SUSCRIBIR NEWSLETTER

Newsletter semanal

* campo obligatorio

Un terruño creado de cero y a mano reflejado en 8 copas

 

Puede ser que la cata vertical de un determinado vino sea testimonio de la construcción de identidad de un terruño? Cuánto peso tiene el manejo cultural del ser humano en el terroir y cómo este se refleja en el producto final? Ocho copas – servidas con diferentes añadas – del Remolinos Vineyard Cabernet Sauvignon Finca Decero mostraron que si bien suelo y clima son fundamentales, la mano del hombre – en viñedos y bodega – es determinante a la hora de hablar de estilo y alma del vino

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

 

El grupo era pequeño, las botellas escasas, el salón bien iluminado, y el interlocutor un tipo serio. Se trataba de profesionales, y de consumidores ilustres invitados por Alejandro Domínguez (Director de Iberpark) a la cata vertical de las cosechas 2006 a la del 2013 (sin excepción de ninguna) en el “salón de piedra” de la Facultad de Química de la UDELAR. La presentación estuvo dirigida por Leandro Bastias (encargado de exportaciones de Finca Decero) que en misión de trabajo en nuestro país, nos brindó la posibilidad de poder entender – de manera bastante práctica – como se expresa una filosofía cuando el propósito trazado es el de llegar a elaborar vinos de terruño.

 

El sommelier Pablo Rodríguez (coordinador de la Carrera de Sommelier de FUNDAQUIN) junto a dos colaboradoras, no escatimaron en detalles, resultando en un servicio perfecto además de muy disfrutable. Los participantes estábamos con expectativa sobre qué descubriríamos en esas ocho copas ya servidas que encontramos al ingresar al salón.

 

 

 

Leandro Bastias comenzó con su presentación, ubicando a Mendoza en el mapa de Argentina, luego a Luján de Cuyo como departamento, y más específicamente a Agrelo como localidad en la que se encuentra enclavada Finca Decero con sus 165 hectáreas de viñedos cultivados a una altura de 1.050 metros sobre el nivel del mar, casi recostados contra la precordillera andina, en suelos de origen aluvionales.

 

Pero si una cosa a resaltar tiene de diferente Finca Decero respecto a otras empresas que cultivan sus uvas en esta misma región, eso es que ellos comenzaron de la nada, de cero, invirtiendo en un terreno en el que no existían viñedos. A eso nos referimos cuando hablamos de la construcción de un terruño, algo que para muchos tal vez resulte chocante o hasta inclusive contradictorio.

 

 

Pedro Parra, el "Doctor Terroir" en una calicata

 

Y como con el acierto y el error es que se aprende, sin agarrarse de “vicios del pasado”, lo nuevo se debe construir sobre una base sólida. Base que en la actualidad viene a ser fortalecida por los estudios y mapeos de suelos que dentro de la propiedad Finca Decero viene llevando a cabo con el asesoramiento del experto chileno Pedro Parra, una de las pocas eminencias que existe en el mundo en materia de terruños.

 

Ahora pues, una de las conclusiones a las que se podía llegar con la cata vertical de este Cabernet Sauvignon era que la filosofía de trabajo aplicada al viñedo permite dar determinada uniformidad y estilo definido a un vino, una identidad, claro está que con las variables climáticas que año a año se dan de manera natural, pero sin grandes saltos a nivel cualitativo.

 

 

 

Colores que en las ocho copas se mostraban firmes (dentro de una gama cromática similar) aromas de fruta silvestre madura (sin esa sobremadurés que a veces aburre) y ausencia de pirazinas verdes, sumados a los delicados trazos de las barricas francesas bien trabajadas que se manifestaban con un muy agradable buqué de especias, daban un paso de boca medio, elegante, con taninos pulidos y agradable final donde la acidez se manifestaba con un largo de boca interesante.

