SUSCRIBIR NEWSLETTER

Newsletter semanal

* campo obligatorio

Degustando CORPINNAT, Recaredo y Gramona, dos bodegas artesanales en el corazón de Sant Sadurní •PDF• •Imprimir• •E-mail•

 

La apacible ciudad catalana de Sant Sadurní d'Anoia – conocida como La Capital del Cava – cuenta con docenas de elaboradores. Desde gigantescas empresas convertidas en grandes industrias con producción que supera los 100 millones de botellas por año, hasta llegar al otro extremo con pequeñas bodegas que elaboran partidas limitadas de pocos miles. Todas conviven bajo el mismo sol, con sus diferentes estilos de productos, filosofía de trabajo, historias particulares, y formas de comercialización. Recaredo y Gramona son dos de estas bodegas, y que en la actualidad han dejado la D.O Cava para pasar a integrar la marca colectiva CORPINNAT, siempre manteniendo un compromiso con la calidad, hecho que se evidencia en sus productos cuando servidos en las copas deleitan los sentidos

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

 

 

En artículos anteriores les estuvimos comentando a nuestros lectores sobre que es CORPINNAT. En esta entrega nos centraremos en describir a dos importantes productores que desde el corazón de la Comarca de Alt Pendès (en la Provincia de Barcelona) – y con historias de varias generaciones como elaboradores de vinos espumosos – se dedican a embotellar burbujas de alta calidad a partir de vinos producidos con variedades tradicionales. Ejemplos de que trabajo artesanal sumado al paso del tiempo, resulta en botellas especiales, llenas de historia y vida.

 


 

Recaredo, solo Brut Nature en rima con corcho natural


Con su bodega de elaboración, cavas de guarda, y recepción de enoturismo en pleno centro histórico de Sant Sadurní, Recaredo – que se dedica a elaborar vinos espumosos desde el año 1924 – fue elegida como “Mejor Bodega de Catalunya 2017” por la Asociación Catalana de Sumillers, mérito otorgado por estos profesionales del servicio al considerar que la empresa merecía el galardón debido a su obsesión y mimo con los detalles tanto en viñedo como en bodega.

 

 


 


Y es que la filosofía de esta empresa familiar se podría resumir con una frase de pocas palabras: embotellar los paisajes del Alt Penedès de forma honesta y transparente. Algo que se refleja en sus vinos tranquilos y espumosos; estos últimos elaborados con largas crianzas sobre levaduras, utilizando únicamente tapones de corcho durante la segunda fermentación en botellas, y produciendo solo el estilo Brut Nature, siempre declarando la añada a la que corresponde cada etiqueta y partida, algo no tan común de encontrar en todo lugar.

 

 


 


Pioneros en agricultura biodinámica que aplican en sus viñedos – todos localizados en las cercanías del Río Bitlles – en tierras esencialmente calcáreas, en un total de 65 hectáreas cultivan entre los 170 y los 455 metros sobre el nivel del mar (repartidos en varias quintas) variedades autóctonas de la región, como ser Xarel·lo (39 h.) Macabeu (18,5 h.) Parellada (3 h.) Monastrell (3,5 h.) y Garnacha (1 h.)

 

 


 


Con un clima de secano, precipitaciones anuales que rondan los 500 ml. y temperaturas que legan a los -2 en los inviernos y a unos 24 grados de media en los veranos, no es necesaria la irrigación de las vides, las que Recaredo vendimia 100% manualmente, cuidando al extremo la sanidad de las uvas. Ese cuidado de la materia prima, sumado a las prácticas en bodega, hace que los brut nature de la casa productora sean conceptuados como algunos de los mejores elaborados en Catalunya.

 

 


 


Con crianzas mínimas de 30 meses (2 años y medio) y ediciones especiales de algunos espumosos que pueden aproximarse a los 30 años de crianza sobre las levaduras, el estilo de los productos de Recaredo se marca por la complejidad de matices. Otros dos detalles importantes son el remuage de las borras, que se realiza siempre de forma manual en pupitres, y el no congelado de los cuellos a la hora del degüelle, ya que lo hacen a temperatura fresca de cava, de manera muy cuidadosa – con un movimiento que acompasa – para evitar que las levaduras vuelvan a mezclarse con el líquido ya limpio.

 

 


 


La línea completa de productos Recaredo es de 5 referencias en espumosos, a las que se suma TURÓ D’EN MOTA (un espumoso de características muy peculiares, 100% Xarel·lo que proviene de un viñedo único de 0,97 hectárea plantado en el año 1940, con 10 años de crianza sobre levaduras) y los 6 vinos tranquilos (todos blancos) que se comercializan con el nombre Celler Credo, que se basan en las diferentes expresiones de la uva Xarel·lo. Entre los productos degustados – hablando de burbujeantes – hay uno en particular que conquistó nuestro paladar….


