SUSCRIBIR NEWSLETTER

Newsletter semanal

* campo obligatorio

Vendimia en Varela Zarranz con 120 asistentes

 

Corte y pisado de uvas Tannat, tour guiado por la bodega a cargo de enólogo, un final de fiesta muy bien regado a vinos y una gastronomía acorde que se pudo disfrutar en el amplio parque del establecimiento, reunieron a más de un centenar de personas que aprovecharon un bello día casi otoñal donde el sol brilló

 

 

 

 

Texto: Somm. D. Arraspide / Fotos: A. Fontes, D. Arraspide

 

 

La convocatoria a la octava edición del Festival de la Vendimia en Viña Varela Zarranz fue un éxito. Superada en expectativa, la casa vinícola localizada en las cercanías de Joaquín Suárez (Canelones) recibía este pasado sábado antes del mediodía, a ceca de 120 entusiastas “vendimiadores” que se acercaron hasta este lugar para disfrutar de una didáctica y placentera jornada.

 

 


 


Sobre las 11:30, Mariana Varela daba la bienvenida al gran grupo y nos contaba parte de la historia de la familia Varela, que comenzando actividades hace más de 80 años – en 1933 – creó la marca VUDU (que hasta la actualidad continua siendo la marca de sus vinos de mesa) siendo una de las bodegas más conocidas del país y distinguida por su actividad vinculada al enoturismo.

 

 


 


Acto seguido, todos los asistentes – con cajas plásticas de vendimia y tijeras en mano – procedíamos a cortar las bien maduras uvas Tannat, fruto de una zafra de calidad que viene rindiendo vinos de muy buen color, aromas frutales francos, sabores limpios y “muy buen equilibrio entre alcohol, cuerpo, y acidez” de acuerdo a lo comentado por el enólogo Santiago Degásperi (uno de los responsables técnicos de la empresa)

 

 

 

 


 


Recorrido por la planta de elaboración, en donde pudimos ver uvas Cabernet Franc entrando en la línea de vinos finos, y una completa explicación de cómo se lleva a cabo el método tradicional en la elaboración de vinos espumantes, precedieron el almuerzo en donde se degustó una muy buena selección de vinos, entre los que se destacaron – entre otras etiquetas – el fresco y aromático Petit Grain Muscat 2015, y el estructurado (y sedoso a la vez) Tannat Reserva 2015.

 

 


 


Tablas de quesos y fiambres, choripanes, y chivitos de colita de cuadril en pan de pita (armados por cada uno de los asistentes a su gusto) complementaron la abundante oferta de un mediodía en el que el sol no se hizo rogar y el vino no faltó.

 

 


 


Y hablando de vinos, la ocasión también fue propicia para conocer los nuevos productos que la bodega lanzó hace pocos meses: un blanco suave y un rosé (ambos de aromas frutales) que bajo la marca VUDU 6 grados se presentan en una símil latita de 330 ml. como una muy buena apuesta a consumidores no habituales del vino.

 


Si bebió, no maneje!

 


----------------------------

 


 
Alejandro Bulgheroni inauguró Bodega Garzón junto a Alberto Antonini y cientos de invitados este 10 de marzo

 

Con una inversión que ronda los 85 millones de dólares, el empresario petrolero Alejandro Bulgheroni dio por inaugurado uno de sus sueños, la Bodega Garzón. Localizada a pocos kilómetros del pueblo de nombre homónimo, en el este de Uruguay, el establecimiento genera cerca de 1.200 puestos de trabajo. En una Master Class - previa a la fiesta de inauguración - el hoy empresario argentino devenido bodeguero, contó brevemente como su sueño se volvió realidad y presentó a su asesor en enología (el winemaker italiano Alberto Antonini) a quien definió como "el padre de esta criatura"

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

Fotos: D. Arraspide, divulgación

 

 

Hacía unos años que no visitábamos el lugar, la última vez que estuvimos (allá por el 2012) en lo que hoy es una bella estructura con aires de complejo eno-gastro-turístico del primer mundo, se apreciaban solo paredes de concreto de donde sobresalían varillas, montones de arena y piedra en los alrededores. Sin dudas que el trabajo - dirigido por el estudio de arquitectos Bórmida y Yanzón - es lo primero que impresiona fusionándose en el paisaje de colinas y ondulaciones donde la edificación fue erigida.

 

 


 


Luego - una vez dentro del gran recinto - apreciando los viñedos divididos en unas 1.150 pequeñas parcelas que llaman la atención por su trazado, hace que la mente vuele y se piense inclusive que se está en otra región, fuera de Uruguay. Diferentes orientaciones (este - oeste y norte - sur) en variables altitudes y cultivares de 12 viníferas diferentes suman más de 200 hectáreas que aún - a decir de Antonini - están en experimentación y viendo cómo evolucionan en esta "nueva región productora".

