SUSCRIBIR NEWSLETTER

Newsletter semanal

* campo obligatorio

Luis Alegre en Laguardia, destaque de Rioja Alavesa •PDF• •Imprimir• •E-mail•

 

Al sur del territorio de Álava (País Vasco) entre la Sierra de Cantabria y la orilla Norte del Río Ebro se extiende una bellísima región vitivinícola – donde la conducción de viñedos en “vaso” se apropia del paisaje – salpicada por pueblitos encantadores con aires medievales como Laguardia, uno de los más visitados. De allí, donde la afamada DOCa Rioja (Denominación de Origen Calificada) regula todo lo que tiene que ver con la producción de viñedos y vinos, surgen etiquetas que son moldeadas por el clima atlántico y seco, por el sol que brilla la mayor parte del año, y por el saber hacer de un pueblo que con amor por la tierra, valorando su rica historia, sabe fusionar lo ancestral con lo moderno

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

 

 

Es la porción de territorio con menor superficie dentro de la DOCa Rioja, poco más de 300 kilómetros cuadrados que se reparten a lo largo y ancho de 18 municipios en los que se produce gran diversidad de vinos. Con una amplia oferta en materia de enoturismo, es una región que todo amante del buen vino no debería dejar de visitar si el objetivo es conocer – así sea un poco – lo que en estas latitudes se produce.

 

 


 


Pero no solo las bodegas ofrecen un atractivo muy particular, sino también los pequeños pueblos con sus angostas calles y edificios históricos, la rica gastronomía que bien sabe combinar los auténticos sabores de los vegetales, las carnes, y su típica charcutería (solo por citar tres destaques de la gastronomía regional) sin olvidar la calidez de sus gentes, que bien saben recibir al turista y lo hacen sentir como en casa.

 


Laguardia


Villa originalmente amurallada (aún se conserva parte de esas murallas y sus puertas) fue fundada en el Siglo X, se levanta majestuosa a una altitud que supera los 600 metros sobre el nivel del mar, y que ayudan a que la villa no pase desapercibida por ningún visitante que transite las muy bien señalizadas rutas que la circundan.

 

 


 


Hoy considerado uno de “Los Pueblos más Bonitos de España”, cuenta con aproximadamente 1.500 habitantes, y su casco histórico se encuentra calado por cuevas subterráneas (que en algunos casos pueden ser visitadas) que desde hace cientos de años han sido utilizadas como cavas para la guarda de los vinos, a modo de bodegas familiares.

 

 


 


Antiguos templos, museos repletos de historia, bares y restaurantes en donde se pueden disfrutar vinos por copa acompañados de ricas tapas o pintxos, y hasta un moderno ascensor panorámico que recorre el equivalente a 11 pisos uniendo la parte alta y baja del poblado, son atractivos imperdibles que el viajero puede aprovechar. Pero sin dudas, si el tema del viaje es el enoturismo, Laguardia ofrece tanto para conocer, que siempre falta tiempo para poder visitar todo cuanto quisiéramos.

 

 


 


El pequeño pueblo está completamente rodeado por viñedos, y el municipio cuenta con unas 30 bodegas asociadas a la DOCa Rioja, entre las que se cuentan Bodegas Luis Alegre (que a continuación les detallamos) e Ysios (perteneciente al gigante mundial de las bebidas Pernod-Ricard) entre otros destaque del rubro. A escasos 7 kilómetros se localiza el pueblo Elciego, muy conocido por el enclave donde se levanta el moderno hotel e histórica bodega Marqués de Riscal, referencias en el enoturismo de la región.

 


Luis Alegre


A pocos metros del casco histórico de Laguardia nos encontramos con Bodegas Luis Alegre, lugar que llama la atención desde el vamos por su edificación cilíndrica en donde funciona la planta de producción y el excelente restaurante panorámico con vista a los viñedos y las montañas de la Sierra de Cantabria.

 

 


 


La Directora Comercial es Julia Sánchez, mujer con gran experiencia en el mercado del vino, quien nos comentó sobre la historia de la empresa familiar, su presente, y la filosofía de la firma, la que se podría resumir perfectamente en el slogan que utilizan y reza “Grandes Vinos de Pequeñas Fincas”, algo que pudimos comprobar luego llegado el turno de la degustación.

 

 


 


Con tres destacados viñedos propios, que suman una totalidad de 52 hectáreas repartidos entre Laguardia y municipios vecinos, cultivan entre los 450 y 598 msnm. en tierras que imprimen un carácter muy especial a los vinos dadas sus características particulares. Allí cultivan las blancas Viura y Malvasía, las tintas Tempranillo, Graciano, Mazuelo, y Garnacha, con un alto porcentaje conducido por el sistema de vaso.

