SUSCRIBIR NEWSLETTER

Newsletter semanal

* campo obligatorio

Bodega Amalaya en Cafayate

 

Propiedad de la Familia Hess, la moderna bodega localizada al suroeste de la ciudad de Cafayate produce vinos varietales y de corte de estilo Nuevo Mundo con uvas cultivadas a 1.800 metros de altitud. Reflejo fiel de los actuales vinos elaborados en los Altos Valles Calchaquíes, donde la fruta prima y brilla por encima de cualquier otra nota, son vinos francos y directos que se expresan plenos y vibrantes

 

 

 

 

Texto: Somm. D. Arraspide / Fotos: Andrea Fontes

 

 

Nuestro recorrido vitivinícola por el NOA (Noroeste Argentino) culminaba con una visita a Bodega Amalaya, donde fuimos recibidos por el enólogo residente – el muy atento Jorge Noguera – quien actúa como jefe de producción en esta unidad de la Hess Family Estates, una bodega que se podría tildar como hermana de Estancia Colomé, lugar inicial en donde nació la marca Amalaya, y que por razones de crecimiento (a partir del año 2010) comenzó a ser producida en casa nueva.

 

 


 

 

Con una bella finca localizada frente a una de las elevaciones majestuosas que rodean Cafayate – el Cerro San Isidro – la empresa cultiva sus viñedos en suelos aluvionales pobres en nutrientes, arenosos, con mucha roca y buena presencia de minerales. Lugar donde la bodega (que actualmente posee una capacidad que ronda los 2 millones de litros) da cabida a las uvas cultivadas en esta propiedad, a las que se suman las de otra finca (Las Mercedes, sobre la Ruta Nacional 40) y que totalizan las 107 hectáreas en producción.

 

 


 


Repartida en dos naves, una dedicada a la vinificación de blancos (toda equipada con tanques de acero inoxidable con control de temperatura) y otra dedicada en exclusiva a los tintos, compuesta por piletas de cemento recubiertas en epoxi, que reciben la molienda directamente desde arriba aprovechando el encubado por gravedad, la funcional bodega comandada por Noguera procesa Torrontés, Riesling, Malbec, Bonarda, Barbera, ambos Cabernet, Syrah, y Tannat.

 

 


 


Si bien al momento de nuestra visita el establecimiento no estaba abierto al público, salvo para casos concretos en que reciben – previa agenda – a personas vinculadas al mundo del vino, una de las noticias que recibimos es que durante este 2018 estarán construyendo un winebar y sumando un Departamento de Turismo que estiman estará funcionando antes de fin de año, pudiendo recibir a los turistas cada vez más demandantes de servicios en Cafayate y sus alrededores.

 

 


 


Llegado el momento de la degustación realizada en la sala de reuniones, entre los vinos que más nos sorprendieron se cuenta el espumante natural Amalaya Brut Nature del que elaboran su vino base en Cafayate y luego envían a Mendoza para realizar la segunda fermentación por método Charmat. Corte 80% Riesling y 20% Torrontés, es un muy fresco burbujeante de pequeñas, constantes y duraderas burbujas, con aromas a frutas carnosas (manzana verde, ciruelas amarillas, duraznos y ananá) con perfume de flores como el azahar, boca cremosa y final de acidez crujiente.

 


En cuanto a los blancos, insuperable el Amalaya Blanco de Corte 2017, un estupendo, aromático y fresco vino tranquilo en donde se puede apreciar el muy buen manejo de la materia prima en una región semi-árida donde el régimen de lluvias no suele superar los 150 mm. anuales. Fruta de pulpa blanca con tonos cítricos y un componente mineral interesante hacen de este vino una opción ideal para quienes buscan frescura sin caer en demasiada liviandad.

