conocidas, abitués a este tipo de acontecimientos, además de un fuerte contingente de jóvenes aficionados, aspecto muy positivo para el vino, considerando que siempre es bueno ganar nuevos consumidores.

 

Federico Amorin, directivo de “los Leones”, responsable por la organización y puesta en escena del evento, comenta “- En lo que se refiere a la degustación y desde nuestro punto de vista ha sido muy buena en varios aspectos, la recaudación fue muy buena, la participación de la gente colmó las expectativas, la participación de las bodegas ha sido interesante, el servicio de las personas de la UTU de Gastronomía ha sido excelente. Si bien existen detalles a corregir para la próxima edición, los mismos no afectaron al buen resultado obtenido en esta 5ta edición.

Es un evento que ya está metido en la cabeza de mucha gente y eso hace que el éxito esté casi asegurado. Todos los comentarios que he tenido tanto por parte de la gente que participó como de las bodegas, han sido muy positivos y alentadores.

Cada año que va pasando vamos haciendo este evento más profesional y eso también asegura el éxito del mismo.”

 

Sumando un toque de distinción, se contó con la presencia de la Reina Nacional de la Vendimia 2010, Srta. Angela Martín, quien acompañó además el sorteo de copas y vinos finos obsequiados en esta ocasión entre los asistentes.

 

Participaron como expositores las bodegas Castillo Viejo, Filgueira, Chiappella, Lugano, Marichal, Pizzorno, Giménez Méndez, Juan Toscanini, Uruka, H. Stagnari, Cipero, Centro Vitis, y Varela Zarranz, además de contar con algunas etiquetas exclusivas presentadas en el stand de Cava Privada.

 

Con lo recaudado en el evento, el Club de Leones invierte en obra social, volcando así en la comunidad una ayuda dirigida a los sectores más carenciados.

 

Una excelente oportunidad de promoción para el vino uruguayo, que a su vez, siendo solidario, colabora con la sociedad en su conjunto. Que se repita! 

 
« •Inicio••Prev•123456•Próximo••Fin• »

•Página 6 de 6•

•Banner•
•Banner•




??Copyrigth 2010 - Todos los Derechos Reservados por Daniel Arraspide - Designed by?? Pandemia Hosting Uruguay.