 

 


 


Sistema de conducción que se puede apreciar claramente al visitar una de las fincas más emblemáticas y cercanas a la bodega, la destacada Parcela Nº 5, que da nombre a uno de los grandes vinos de la casa productora. Allí, en el propio Parque Natural de las Lagunas de Laguardia (también conocido como Complejo Lagunar de Laguardia) un biotopo protegido por la Unión Europea, en suelos calizos con influencia salina, de un viñedo plantado en el año 1946, obtienen la fruta tan especial que otorga una fuerte personalidad al 100% Tempranillo vinificado en exclusiva con uvas cosechadas a mano en este enclave tan particular.

 

 


 


Totalmente remodelada, la bodega inicialmente construida en el año 1968, cuenta actualmente con todos los avances tecnológicos que permiten obtener vinos de alta gama, desde prensas neumáticas, pasando por mesas de selección, tanques de acero inoxidable (todo con control de temperatura) foudres y algunos recipientes alternativos con los que viene haciendo experiencias.

 

 


 


Ahora, si hay una cosa que impresiona al descender al piso más bajo de la bodega, eso es la gran cantidad y variedad de barricas que poseen, alrededor de unas 1500. Un exhaustivo trabajo de I+D+I en viñedos y suelos, luego fue ampliado y aplicado a la selección de barricas en donde dan crianza a sus vinos de parcelas. Trabajo encabezado por el Enólogo Jefe Alejandro Simó, perteneciente a la nueva era que en el año 1999 pasó a integrar la dirección de la empresa.

 

 


 


Simó, hombre de gran experiencia en el sector de la tonelería (trabajando primero en el área de producción de Radoux-Victoria, y luego como co-fundador de Tonelería Quercus) es quien aplica todo su conocimiento ejecutando un sistema pionero en la gestión del parque de barricas de Bodegas Luis Alegre, trabajo que se ve reflejado en la gran complejidad de los vinos que la casa produce.

 

 


 


Y hablando de vinos, la completa degustación dirigida por la simpática encargada de enoturismo, deparó grandes sorpresas, que resumiremos en dos de las etiquetas que más impactaron….

 

 



 

Finca La Reñana Blanco Fermentado en Barrica 2017: se trata de un ensamble entre Viura (90%) y Malvasía (10%) que obtienen de un viñedo cultivado en las faldas de la Sierra de Cantabria, de donde obtienen un rendimiento que no supera los 3.500 kgs. por hectárea, y que fermentan en barricas de un roble especial procedente del bosque de Bertranges. Luego de la fermentación aplican una crianza de 7-8 meses durante los cuales hacen battonage para mantener las lías en suspensión, ganando así volumen y complejidad. Color amarillo pajizo, aromas a frutos cítricos que se entremezclan con vainilla, confituras y sutiles tostados. En boca se presenta voluminoso, con una untuosidad destacable, y final de acidez muy equilibrada que le otorga largo en el paladar.

 

 


 


Parcela Nº 5 cosecha 2016: fruto de la uva tinta de mayor cultivo en la región (la Tempranillo) y proveniente del un viñedo añoso que se localiza en el área protegida del Complejo Lagunar de Laguardia, este bello exponente se ha convertido en una de las referencia más destacadas de Bodegas Luis Alegre. Con un color cereza intenso que no muestra mella de evolución, es un vino que en la nariz sorprende ya a copa quieta, y que luego de ser aireado gana en matices. Mucha fruta roja, especias, y tonos balsámicos se destacan en el conjunto, que luego dan lugar a recuerdos de té negro y sutil fondo de canela. En la boca se muestra con volumen medio, taninos muy bien resueltos, complejo, y con un largo final aterciopelado que parece acariciar el paladar.

 


Restaurante Luis Alegre


Capítulo aparte merece el restaurante localizado en la planta alta del edificio, tanto por lo bien que aprovecha el paisaje circundante, como por propuesta gastronómica y profesional atención de su personal de sala.

 

 


 


Dirigido por el reconocido chef vasco Beñat Ormaetxea, el menú ofrecido en el lugar aprovecha los mejores productos regionales entre los que se destacan vegetales como los espárragos, los pimientos, y las patatas, además de carnes de cerdo y cordero muy bien trabajadas, sin olvidar clásicos como el bacalao y los diversos mariscos.

 

 

 

 


 


La experiencia se torna un deleite para los sentidos y se aprovecha al 100% cuando los vinos de parcela de la casa son servidos en las bellas copas de cristal que posibilitan apreciarlos en toda su magnitud.

 

 


 


Almorzar en este local puede ser (y sin dudas lo es) el broche de oro luego de una visita a viñedos y bodega, en donde la propuesta eno-gastronómica es la protagonista en el gran paisaje de montañas y valles majestuosos de la Rioja Alavesa.

 


Mayor información en www.luisalegre.com

 

----------------------------------------

 

 

•Banner•
•Banner•




??Copyrigth 2010 - Todos los Derechos Reservados por Daniel Arraspide - Designed by?? Pandemia Hosting Uruguay.