Reserva Particular 2007 Brut Nature: Creado por primera vez en el año 1962 por Josep Mata Capellades y la complicidad de sus hijos Josep y Antoni, con la idea original de transmitir la delicadeza y la sutil complejidad que puede alcanzar un gran vino espumoso de larga crianza. Elaborado con vinos base de las variedades Xarel·lo y Macabeu de viejos viñedos plantados entre los años 1950 y 1955 con un rendimiento promedio de 4.000 kilos por hectárea. Es un burbujeante que pretende reflejar el origen Mediterráneo en su estado más puro, con una pequeñísima burbuja muy bien integrada al líquido, de aromas complejos, buen volumen, toque marcadamente mineral, totalmente seco, de perfil gastronómico y acidez que alarga el final en el paladar. Se sugiere beberlo a unos 10 grados.

 

 


 


Mayor información en www.recaredo.com

 

 

Gramona, Xarel·lo como columna vertebral

 

Continuando por Sant Sadurni, y a tan solo 5 minutos a pie del Centro Histórico – localizada en Carrer de la Indústria (así el nombre de la calle) nos encontramos con Gramona, una empresa que en la actualidad es dirigida por la quinta generación de la familia Gramona, naturales de esta misma ciudad catalana.

 

 


 


A pocos kilómetros de la ciudad, en terrenos mayormente franco-arcillosos y calcáreos, los Gramona cultivan sus viñedos en suelos aluvionales cercanos al Río Anoia, y en suelos con presencia de pizarra a medida que las tierras se van acercando en dirección Norte hacia la Montaña de Montserrat.

 

 


 


La Plana, Font Jui, Mas Escorpí, y La Solana son los nombres de cuatro de sus fincas de donde obtienen principalmente Xarel·lo, Macabeu, Chardonnay y Pinot Noir, si bien en total cultivan 15 variedades que destinan a sus vinos espumosos CORPINNAT y tranquilos con D.O Penedès. Trabajan con 303 hectáreas de viñedos en los que se aplica la biodinámica, de las cuales 72 hectáreas son propias, y el resto es propiedad de viticultores pertenecientes al grupo Alianzas por la Tierra (asociación fundada por Gramona en el año 2015) que sigue una filosofía de trabajo respetuosa con el entorno.

 

 


 


El enólogo de la casa es Jaume Gramona, que vinifica en la moderna bodega Celler Batlle construida en el año 2001, lugar que representa una apuesta de la familia por el respeto al paisaje y el uso de energías renovables aplicando una filosofía de eco-sostenibilidad. En esta bodega – localizada a poco más de 2 kilómetros de sus cavas de crianza en la ciudad – también desarrollan diversas actividades enoturísticas.

 

 


 


Además de sus espumosos, también elaboran una amplia gama de vinos que – bajo el paraguas de la D.O Penedés – cubren diversos estilos, como ser vinos tranquilos (blancos de los que se destacan los elaborados con uva Xarel·lo, y un tinto 100% Pinot Noir que fermentan y crían en fouders de 3.000 litros) vinos de aguja natural (en blanco y rosado) y vinos dulces que se clasifican en dos tipos (cosecha tardía por un lado, y Vi de Glass, que obtienen de uvas congeladas en cámara fría y la ayuda de nitrógeno líquido) además de destilados, que entre todos suman cerca de 30 referencias.

 

 


 


Hablando de espumosos, su referencia más joven es el llamado Gramona LA CUVEE 2015 (con 30 meses sobre lías) y que se comercializa en el entorno de los 14 euros, mientras que las referencias con mayor tiempo sobre borras son los Gramona Enoteca 2002 (un Brut Nature y un Brut con 180 meses) ambos procedentes de los mismos vinos base 75% Xarel·lo, 25% Macabeu, y que producen en una cantidad limitadísima de 2.500 y 500 unidades respectivamente (por tipo) y comercializan en el orden de los 130 euros por botella.

 

 


 


De los productos que nos presentaron, nuestro preferido fue el que poseía mayor tiempo crianza (cerca de 120 meses sobre levaduras) un destaque entre los degustados. Se trataba del Gramona Celler Batlle Finca Font de Jui Brut 2009: que en esta añada elaboraron 5.400 botellas con vinos base 65% Xarel·lo y 35% Macabeu, y que se vende a unos 55 euros la unidad. De color amarillo pajizo con reflejos oro muy brillantes, burbujas muy pequeñas que suben lentamente en la copa, perfume a fruta madura carnosa (damascos, membrillos) y tonos cítricos como de piel de limón, algo de flores blancas, pan tostado y crema de vainilla. Muy expresivo y complejo en boca, también voluminoso y cremoso, es un espumante gastronómico y con una acidez muy viva que invita a disfrutarlo lentamente y sorbo a sorbo.


 


 

Mayor información en www.gramona.com

 

--------------------------------------------------

 

 

•Banner•
•Banner•




??Copyrigth 2010 - Todos los Derechos Reservados por Daniel Arraspide - Designed by?? Pandemia Hosting Uruguay.