 

 

(foto gentileza de Sommelier Pablo Rodríguez)

 

Cuál era el preferido? Difícil ponerse de acuerdo entre 15 personas. Nuestra elección fue el de la cosecha 2010, para otros el 2008, mientras otros optaron por el 2009. Mas allá de ello, lo importante, y que creemos a nuestro entender es vital para entender mejor lo que intenta transmitir el vino y sus creadores, es que te guste el 2006 (aún muy vivo, con toques evolucionados y con mucho por dar aún) o el joven y brioso 2013 (que seguramente dentro de algún tiempo mostrará lo mejor de sí) es que en todos los vinos probados se reflejaba un muy buen trabajo de viñedo y bodega, donde la mano del hombre ha sido fundamental a la hora de tomar decisiones. Sin dudas, un componente imprescindible en esta creación de identidad que todo terruño debe transmitir.

 

-----------------------------------

 

 
ALTOTINTO, los vinos de México viven y luchan

 

Una presentación llevada a cabo en Montevideo con tres vinos varietales producidos en la región de la Baja California mostró la nueva cara de la vitivinicultura azteca. Colores vivos, aromas elegantes, complejos, estructurados, buena acidez y nada “salados”, son solo seis de las características de estos tintos producidos por la enóloga uruguaya Laura Chiappella, los que en breve se comenzarán a comercializar en nuestro país

 

 


 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

 

México cuenta con siete regiones vitivinícolas dentro de su amplio territorio. A saber, y ordenadas de sur a norte: Queretaro (la más cercana a Ciudad de México), Aguascalientes, Zacatecas, Durango, Coahuila, Sonora, y Baja California (la más norteña y fronteriza región con los EE.UU que los productores mexicanos ven como una de las más prometedoras en materia vitivinícola)

 

 

 

En el país se producen vinos desde los tiempos de la colonización española, sin embargo la tradición y el consumo se vio muy disminuido con el pasar de los siglos, al punto que en la actualidad existe toda una nueva movida en materia de producción orientada a la calidad y un creciente interés por parte de los consumidores ávidos por probar lo nuevo. Por su parte los productores de uvas han hecho alianzas para valorizar su producto que hasta hace no muchos años era pagado a precios miserables por multinacionales del sector que en cierta forma son las responsables por la mala imagen que el vino mexicano en su conjunto fue acuñando.

 

 

 

Dentro de esa “nueva movida” vitivinícola, un uruguayo radicado en México desde hace varios años, Fernando Heguerte, decidió dar el paso y comenzar a producir vinos de calidad en partidas limitadas. Con el asesoramiento y enología de la conocida Laura Chiappella, en el 2012 vieron nacer sus primeros vinos con la marca ALTOTINTO, elaborados con uvas cultivadas en el Valle de Santo Tomás, Ensenada (Baja California) que hoy se encuentran en el mercado y vienen recibiendo muy buena crítica.

 

 

 

Crítica objetiva como la que recibieron este pasado martes 30 de agosto , cuando un pequeño grupo de amigos tuvimos la posibilidad de probar tres de estos caldos en La Fonda del Puertito. Allí, la propia winemaker de los ALTOTINTO’s nos contó sobre el clima cálido de la región, las variedades implantadas, y de la necesidad de riego en los suelos semi-áridos. Por otro lado se abordaron temas como el de la salinidad que presentan muchos vinos mexicanos (y a veces falta de acidez) que en definitiva termina resultando en productos desequilibrados que no siempre agradan, y algo en lo que ALTOTINTO viene poniendo especial cuidado para diferenciarse.

 

Con una filosofía que rescata algo que es bastante más que un simple slogan, lo de “vinos de autor” cobra sentido cuando se prueba el ALTOTINTO NEBBIOLO 2012, vino que se muestra con un color muy vivo y brillante llamando la atención ya al primer contacto visual. Aromas a frutas rojas silvestres se hacen presentes inmediatamente, y notas de especias como el laurel se conjugan con los tostados de la madera de roble que acunó este caldo durante 15 meses. Mediana estructura, taninos bien pulidos, final con acidez bien equilibrada, y buen potencial de guarda.

