SUSCRIBIR NEWSLETTER

Newsletter semanal

* campo obligatorio

Época de vendimia…. qué nos trae el 2014?

 

Un recorrido de 3.200 kilómetros por varios terruños nos mostró la muy buena calidad con la que se está presentando la zafra de uvas 2014 en las diferentes regiones de Rio Grande do Sul. Calor, escasas lluvias, y el buen manejo cultural en viñedos que comienzan a mostrar madurez son algunas de las claves que explican el porqué los vinos que están “naciendo” en esta vendimia darán que hablar

 

 

 

 

Texto: Somm. D. Arraspide / Fotos: Andrea Fontes

 

 

Hace bien poco tiempo que – de forma intensiva – un buen porcentaje de vitivinicultores brasileños viene orientando su producción (parcial o totalmente) a la elaboración de vinos finos. Estamos hablamos de la vinificación de variedades nobles que poco (o nada) tienen que ver con lo que se destina a los llamados vinos comunes o “de mesa”.

 


Decimos esto pues, si una cosa hay que tener presente cuando se habla de vinos brasileros es esta: son dos industrias totalmente diferentes; por un lado la que se dedica a los vinos en volumen elaborados con variedades híbridas y americanas, y por otro lado la que enfoca su producción a vinos y espumantes que tienen como materia prima las uvas vitiviníferas.

 


Bien, aclarado este punto, cabe preguntarse qué es lo que se puede evaluar (así sea de forma parcial aún) de la actual vendimia en territorio gaúcho? Para poder responder esa interrogante tuvimos que viajar para ver in situ como se viene dando el trabajo de viticultores y bodegas en el vecino estado.

 

 


 


Nuestros destinos estuvieron centrados en dos regiones que visitamos entre el sábado 1 y el domingo 16 de febrero: Vale dos Vinhedos en la Serra Gaúcha y Livramento / Dom Pedrito en la región próxima a la frontera con Uruguay conocida como Campanha Gaúcha.

 


Una vez finalizado este primer recorrido del año por el sur del Brasil en que transitamos unos 3.200 kilómetros, estamos en condiciones de comentar que es lo que vimos, degustamos y de compartir lo que recabamos de información….

 


Apertura oficial de la vendimia en el Vale dos Vinhedos


Parecía una broma, pero la lluvia – unos fuertes chaparrones – le jugaron una mala pasada a la organización del evento y el tiempo seco que se venía dando por semanas se vio interrumpido por un episodio que obligó a que el 1 de febrero las soberanas del Vale dos Vinhedos pisaran las uvas bajo techo.

 

 


 


El momentáneo clima adverso no empañó la alegría de productores, autoridades, invitados y de la comunidad local que reunidos en el salón comunal 8 da Graciema agradeció y pidió la bendición – misa de por medio – por la cosecha que venían levantando. Un Filó Italiano que rescató las costumbres de los inmigrantes vistió las mesas de abundantes panes, quesos, salames, grostoli, uvas, y otras especialidades locales que supieron hacer buena compañía a los espumantes y vinos servidos por una docena de vinícolas que se sumaron al festejo.

 

 


 


Diversos acentos se entremezclaban en el público proveniente de varios estados brasileños, mientras la voces de los coros típicos y los instrumentos musicales sonaban poniendo ritmo con fuerte acento italiano en el evento. Brindis va, brindis viene, así transcurrió la sexta edición de un evento organizado por el Hotel Villa Michelon con el apoyo de APROVALE (Associação de Produtores de Vinhos Finos do Vale dos Vinhedos) en medio de una demostración de fe cristiana.

 


Casa Valduga, Vale dos Vinhedos


El rápido pasaje por el “Vale” no hubiera sido tan objetivo – y a su vez informativo – si no nos hubiéramos reunido y charlado con nuestro amigo el enólogo Eduardo Valduga, quien nos contó de la excelente cosecha que por aquellas latitudes se venía materializando en uvas extremadamente sanas y con óptimos niveles de azúcar y PH.

 

 

Dos generaciones marcadas por el vino: Eduardo y Juarez Valduga

 


Eduardo nos decía que a esa altura de la vendimia ya la mayoría de las uvas destinadas a la elaboración de vinos base para espumantes se encontraban bajo techo y los vinos venían fermentando de manera controlada, algo que redundaría en burbujeantes frutados, de aromas limpios y a su vez complejos (dependiendo del estilo buscado)

 

 


 


Para festejar y brindar por esa gran cosecha nada mejor que hacerlo con una copa flauta bien servida y la mesa repleta de platos típicos italianos como la codorna (codorniz) cocinada en salsa de vino, la polenta, y las pastas bien servidas con diversas salsas, así como lo supimos hacer tanto a la hora del almuerzo como en la cena. Claro está, todo ello muy bien regado con los espumantes y vinos de Casa Valduga.

 


Vinícola Almadén, Livramento


Ya avanzado el mes de febrero – el día 15 – un segundo viaje tuvo como destino la región fronteriza entre Rio Grande do Sul y Uruguay. A solo 20 kilómetros de la “línea” y la ciudad de Rivera es donde Miolo Wine Group (propietaria de la vinícola Almadén) cultiva más de 500 hectáreas de viñedos repartidos entre las más diversas cepas blancas y tintas, pero con la variedad Cabernet Sauvignon cultivada en un porcentaje superior a las demás.

 

 


 


Y justamente este día de nuestra visita era día de cosecha en uno de los grandes cuadros de Cabernet. “Estamos cosechando con un alcohol potencial de 10,5 grados luego de unos días de lluvias en los que hemos estado alertas para cuidar de la sanidad de las uvas…. y como aquí (por ley) si fuera necesario se nos permite adicionar azúcar para chaptalizar hasta 3 grados, preferimos no arriesgar a perder esta uva – que al día de hoy está sana – y utilizar parte para elaborar vinos base para espumantes” nos comentó el enólogo Leonel Caliari, Gerente de Unidad en la bodega localizada en Santana do Livramento.