 

 


 


Para redondear la excelente degustación – luego de probar varios ejemplares tintos de excelente factura – el destaque fue para el Amalaya Corte Único 2014, un vino elaborado en exclusiva con uvas cultivadas en el viñedo que circunda la bodega (Finca San Isidro) fermentado integralmente en barricas nuevas, con un impactante color proveniente de una maceración larga de 60 días. Un vino que se expresa con una nariz muy compleja y profunda, mezcla de frutas rojas y negras en perfecta madurez, especias, té negro, y chocolate. En boca se presenta carnoso, de fruta muy madura, taninos presentes y maduros que le garantizan larga vida, y acidez muy equilibrada que aporta su nota de frescura y largo en el paladar.



-----------------------------------

 

 
Bodega El Porvenir de Cafayate

 

Enclavada en pleno casco urbano de la apacible y turística ciudad de Cafayate, la bodega familiar que con sus líneas de vinos rinde homenaje a quienes desde hace siglos trabajan estas tierras, refleja en sus productos el potencial del Noroeste Argentino en materia vitivinícola. Una oferta muy completa en lo que se refiere a enoturismo complementa las opciones para quienes buscan vivir experiencias inolvidables, haciendo que quienes visiten la región no dejen de aprovechar un tour por El Porvenir o alguna de sus fincas

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

Fotos: Andrea Fontes y Divulgación

 

 

Si bien cuando visitamos el establecimiento a fines de diciembre, este se encontraba cerrado al público por estar en período de licencia de su personal, nuestra amable guía – Adriana Barrionuevo – nos tenía preparada una muy completa degustación (además de recorrido por las instalaciones del lugar) que nos dejó una muy grata impresión de la calidad humana con que son recibidos los visitantes en esta bodega cafayateña.

 

 


 

 

A solo unas cuadras de la plaza principal de la ciudad se encuentra el viejo edificio centenario que alberga la remodelada (y equipada con última tecnología) bodega, que con la dirección del enólogo Francisco “Paco” Puga produce vinos blancos, un solo rosado, y tintos, en su mayoría varietales (a excepción de los Amauta Corte) si bien su vino icono El Porvenir es un corte donde la uva mayoritaria en porcentaje es la Malbec.

 

 


 


Recorriendo los patios internos pudimos apreciar parte de las antiguas edificaciones, y dentro de estas la moderna planta de elaboración con 1.000 metros cuadrados donde piletas, tanques de acero inoxidable y huevos de concreto, a los que se suman unas 400 barricas de roble, dan cabida a la vinificación y crianza de los vinos de la casa elaboradora, que con un perfil internacional vienen siendo diseñados en conjunto con el winemaker Paul Hobbs, quien los asesora como consultor desde el 2010.

 

 


 


Entre los vinos degustados impresionó bastante el Amauta Absoluto Torrontés 2017, un blanco súper expresivo y con toda la tipicidad varietal de esta uva muy aromática. Proveniente de viñedos de 50 años conducido con un sistema de parral y del que se obtienen una 10 toneladas de fruta para esta línea, un vino de color amarillo con tonalidades verdosas, muy brillante, aromas a frutas tropicales y de flores de azahar, muy vivo en boca y con una acidez bien equilibrada.

 

 


 


Hablando de tintos, el Laborum Single Vineyard Tannat 2015 mostró todo el potencial de esta cepa a la que tan acostumbrado nos tienen las bodegas uruguayas, y que en estas latitudes (y especialmente en este vino) se manifiesta de color rubí muy intenso con reflejos renegridos, aromas a frutos silvestres como las frambuesas, notas florales y de especias donde aparece un sutil toque de eucaliptus, y una carga tánica importante (aunque no astringente) que le augura un perfil de guarda importante que calculamos en al menos una década. Un vino de respeto.

 

 


 


A nuestra vuelta de viaje nos trajimos la versión zafra 2012 de El Porvenir, vino emblema del establecimiento, compuesto por 65% Malbec, 25% Cabernet Sauvignon, 7% Tannat, y 3% Syrah, el que nos proponemos guardar por algún tiempo y contarles acerca del mismo cuando lo descorchemos.