 

 

 

Por su lado el ALTOTINTO SYRAH 2012 (que ronda los 15 grados de alcohol en volumen) se presenta contundente en color con una altísima concentración (y no solo cromática) con aromas que recuerdan a las frutas negras bien maduras, a las especias, chocolate, hoja de tabaco seca, té negro, que se percibe carnoso en boca, con un larguísimo y elegante final. Demás está decir que fue nuestro preferido a la hora de elegir uno de los tres degustados.

 

Para finalizar fue servido el ALTOTINTO GRAN CABERNET PREMIUM 2014, que si bien tal vez pueda ser considerado un tanto “más tradicional” que los anteriores, se mostró con un bello color de capa media, aromas elegantes en donde no aparecía nada de pirazinas o notas verdes, estructura mediana y jugosa, taninos bien resueltos y final elegante que invitaba de inmediato a un segundo trago.

 

Una muy buena noticia: los vinos ALTOTINTO estarán en breve a la venta en Uruguay!

 

 

-----------------------------------

 

 
13ª. zafra del Bouza Albariño y 50 años de su hacedor

 

Es el vino blanco que mejor expresa las características de esta variedad ibérica cultivada en Uruguay no hace más de década y media. Es el enólogo que mejor ha sabido interpretar el potencial que esta vinífera de fama internacional presenta. Ambos se potencian conjugando elegancia y el saber que llega con los años. Albariño y Boido. Boido y Albariño

 

 

 

 

Texto: Somm. Daniel Arraspide / Fotos: Andrea Fontes

 

El pasado lunes 29 estuvimos por Bodega Bouza en Melilla invitados en la presentación oficial de su Albariño 2016. El evento no fue igual al de otros años, llámese por la ausencia del matrimonio Bouza (Juan y Elisa) que si mal no recordamos, es la primera vez que no están presentes en este clásico evento de la bodega, o tal vez por lo bastante íntimo y particular del encuentro.

 

La gastronomía presente, siempre impecable y basada en los típicos queso “Tetilla”, jamón crudo, pimientos de piquillo y panes, supieron acompañar de maravillas no solo al muy buen ejemplar del joven Albariño, sino también a los demás bocados fríos y calientes (especiales destaques para el pincho de pulpo a la gallega y el cordero azafranado al Albariño) que fueron servidos a discreción durante la velada.

 

Varias de las 24.042 botellas elaboradas esta zafra (que componen el lote 916) fueron abiertas y vieron el final – que claro, será recordado por nuestros sentidos – de un proceso iniciado el 15 de febrero pasado cuando las primeras uvas Albariño de este año llegaron a su óptima madurez y entraron en bodega.

 

Envasado el 21 de julio de 2016, este vino 100% varietal proveniente de los viñedos cultivados en Las Violetas (Canelones) y Melilla (Montevideo) permaneció 90% en tanques de acero inoxidable y 10% en barricas de roble francés usadas (que anteriormente contuvieron Chardonnay).

 

 

 

Con un color pálido, de tonalidad amarillo leve, perfume que recuerda a las frutas de pulpa blanca como la pera y el durazno, a las flores de azahar, y la cáscara de algunos cítricos, este blanco presenta un volumen medio de boca (se lo percibe levemente más gordo que en ediciones anteriores) y buena acidez que prolonga su final.

 

Pero no solo el Albariño fue motivo de brindis en la linda noche de Melilla. Su hacedor, el Dr. Eduardo Boido se robó la atención por momentos, cuando el público asistente (y a manera de festejo) le cantó el feliz cumpleaños – torta con velitas de por medio – por sus 50 años cumplidos en esa misma jornada.

 

Respetado y admirado por muchos, Boido siempre muestra una humildad peculiar a la hora de transmitir conceptos. Profesor en la Escuela Superior de Vitivinicultura de la UTU y de Facultad de Química de la UDELAR (de donde egresó con un doctorado) además de su labor al frente de la enología en Bodega Bouza (de donde es a su vez socio) es una figura más que querida en el ambiente del vino de nuestro país y la región.