 

 


 


Alejandro Bulgheroni fue claro al comentar "Mi negocio principal siempre ha sido el petróleo. Entre el año 2006 y 2007 compramos junto con mi esposa Bettina en esta zona (Garzón) y todos los consejos que recibí en ese momento fueron entrar en el negocio del vino. Estaba un poco confundido, por eso llamé a mi amigo Carlos Pulenta, y él me dijo que llamara a Alberto Antonini, que lo que él dijera estaba bien. Entonces Alberto me dijo que él creía que se podían hacer buenos vinos en este lugar. Para mí eso era lo principal. Yo le dije: si vos crees que da para hacer buenos vinos, yo asumo el riesgo. A esa altura yo ya tenía más de 60 años y había asumido muchos riesgos en mi vida."

 

 


 


La opinión del experto italiano - que reconoció en las figuras de los uruguayos Eduardo Felix y Germán Bruzzone, jefe de agronomía y enólogo residente respectivamente, a dos grandes profesionales - fue que "teníamos que probar con muchas uvas, la región es nueva, nosotros somos nuevos en la región.... pero los suelos son muy importantes, con basalto, pedregosos, y la influencia del Océano Atlántico, con diferencia de lotes (cuadros) y uvas muy diferentes, que le dan complejidad a los vinos y nos permiten trabajar mucho en eso."

 

 


 


Sobre la planta de elaboración que cuenta con 2,2 millones de capacidad y una superficie techada de casi 2 hectáreas, Antonini dijo que "la bodega es moderna, pero tenemos tanques de concreto en experimentación, los que nos están funcionando muy bien.... venimos de muchos años usando piletas de concreto. No es nada nuevo si volvemos para atrás en la historia." Acotó además que "en cuanto al Tannat, lo importante para nosotros es que sea bebible, que se pueda tomar joven.", a lo que el propio Bulgheroni sumó un recuerdo comentando que "a mí el Tannat que siempre había tomado en Uruguay me parecía muy áspero, muy astringente."

 

 


 


Antonini cerró su alocución frente a unos 70 invitados especiales reflexionando que "hay que salir al mundo y decir que Uruguay es un país de vinos.... eso va a llevar tiempo. Podemos vender el lugar en vez de vender la uva como siempre se ha hecho con el Tannat de Uruguay " aludiendo al trabajo realizado hasta ahora por la mayoría de las bodegas e instituciones uruguayas.

 

 


 

 


 

 


 


Presencia de autoridades, políticos, prensa gastronómica de los más diversos países, importadores de la marca, amigos y colaboradores de la familia, disfrutamos de un agasajo en el que no faltaron excelentes bocados y platos (en una cocina dirigida por el Chef francés Bruno Gillot) claro que todo, regado por los vinos de la casa productora, entre los que se contó además un espumante de edición limitada (rosé nature) especialmente etiquetado para los festejos de inauguración.

 


Si bebió, no maneje!

 


------------------------------------

 


 
Vendimia, brunch, reggaetón, e ainda mais!

 

Tijeras en mano – a las 11:55 del sábado 5 de marzo – los cerca de 150 asistentes al Festival de la Vendimia cortaban los primeros racimos de Cabernet Sauvignon en Establecimiento Juanicó. Minutos más tarde, tras el descobajado manual y pisada de granos en grandes bins, el brunch estaba servido. La nota artística del evento estuvo a cargo de un grupo de danza latina que puso ritmo e invitó a los asistentes a disfrutar al compás de salsa y reggaetón

 

 

 

 

Texto: Somm. D. Arraspide / Fotos: A. Fontes

 

 

Mientras el cielo lucía amenazante y alguna muy leve precipitación había caído minutos antes, en Establecimiento Juanicó, un centenar y medio de personas nos disponíamos a desafiar al clima y llenar las cajas de vendimia con los maduros racimos que hasta ese momento colgaban de las vides. Brasileños, norteamericanos, europeos, y hasta algunos asiáticos – además de un buen número de uruguayos – se contaban entre los asistentes a esta octava edición del Festival de la Vendimia organizado por las bodegas integrantes de Los Caminos del Vino.

 

 


 


Tijeras en mano, nos plegamos al grupo, y mientras íbamos degustando alguna que otra baya bien madura (las semillas estaban súper crocantes) en la hilera que elegimos, nuestra caja a medio llenar fue testigo de una curiosidad que encontramos en la lira abierta: una planta de Sauvignon Blanc “infiltrada” en el cuadro de Cabernet Sauvignon. Y no es de extrañar que uno de “los padres de la criatura” apareciera entremezclado por allí, si en definitiva ambas uvas poseen buena parte del mismo ADN.