 

 


 


Nuestra visita a El Porvenir culminó con un recorrido por la Finca El Retiro, localizada a tan solo 800 metros de la bodega, a una altitud de 1.650 msnm. en donde pudimos apreciar grandes racimos de Torrontés (entre otras variedades) conducido en parrales y donde la fruta se observaba muy sana y en proceso de maduración…. como una promesa de la gran vendimia que a esta fecha del 2018 (cuando se escribe esta nota) se viene dando en estas latitudes del NOA.

 

---------------------------------

 

 
En Bouza Cosechamos Merlot bajo la luna

 

La tardecita del primer día de marzo fue propicia para recibir un grupo con alrededor de 60 personas en la bodega boutique de Melilla. La consigna era didáctica - además de placentera - y se basaba en cosechar uvas de la variedad Merlot en la misma parcela que a la noche sería vendimiada por el personal de la empresa. Recibidos en el viñedo por el Enólogo Dr. Eduardo Boido y con el magnífico marco de la luna llena que parecía despegar en el firmamento, el grupo - tijera en mano - pudo cortar los bellos y bien maduros racimos de esta variedad: una de las cuatro uvas tintas que Bouza vinifica en diversos estilos. Luego llegó la hora de visitar el nuevo espacio que la empresa inauguró hace poco tiempo y que funciona como wine bar, donde fuimos recepcionados con una copa del Bouza Merlot 2015. Visita a bodega y cava de barricas se anticipó a una rica cena de cuatro tiempos en donde pudimos disfrutar de algunos platos clásicos del restaurante de la bodega en armonía con diferentes versiones de los Merlots que la casa elabora

 

 

 

 

Fotoreportaje de Daniel Arraspide y Andrea Fontes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

-----------------------------o-------------------------

 

 
Bodega Domingo Molina en Yacochuya Norte

 

En las alturas de Cafayate – ciudad que se puede visualizar desde el propio establecimiento – los viñedos y bodega comandada por el enólogo Rafael Domingo son referencia en la región. Auténticos vinos, que se expresan intensos y encantadores – tanto como el paisaje que en este rincón de Salta hace de los Valles Calchaquíes un lugar único – son elaborados con conocimiento y buena dosis de pasión, reflejando todo el potencial de estos terruños del NOA

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

Fotos: Andrea Fontes, y divulgación

 

 

Puntuales en horario – una buena costumbre que en Uruguay es poco practicada – llegábamos al nuevo establecimiento de la familia Domingo, localizada a escasos 15 minutos de la ciudad de Cafayate, lugar al que se llega luego de atravesar el Río Yacochuya que por estas fechas al inicio del 2018 se encontraba completamente seco.

 

 


 


 

Allí nos aguardaba el hiperactivo Rafael Domingo, alma matter de la empresa (que comparte sociedad con sus hermanos Osvaldo y Gabriel) quien es el responsable por los vinos que aquí se elaboran, y que trascienden las variedades más cultivadas en la región (Torrontés, Cabernet, Malbec, y Tannat) produciendo por ejemplo un Sauvignon Blanc bien diferente con una expresión de clima de altura muy particular y un Petit Verdot recio, de mucho color y excelente fruta (pero nada tánico) muy digno de destaque.

 

 


 


Recorriendo la bodega – dotada de todos los avances tecnológicos que permiten elaborar vinos de alta gama – pudimos ver pequeñas piletas de hormigón recubiertas con epoxi y tanques de acero inoxidable de pequeñas dimensiones que posibilitan la vinificación de parcelas por separado. Allí mismo comenzó nuestra degustación, al mejor estilo “directo de la fuente” a decir de un amigo.

 

 


 


Malbec´s concebidos para diferentes líneas de productos, en los que el común denominador era la excelente concentración de color y la expresión frutal de los mismos, Cabernet´s en los que era notoria la perfecta maduración de las uvas (donde no se percibían notas vegetales) y Tannat´s que llamaban mucho la atención por su color (casi negro) y sus taninos maduros, fueron toda una clase que nos ayudó a comprender mejor la procedencia de las uvas, algunas cultivadas en Yacochuya a los 2.000 msnm. y otras provenientes del Valle Rupestre, un árido valle salteño – hoy irrigado – que a 2.300 msnm. se cuenta entre los viñedos más altos del mundo.