 

 

 

Los festejos culminaban con el sorteo de la botella número 1 del Bouza Albariño 2016, que fuera ganada en buena ley por el colega Andrés Larrosa; la entrega de una caja de regalo con vinos históricos a Eduardo Boido, y hasta con música interpretada por jóvenes voces acompañadas por el pianista del restaurante de la bodega.

 

Salud, por muchos Albariños y años de festejos!

 

------------------------------

 

 
Un gran Fin de Semana Gourmet en Carmelo

 

Con cinco eventos llevados a cabo en tres diferentes locaciones, una oferta gastronómica amplia ejecutada por chefs de cocina locales y venidos del otro lado del “charco”, el fin de semana casi primaveral – del viernes 12 al domingo 14 de agosto – fue palco para que la turística localidad carmelitana luciera sus encantos paisajísticos y culinarios (a los que se sumó el de saber atender bien a los huéspedes) recibiendo un nutrido público que vivió la experiencia

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide, Fotos: Andrea Fontes

 

Vino & Bebidas estuvo una vez más por Carmelo, esta vez como invitados para vivir las instancias de la nueva edición del Fin de Semana Gourmet organizado por el Carmelo Resort & SPA A Hyatt Hotel, que involucraba no solo las instalaciones del hotel propiamente dicho, sino también a Bodega Narbona y al vecino Puerto Camacho con su restó Basta Pedro.

 

El sábado 13 al mediodía fue el turno de la chef Lucía Soria, quien en Bodega Narbona presentó una culinaria de sabores auténticos basada en carnes y vegetales muy bien combinados, todo regado por una selección de los muy buenos vinos elaborados en la casa anfitriona, que en sus patios se veía colmada de asistentes, sobre todos venidos de la vecina orilla, aprovechando el fin de semana largo que les proporcionaba el feriado del lunes 15 pasado. La ocasión fue propicia además para presentar los excelentes quesos que Narbona elabora.

 

 

 

Ese mismo día, a la noche, el chef Antonio Soriano y el patissier Damián Betular nos proponían un paseo por aromas, colores, texturas y sabores bien diferentes. Así fue que en los cómodos ambientes del Restaurant Pura del Carmelo Resort & SPA la propuesta pasó por una cena de cuatro pasos muy bien maridada por vinos Rutini (Bodega La Rural) que tuvo – a nuestro entender – como destaques dos platos: un pato especiado, y un ojo de bife curado, ambos excelentemente bien preparados.

 

 

 

El tour gastronómico culminaba (por lo menos para nosotros, ya que ese mismo día a la noche se serviría una cena) el domingo al mediodía al aire libre en Puerto Camacho, donde las instalaciones de Basta Pedro y sus entornos naturales oficiaron de espacio para que un festival – a modo de feria gastronómica – ofreciera las variadas preparaciones de los chefs Andrés Chareau, Lucía Soria, Julio García Moreno, Federico Ferrari y Damián Betular. El cálido mediodía de domingo propició el disfrute de tragos preparados por dos bartenders de MAD (Buenos Aires) vinos de Narbona y Rutini, además de las cervezas artesanales uruguayas de Cabesas Bier.

 

 

 

Pero como sabido es que las imágenes valen más que mil palabras, les dejamos esta selección de fotos que sin dudas son muy gráficas. Queda la invitación a estar atentos, pues otro Fin de Semana Gourmet ya se está planificando!

 

 

En Bodega Narbona (sábado 13/08/16)

 

 

Chef Lucía Soria en Bodega Narbona (sábado 13/08/16)

 

 

Quesos by Narbona (sábado 13/08/16)

 

 

En Bodega Narbona (sábado 13/08/16)

 

 

En Restaurant Pura (sábado 13/08/16)

 

 

El menú de Soriano & Betular (Restaurante Pura, sábado 13/08/16)

 

 

Ojo de bife curado en hierba mate, puré de tubérculos, chips y mostazas frescas by Antonio Soriano (Restaurant Pura, sábado 13/08/16)

 

 

"Hay equipo!" en Restaurant Pura (sábado 13/08/16)

 

 

Disfrute al aire libre en Puerto Camacho (domingo 14/08/16)