 

 


 


Una vez las cajas fueron llenas, el descobajado manual y el pisado de las uvas dentro de bins plásticos atrajeron a los más osados – y a algunos de los más pequeños – que se animaron descalzándose y pisando las uvas entre vivas y cantos. “Que legal, adorei” se escuchó por ahí de boca de una veterana brasileña que entre risas tuvieron que ayudar a salir del bin. Guías y una enóloga del establecimiento instruían al gran grupo dando las pautas de trabajo en una actividad que resultó por demás lúdica.

 

 


 


A las 12:30 se habilitaban las mesas del amplio salón de la bodega donde el brunch había sido servido. Tartas saladas, fiambres – entre los que se destacaba una pieza de jamón crudo – lengua a la vinagreta y variadas carnes en escabeche, ensaladas, risotto, canelones y coq au vin (pollo al vino) fueron muy bien regados por los vinos de la casa, a saber: Don Pascual Blanc de Blancs 2015, Atlántico Sur Reserva Pinot Noir 2009, y Don Pascual Crianza en Roble Tannat 2002 Edición del Museo. A su vez, dos mostos en diferentes momentos del proceso (de esta actual vendimia 2016) pudieron ser degustados, dejando evidenciada la muy buena calidad de vinos que podemos esperar a disfrutar en los meses futuros.

 

 


 


Finalizando el evento – y antes del postre – un grupo de danzas latinas hizo aparición en medio del salón, primero a ritmo de salsa cubana, y luego invitando a los participantes a divertirse con una propuesta de jugo cómplice, donde a ritmo de reggaetón y muchas risas se le dio una vuelta de rosca diferente a la sobremesa.

 

 


 


Arroz con leche – bien dosificado con canela – y helado de crema (armonizado con el Familia Deicas Botrytis Noble) más café y petit fours, ponían punto final a una linda jornada que se pudo disfrutar a pleno más allá de los adversos pronósticos climáticos.

 


Si bebió, no maneje!

 


-------------------------------

 


 
Para visitar en familia: Dal Pizzol

 

El feriado de Carnaval fue la excusa perfecta para dar una vuelta por la principal región productora de uva y vino en Brasil. A varios kilómetros de las playas – posiblemente el destino más popular y elegido por los turistas uruguayos que optan por el país verde-amarelo – en un plan de vacaciones familiares, visitamos algunos importantes productores gaúchos, degustamos algunos vinos de sus más nuevas zafras, y disfrutamos de la exuberancia del paisaje serrano, en un lugar que, haciendo honor a sus características muchos han titulado como “el otro Brasil”

 

 

 

 

Texto: Somm. Daniel Arraspide

Fotos: Gilmar Gomes, Marcos Arraspide, Eduardo Vessoni

 

 

En el Distrito de Faria Lemos, a tan solo 13 kilómetros de Bento Gonçalves (y dentro del municipio que lleva este mismo nombre) se localiza una de las vinícolas que mayor crecimiento (en términos de enoturismo) viene mostrando en los últimos años en el sur de Brasil. Y es que Dal Pizzol es mucho más que una bodega a la que se puede ir a degustar sus vinos, ya que en su parque temático se puede encontrar una diversidad de actividades muy interesante para ser disfrutadas en familia.

 

 


 


El establecimiento ofrece la posibilidad de ser visitado por adultos, pero sin olvidarse que los más chicos también forman parte – muchas veces – de las vacaciones de los más grandes. Visitar una bodega (como en el caso de nuestros “chicos”, que ya perdieron la cuenta si van en la número 1.200 o la 1.201, jejejeje) suele ser un desafío – para nosotros, padres – a la hora de responder a inquietudes o intereses que no siempre confluyen.

 

 


 


Una vez llegados al establecimiento, y aprovechando la linda tarde veraniega, nos propusimos recorrer el gran parque arbolado donde todas las especies de la flora están identificadas con carteles que muestran sus nombres. Un poco más adelante nos encontramos con el Vinhedo do Mundo, una colección varietal con cerca de 400 variedades de 30 países (también cultivan “nuestra” Tannat francesa) considerada una de las tres mayores colecciones privadas de variedades viníferas del mundo y la mayor en América Latina.

 

 


 


Gran variedad de aves (patos, gansos, cisnes, pavos reales, etc.) transitan en torno de (y en) el lago donde el cielo se refleja tal espejo, mientras los más chicos se deleitan intentando alimentarlos y tomando fotos. Brinquedos (juegos) de madera complementan la oferta para los más menudos, evitando que ellos se puedan aburrir mientras papá y mamá degustan algunos vinos.