 

 

Leonel Caliari exhibe con orgullo un racimo de la variedad Saint Emillón, próxima a ser cosechada en los viñedos de Almadén en Santana do Livramento

 


Caliari nos decía que “Si bien es un año que venía muy seco, las últimas lluvias han hecho que estemos alerta y no se descuide el trabajo en viñedos…. lo que nos permite decir que está todo bajo control y si todo sigue su curso normal en unos 25 – 30 días estaremos terminando la vendimia” (testimonio recogido el 15/02/14)

 


Viñedo Salton, Livramento


El sol de la diáfana tarde de sábado bañaba el viñedo ondulado que la empresa Saltón implantó hace 5 años en el municipio de Livramento, a no más de 15 kilómetros de Rivera. Allí las variedades plantadas son solo dos: la blanca Chardonnay (utilizada solo para elaborar vinos base de espumantes) y la tinta Pinot Noir (que la empresa utiliza con doble propósito)

 

 


 


Al momento de nuestra visita, la Chardonnay ya había sido cosechada, según se nos comentó “con óptima sanidad y grado potencial” y lo que pudimos ver en el campo fueron solo algunos cuadros de Pinot, pues las primeras uvas de esta variedad dedicadas para espumantes también ya habían sido levantadas. Uvas dulces, extremadamente sanas – en un viñedo de bajísimo rendimiento, algo que nos llamó la atención – eran las que colgaban de las plantas y que comenzaban a mostrar signos de pasificación en la parte superior de los racimos.

 

 


 


Sin dudas una excelente promesa de un vino que vamos a querer degustar una vez esté pronto…. algo que al momento de la publicación de este artículo ya debería estar en camino, pues la previsión de cosecha de esas mismas uvas era para la semana posterior a nuestra visita.

 


Guatambú Estância do Vinho, Dom Pedrito


El descanso se imponía luego del roteiro por los viñedos visitados. El reponer fuerzas y esperar a los colegas que se sumarían luego para continuar con las actividades invitó a un refrigerio en el que una copa de buen espumante se hizo casi que imprescindible, además de muy disfrutable.

 


Una vez completa la turma uruguaia integrada por el equipo de Vino y Bebidas, la sommeliére Adriana “Nani” Bidegain y el colega Gabriel Santiago en compañía de su compañera, nuestros vehículos tomaron dirección a la BR 158 (luego por la BR 293) para transitar los cerca de 90 kilómetros que nos llevaron a la Guatambu Estância do Vinho en el municipio de Dom Pedrito.

 

 


 


Una vez en el establecimiento, fuimos recepcionados – copa de espumante de por medio – por la simpática Isadora Herman Pötter, sommeliére de la casa productora. Sobre las 11 horas cuando el grupo de 20 participantes se había completado se dio inicio a las actividades de lo que se tituló “Um domingo de vindima na Guatambu” evento que fue puntapié inicial para la cosecha de las uvas tintas de esta vinícola.

 

 


 


La visualización de un bello video institucional presentado por el Director de la empresa, el Médico Veterinario Valter Pötter, y la recorrida por las flamantes instalaciones de la vinícola (con seguimiento de todo el proceso de elaboración) a cargo de los enólogos Gabriela Pötter y Javier González dieron paso luego a una linda experiencia que pudo ser vivida por los participantes: meter las “manos en la masa” en la mesa de selección de granos por donde estaban pasando las uvas Chardonnay (ya despalilladas) que siendo enviadas a la prensa neumática más tarde se convertirían en mosto.

 

 


 


De ahí al subsuelo donde tanques, pupitres para el proceso champenoise, línea de embotellado y cavas de afinamiento completan las instalaciones de la empresa familiar. Luego el almuerzo armonizado donde las ensaladas, las carnes seleccionadas cocinadas sobre brasas, y el buen Tannat – entre otras etiquetas – se hicieron presentes, y que fueron los protagonistas de una opípara mesa que compartimos con nuestro amigo francés Gaspar Desurmont, productor que seleccionó la vinícola Guatambu para darle forma de vino a su proyecto.

 

 

Pupitres de método Champenoise

 

 

Carnes a la parrilla, al mejor estilo del Pampa Gaúcho

 


Promediando las 15 hs. se acercaba el momento culmine del día, y uno de los más representativos: la cosecha simbólica de las uvas. Así fue que en los transportes dispuestos nos trasladamos hasta la Estância Leões donde Guatambú posee viñedos propios, todos conducidos en espaldera y con un rendimiento máximo de 6 a 8 toneladas por hectárea.

 

 


 


Recorrida por los diferentes cuadros, pruebas de “alcohol probable” con el refractómetro y una práctica demostración del trabajo efectuado con el equipo Lazo TPC, dieron paso a la cosecha de la variedad Tempranillo, que presentaba un alcohol probable cercano a los 14 grados.

 

 

Uruguayos en cosecha de uvas Tempranillo en Guatambu


 

Guauuuuuu….. racimos de uvas súper maduras y sanas que iban llenando las cajas de vendimia al compás de la tijeras cargaban el aire de un perfume inconfundible a uvas maduras que seguramente – luego de transformadas en vino – mostrarán la calidad que rendirán dentro de las botellas que – con certeza – descorcharemos de aquí a poco.

 

 



 

----------------------------------------------------------

 


 

•Banner•
•Banner•




??Copyrigth 2010 - Todos los Derechos Reservados por Daniel Arraspide - Designed by?? Pandemia Hosting Uruguay.