SUSCRIBIR NEWSLETTER

Newsletter semanal

* campo obligatorio

Vendimia festiva, y desafíos por delante •PDF• •Imprimir• •E-mail•

 

Participamos de la última edición 2017 de la “Festa da Vindima” en Casa Valduga. Un grupo de casi 60 personas pudo conocer de cerca el proceso de cosecha y de elaboración del vino de forma didáctica y en clima festivo, eso sí, en todo momento muy bien regado por los espumantes y vinos de esta casa productora. El evento que, para el enólogo Eduardo Valduga marcó el cierre de sus actividades luego de más de una década como responsable de esta fiesta, también representó el desafío asumido y comienzo de una nueva etapa en su vida personal y laboral, esta vez en Chile, lugar donde la empresa familiar proyecta expandir su operativa

 

 


 

 

Texto: Daniel Arraspide / Fotos: Andrea Fontes

 

Cuando el primero de los Valduga llegó al sur de Brasil en el año 1875 luego de dejar su tierra natal en el norte de Italia cruzando el Atlántico durante 40 días, al llegar a “L’América” cargado de ilusiones y en búsqueda de una vida digna, seguramente no imaginó que sus descendientes, 140 años más tarde – luego de llegar a ser una de las familias más conocidas y exitosas ligadas a la vitivinicultura brasileña – tuvieran en mente cruzar la Cordillera de Los Andes con el cometido de instalarse allí también.

 

Y es que cuando se tienen objetivos claros y un plan estratégico definido, parecería que todo lo planificado es posible y a fuerza de trabajo, realizable. Así lo entiende la gente de Casa Valduga, a quienes visitamos recientemente en este pasado feriado de Carnaval, y con quienes disfrutamos de una bellísima Festa da Vindima, uno de los eventos enoturísticos más importantes en la agenda anual de la empresa, que celebra todo un año de trabajo representado en el fruto de la vid que viene siendo recogido en esta época.

 

 

 

Con un grupo de turistas que superaba el medio centenar de personas que llegaron al Vale dos Vinhedos desde las más variadas localidades del Brasil, pudimos ser testigos de una festividad que ya desde el vamos, llenaba los ojos. En nuestro caso llegamos al lugar sobre la hora 8:30 y una vez recibidos con la amabilidad que caracteriza a los anfitriones, fuimos invitados a desayunar bajo los parrales, lugar donde abundantes mesas servidas con frutas, panes, jaleas, jugos, café, y los infaltables queso colonial, salame y “copa” (un tipo de bondiola elaborada en la región) – entre otras especialidades locales – conformaron un nutritivo comienzo de jornada.

 

 

 

 

 

Luego, a bordo de vehículos tirados por tractores, el numeroso grupo llegó a uno de los viñedos familiares muy cercanos a la bodega. Allí, muñidos de cajas plásticas de vendimia, y luego de la correspondiente explicación de como realizar la labor, la consigna fue cosechar uvas de un parral cultivado con la variedad Isabel (que Casa Valduga emplea para producir jugos) y que al son de música italiana fue tentando a los participantes que éramos seducidos no solo a cortar racimos, sino también a probar las uvas más maduras. Brindis con espumantes brut y Moscatel fueron la excusa ideal para descorchar varias botellas celebrando la abundante vendimia simbólica efectuada por el grupo.

 

 

Explicación de las tareas culturales que se realizan al viñedo a lo largo del año y visita al Jardim Leopoldina con derecho a degustación de grappas, hicieron parte de la programación que antecedió al almuerzo servido en el Restaurante Maria Valduga donde variadas pastas, galeto, y unas soberbias costillas de cerdo se lucieron junto a una excelente selección de espumantes y vinos donde dos de nuestras etiquetas preferidas pudieron ser degustadas: por un lado el Espumante Reserva 25 meses Blush, y por otro, el blanco Leopoldina Gran Reserva Chardonnay, de esos vinos que nunca aburren!

 

 

 

Lamentablemente otros compromisos asumidos con anterioridad no hicieron posible que pudiéramos acompañar la programación de la tarde, que prometía y mucho. De todos modos les dejamos una foto de la pisada de uvas, imagen que gentilmente nos fue proporcionada ....

 

 

 

Finalizado el almuerzo pudimos charlar brevemente con el amigo Eduardo Valduga, quien nos anticipó que “desde el mes de abril – en que nos mudaremos con mi esposa para Chile – estaremos trabajando en la búsqueda de un terruño, donde la idea es plantar un viñedo y luego de un tiempo construir nuestra propia bodega….. estamos enfocados en un proyecto que comenzará desde el cero, y que irá sumando productos y servicios a medida que vaya creciendo…. en principio la idea es producir Cabernet Sauvignon; tenemos la certeza que es la uva tinta que mejor se da en Chile y que tiene una demanda grande de consumidores.”

 

Mayor información sobre Casa Valduga en www.casavalduga.com.br

 

--------------------------------------------

 

•Banner•
•Banner•




??Copyrigth 2010 - Todos los Derechos Reservados por Daniel Arraspide - Designed by?? Pandemia Hosting Uruguay.