 

 

Lediane y Simara

 


Ya en el varejo (lugar de ventas) que también oficia como sala de degustación, y en compañía de las amigas Simara y Lediane, pudimos disfrutar de una agradable charla, claro, a copas servidas primero con el Dal Pizzol Brut Rosé Charmat, y luego con el Dal Pizzol Brut Traditionelle, ambos burbujeantes de excelente factura, con una frescura, cremosoidad y final de boca con acidez equilibrada digna de destaque. Para los menores: Suco de Uva Do Lugar, un elixir que – con estas características – no se produce fuera del Brasil.

 

 

Rinaldo Dal Pizzol

 


Dal Pizzol integra la Rota das Cantinas Históricas y cuenta también con un museo dedicado a la historia del vino de Brasil y el mundo. Allí se pueden apreciar – entre muchos otros objetos – viejas botellas de vinos entre las que no faltan algunas uruguayas (producidas en los años 70´s) por bodegas como Carrau, Plaza Vidiella, y Los Cerros de San Juan.

 


Mayor información sobre Dal Pizzol: www.dalpizzol.com.br

 

 

Si bebió, no maneje!

 


--------------------------------------------

 


 
Vendimia Gourmet: desde Carmelo con glamour!

 

El interior en estos últimos años ha tomado otro carisma. Quién piense diferente es porque no ha estado en Carmelo. Esta ciudad del Departamento de Colonia late con los ojos puestos en Buenos Aires, su eterna enamorada. La Bodega Narbona, ha sido una de las grandes emprendedoras, con propuestas acordes a la sofisticación porteña combinada con el aire distendido de la propia Carmelo y la onda “shabby chic” que se ha puesto de moda de colores pasteles en el vestir y en la decoración. Es así que en una combinación perfecta de aires de vendimia, uvas, ajetreo, risas y humeantes empanadas – entre otros deleites – Narbona emprendió el pasado fin de semana con su VENDIMIA GOURMET

 

 

 

 

Texto: Dra. Violeta Carresse / Fotos: J. G. Mora, V. Carresse

 

 

Con una propuesta única en Carmelo, la Vendimia Gourmet Narbona contó con la presencia del afamado chef francés Jean Paul Bondoux y su hijo Aurelien, el primero propietario de más de diez restaurantes de alto nivel, entre ellos dos en Punta del Este, además de José Ignacio y Buenos Aires, con calidad exclusiva Relais & Chateaux del elenco mundial de privilegiados. Allí en Narbona, el dúo Bondoux deleitó a los comensales con entradas de diferentes quesos y jamón crudo cortado al momento (por el mismo Jean Paul) mientras, sin descanso, se tomaba fotos con quienes se lo pedían gozando de ese aire de “estrella gastronómica” que sólo los grandes alcanzan, rompiendo con el pudor oriental.

 

 


 


Mientras tanto, la bodega no paraba, entre niños alegres y juguetones, Valeria Chiola – enóloga de Narbona con marcada vocación – junto a los “vendimiadores voluntarios” muñidos de hermosos gorros de paja, tijeras y delantales se aventuraron entre los viñedos para seguir todo el proceso maravilloso del buen vino, contando con un vaso refrescante de jugo de uvas, mientras los más chicos y no tanto, corrían hacia las empandas gourmet de jamón y queso o carne que se cocinaban en el aceite humeante del mediodía.

 


El vino, a la orden del día no paraba de ser servido, refrescante Narbona Sauvignon Blanc 2015 y Narbona Tannat Roble 2012 llegaba con éxito a las gargantas de los apasionados por el buen vino, mientras se degustaban platos en base a carnes de ternera o lechón con las refinadas ensaladas preparadas por estos Masters Chefs de fama mundial. Una muy buena cazuela de cordero, y al fin el postre basado en helados artesanales, coronaron un almuerzo extraordinario.

 

 


 

 

Por suerte las propuestas gourmet de esta bodega no terminan, les recomendamos seguir de cerca sus pasos ya que las ideas innovadoras y cosmopolitas que ofrece Narbona en Carmelo para el mundo, por lo que vemos, recién comienzan...Salud!

 

 

Siga a Narbona en facebook

 

 

Si bebió, no maneje!

 


---------------------------------------------

 

 


 
« •Inicio••Prev•12345678910•Próximo••Fin• »

•Página 10 de 55•

•Banner•
•Banner•




??Copyrigth 2010 - Todos los Derechos Reservados por Daniel Arraspide - Designed by?? Pandemia Hosting Uruguay.