 

 

Cauce del Río Yacochuya (02/01/2018)

 


Una muy gráfica degustación de productos terminados (embotellados) puso punto final a una gran visita que nos permitió conocer mejor lo bueno que se produce por estas latitudes, mejor aún al ser guiados por su propio hacedor, quien sin dudas es un apasionado por lo que hace, y lo sabe transmitir a través de sus vinos y su cordial forma al hablar de los mismos.

 

 


 


Los vinos de Bodega Domingo Molina comienzan a llegar por estas fechas a Uruguay de la mano de Iberpark Boutique Gourmet, importador exclusivo de la marca para nuestro país.

 


---------------------------------------------

 

 

 
Vendimia regada a vinos y espumantes en Varela Zarranz

 

En medio de una zafra de uvas que viene siendo evaluada como de muy buena calidad, la bodega de Joaquín Suárez abre sus puertas para que consumidores y amantes del vino experimenten in situ uno de los momentos más importantes del ciclo anual para la vitivinicultura: la vendimia. Recolección de racimos de Tannat, pisado de los mismos, tour por la bodega conociendo los procesos de elaboración, y un rico almuerzo basado en carnes a la parrilla – todo muy bien regado por las etiquetas de esta casa productora – hacen de este evento una ocasión de festejo irrepetible que puede ser vivido con los cinco sentidos

 

 

 

 

Texto: Somm. D. Arraspide / Fotos: Andrea Fontes


 

La fecha está marcada para el sábado 3 de marzo, cuando – a partir de la hora 12 – cajas de vendimia y tijeras en mano, todo aquel que se quiera tornar “vendimiador” por unos minutos, pueda vivir esa linda experiencia. Es que el momento culmine para el que agrónomos y enólogos han trabajado a lo largo de todo un año ha llegado, y ello se ve reflejado en maduros y sanos racimos que cuelgan de espalderas y liras, prontos para ser cosechados.


 

A la recolección de las uvas le seguirá el pisado de estas, recordando como en tiempos no tan lejanos eran elaborados vinos caseros para consumo familiar, procedimiento hoy también aplicado en casos concretos en algunas industrias que buscan rescatar esas tradiciones ofreciendo entre sus productos partidas limitadas de vinos especiales.

 

 



 

La visita por la planta de elaboración es de orden para conocer el proceso que siguen las uvas y que  en su camino van siendo transformadas en vinos. Blancos, rosados, tintos, y bases para espumantes que son celosamente diseñados y supervisados en sus procesos por los enólogos y técnicos del establecimiento, quienes compartirán con el público asistente sus conocimientos de forma didáctica.


 

Recompensa gratificante para los espontáneos vendimiadores serán las copas del bien fresco Petit Grain Muscat y del Cabernet Sauvignon Rosado servido en compañía de tablas de quesos, fiambres, pasas y aceitunas, que darán comienzo al almuerzo servido en los jardines del establecimiento.

 

 



 

Luego – ya llegando el turno de los vinos tintos – parrillines con diversos cortes de carnes y achuras, acompañadas de papas tipo españolas y tomates cherry, harán muy buena armonía con los Cabernet Franc Roble y el Tannat Reserva, dos clásicos de reconocida calidad que la casa elabora.


 

Pero como en todo buen festejo no pueden faltar los burbujeantes, los novísimos Gran Cuvée Brut y Brut Rosé (lanzados al mercado sobre fines del 2017) serán servidos con un postre que gusta a todos: helado con salsa Tannat.

 

 



 

Es bueno recordar que los cupos son limitados y que es necesario efectuar reservas. El costo por participante es de $ 1.200 y se agenda por vía telefónica al 2364 4587, celular 098 312 620, o por mail escribiendo a •Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla•

 

 

-------------------------------------------


 

 
« •Inicio••Prev•11121314151617181920•Próximo••Fin• »

•Página 11 de 70•

•Banner•
•Banner•




??Copyrigth 2010 - Todos los Derechos Reservados por Daniel Arraspide - Designed by?? Pandemia Hosting Uruguay.