SUSCRIBIR NEWSLETTER

Newsletter semanal

* campo obligatorio

Bouza Albariño 2015: la decimosegunda cosecha del primer blanco uruguayo con raíces ibéricas

 

Llega al mercado uno de los vinos blancos uruguayos que año tras año causa mayor expectativa por parte de los consumidores. Una nueva cosecha del vino que diferenció desde sus inicios a Bodega Bouza, pionera en implantar esta variedad en Uruguay

 

 

 

 

Texto: Somm. D. Arraspide / Fotos: A. Fontes

 

 

Las primeras botellas fueron descorchadas, o mejor dicho destapadas cuando este pasado lunes 3 de agosto en Melilla – localidad donde la bodega de la familia Bouza está ubicada – cuando los primeros invitados al lanzamiento de la nueva cosecha del Albariño fueron llegando. La templada noche – para nada invernal – era casi cómplice de los sentidos e incentivaba aún más el hecho de poder disfrutar y apreciar un vino blanco de calidad como es este clásico al que el establecimiento enclavado en Camino de La Redención nos tiene acostumbrados.

 


No es tarea fácil – con el clima variable que tenemos en Uruguay – mantener una calidad homogénea vendimia tras vendimia, y conseguir vinos con aquello que los entendidos llaman “tipicidad varietal” cuando en nuestro país puede llegar a llover en un día lo que normalmente llueve en un mes. Es un desafío al que se exponen los agrónomos y enólogos que tienen como meta muy clara obtener, primero, una materia prima sana y con buena concentración; y segundo, transformar esas uvas en un vino expresivo y de calidad que transmita la esencia de un terruño.

 


Sin embargo, esa difícil tarea parece haber sido muy bien encarada por el equipo técnico de Bodega Bouza. Y no hablamos de este año 2015 en particular en el que el clima fue benigno y contribuyó mucho al momento de tener una vendimia sin sobresaltos. Lo que decimos es que en el transcurso de las 12 cosechas que presenta el Albariño que esta bodega produce, se deja ver un trabajo muy bien ejecutado y eso que llamamos de tipicidad varietal siempre es bien notorio, una tipicidad que muchas veces nos cuesta encontrar en otros ejemplares de la variedad producidos en Uruguay.

 

 

Ing. Agr. Néstor Merino, Dr. Eduardo Boido, Elisa Trabal, Juan Bouza en presentación del Albariño 2015

 


Pero, cómo es este Albariño 2015? Los amantes – y consumidores – fieles a esta etiqueta seguramente recuerdan lo untuoso de aquel 2004 fermentado en barricas y del que se embotellaron unos pocos cientos de ejemplares, o del más reciente y fresco 2014 que con un cuerpo relativamente leve y de mayor acidez que otras cosechas muestra la vivacidad de la cepa.

 


Este 2015 tiene esa nota que siempre ha estado en el Albariño producido por esta casa, la nota inconfundible y frutal que se traduce en el descriptor asociado con la pera madura. De ahí en más, otras notas comienzan a aparecer: ananá, toques florales de azahar, muy sutil acaramelado, especias, y gran presencia de cítricos (piel de naranja) que se manifiestan en boca con un mediano volumen, y una acidez bien puesta que le otorga frescura en el paladar.

 


Las casi veinticinco mil botellas producidas (24.980 para ser exacto) de esta zafra 2015 corresponden a la fruta cosechada en los viñedos propios de la familia Bouza localizados en Las Violetas (Canelones) y Melilla (Montevideo) vendimiados entre el 5 y 13 de febrero. Estos viñedos son conducidos con sistema de espaldera, cultivados en suelos limo-arcillosos con alto porcentaje de calcáreo. El 10% del vino fermentó en barricas, mientras el restante 90% en pequeños tanques de acero inoxidable, en donde permaneció hasta su envasado efectuado el pasado 20 de julio.

 

 


 


Ya hablando de los variados y muy ricos bocados servidos en la presentación, destacamos el que a nuestro entender fue el que hizo el mejor maridaje junto al vino en cuestión: los pinchos de langostinos y panceta en crema cítrica, que de acuerdo a lo que nos comentara el chef Marcelo García “fueron pescados en las costas de Rocha, donde el langostino tiene un sabor especial”. Sin dudas, que la salinidad de la carne firme y casi crocante de los langostinos, aliada a lo ahumado y jugoso de la panceta, con el toque cítrico de la crema que los bañaba, combinaban de maravillas con el vino llevándolo a niveles superiores y potenciando la complejidad.

 


Si se le hizo agua la boca? No lo dude, no pierda tiempo, busque en las góndolas de la vinería de su preferencia esta nueva versión del primer Albariño uruguayo, y único producto nacional en su género que deja lucir sus raíces ibéricas. Salud.

 

 


Bebió? No maneje! Cuídese, cuide a los suyos y a los demás!

 


------------------------------------------------

 

 

•Banner•
•Banner•




??Copyrigth 2010 - Todos los Derechos Reservados por Daniel Arraspide - Designed by?? Pandemia Hosting Uruguay.