 

 

"Un plato bendecido" en Puerto Camacho (domingo 14/08/16)

 

 

Todo el equipo de cocina y bar en Puerto Camacho (domingo 14/08/16)

 

 

Hombres (y mujeres) de negro - Puerto Camacho, domingo 14/08/16

 

 

------------------------------------------

 

 

 

 

 
Cata de Colonia Valdense creció 43% en 2016

 

Con un excelente trabajo de divulgación a nivel local y departamental, el Rotary Club de Colonia Valdense vio coronado su principal evento solidario anual con una asistencia que pasó de 170 personas en la edición del 2015 a las 244 en esta nueva instancia celebrada el pasado 12 de agosto. Fueron 14 las bodegas uruguayas – con 53 diferentes vinos – que apoyaron esta iniciativa que contó con la coordinación de Vino y Bebidas

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide, Fotos: Andrea Fontes

 

Los salones de La Chacra Eventos lucían colmados de público al momento que la Presidente del Rotary Club Colonia Valdense Marta Bengochea agradecía a los asistentes, empresas, bodegas, auspiciantes, y particulares involucrados en esta 9ª. Cata de Vinos. No eran pocos los motivos para festejar – cuando corroborando que 244 de los 250 tickets impresos para la ocasión habían sido adjudicados – ya que la venta había superado todas las expectativas de los organizadores.

 

Esto representó un crecimiento del 43% respecto a la edición anterior que ya en el 2015 había adoptado un nuevo formato en lo referente a la convocatoria de las bodegas participantes. Con un fuerte énfasis en bodegas productoras del Departamento de Colonia (mayormente de la localidad de Carmelo) y varias de las principales del resto del país, el evento contó con una selección de vinos finos de alta calidad pocas veces expuesto en eventos de este género realizados en la zona.

 

 

 

Además de las bodegas que sirvieron en degustación algunos de sus mejores vinos, productores de quesos – vale recordar que Colonia Valdense se encuentra en el corazón de la cuenca lechera – expusieron algunas de sus mejores variedades con especial énfasis en sus tipos Colonia, Parmesano, Emmental, y Sbrinz, sumados a una fondue de quesos preparada por integrantes de AUTEL (Asociación Uruguaya de Técnicos en Lechería), fiambres artesanales, chorizos (que fueron preparados a las brasas), aceites de oliva y aceitunas, dulces y chocolates que complementaron de maravillas la oferta vínica de la noche.

 

Por otro lado, la ocasión fue propicia para recibir a un grupo de alumnos del Curso de Ceremonial y Protocolo dictado por UTU Nueva Helvecia, que acompañados de la Profesora Alejandra Caíno (Encargada de Protocolo de la Presidencia de la República) estuvieron participando como observadores y teniendo en cuenta aspectos a mejorar en futuras ediciones del evento, aportes que sin dudas contribuirán para que esta cata anual siga creciendo.

 

 

 

Finalizando el evento, botellas de vino de las bodegas participantes fueron sorteadas entre los asistentes, una por cada empresa, a saber Bodega Garzón, Los Cerros de San Juan, Bodega Familia Irurtia, El Legado Bodega Boutique, Bodegas Carrau, Castillo Viejo, Bodega Campotinto, Bodega Narbona, Bodega Zubizarreta, Piccolo Banfi, Bodega De Lucca, Finca La Primavera, Bracco Bosca Winery, y Viña Varela Zarranz.

 

 

 

Un evento que con el lema "Ayúdenos a Ayudar” posibilita que el Rotary Club Valdense pueda dar continuidad a la obra solidaria llevada a cabo en favor de la comunidad local y que cuenta con el apoyo de muchos corazones solidarios que colaboran desinteresadamente para que ello sea posible. Salud!

 

 

----------------------------------------

 

 
« •Inicio••Prev•12345678910•Próximo••Fin• »

•Página 7 de 57•

•Banner•
•Banner•




??Copyrigth 2010 - Todos los Derechos Reservados por Daniel Arraspide - Designed by?? Pandemia Hosting Uruguay.