SUSCRIBIR NEWSLETTER

Newsletter semanal

* campo obligatorio

Tour Vinho e Paisagem en lo alto de la sierra

 

Subir a un tuc - tuc y emprender la subida de los morros cubiertos por parrales es solo el comienzo de una linda aventura que luego continúa en lo alto de un mirador donde el bello paisaje puede ser contemplado con una copa de espumante bien refrescante en una mano y algún que otro rico bocado regional en la otra. La propuesta ideada por la joven enóloga Bruna Cristofoli encanta a visitantes que durante todo el año se acercan a la vinícola familiar localizada en el Distrito de Faria Lemos para vivir una experiencia eno-cultural

 

 

 

 

Texto: Somm. D. Arraspide / Fotos: Divulgación y Marcos Arraspide

 

 

La Serra Gaúcha es una región disfrutable en las cuatro estaciones del año. El enoturismo es una de las especialidades que se ha desarrollado con fuerza en el lugar. Conocedores del potencial que tienen para ofrecer, productores de vinos – como la Familia Cristofoli – han creado una oferta de enoturismo diferenciada, basada en la atención personalizada, el rescate de las costumbres y cultura de los inmigrantes italianos que colonizaron Bento Gonçalves y municipios vecinos hace más de 140 años.

 


Una armonía que por naturaleza se da de manera especial en el lugar, traducido en la sinergia que el vino y el paisaje ofrecen a todos los visitantes. Si a ello se le suma lo receptiva que es la gente allí, el resultado no puede ser otro que el éxito, algo que se ve reflejado en la demanda que durante todos los días de la semana (en primavera y verano) y de viernes a domingo (durante el otoño e invierno) siempre que el clima lo permita, procuran grupos pequeños con un máximo de 10 personas por horario, que se disponen a vivir la aventura.

 


 

El tour que cuenta con hasta tres diferentes horarios de frecuencia y fue bautizado por sus creadores como Tour Vinho e Paisagem (Tour Vino y Paisaje) comienza con la recepción de los visitantes en la vinícola, lugar donde es abordado un vehículo especial que en la región llaman tuc - tuc (debido al ruido del tractor que lo tira) contando con un simpático matrimonio (vecinos de la vinícola) que ofician de guías durante todo el pintoresco recorrido.

 

 


 


Ya en el tope del morro la vista panorámica invita a parar en el mirador donde amplios bancos de madera, barrica, y una mesa que es servida con pan casero, salame, quesos, uvas y otras frutas, jaleas y otras especialidades locales son disfrutadas, claro está, bien acompañadas de los espumantes Cristofoli Perso Brut y Moscatel, servidos bien fríos en copas de material irrompible que luego pasan a convertirse en souvenir para todos los participantes. Para la gente menuda (y para quienes optan por no beber bebidas alcohólicas) un riquísimo jugo de uvas integral tinto (sin aditivos) es la opción de refrigerio.

 


Estando en lo alto de la sierra a más de 700 metros sobre el nivel del mar, la brisa y el sol se hacen sentir y no dan ganas de dejar el lugar, del que vamos conociendo un poco de su geografía e historia, muy bien narrada por nuestros guías. Sin embargo el tour debe continuar, esta vez por dentro de los parrales propiamente dichos, donde se contempla la exhuberante naturaleza del lugar y las formas de cultivos aplicadas.

 

 


 


Luego de casi una hora y media de paseo, retornando al punto de partida en la vinícola, nuestra opción fue quedarnos a almorzar en el jardín de la propiedad, aprovechando a disfrutar de la excelente gastronomía regional, donde no faltó la fresca ensalada de hojas verdes con un aderezo especial (casi un secreto de la casa) la pasta casera y la carne cocinada durante horas en una jugosa salsa de tomates. Infaltable el sagú al Moscatel (con frutillas) como postre.

 


Un fresquísimo blanco elaborado con Moscato y el célebre Sangiovese Cristofoli hicieron una bellísima armonía no solo con los platos, sino también con la gente y el paisaje de este lindo rincón del mundo que solemos visitar desde hace ya una década, pero que no deja de sorprendernos en cada ocasión que regresamos. Sin dudas, una gran experiencia enoturística que merece ser vivida!

 


Mayor información sobre este tour haga clik aquí

 

------------------------------

 

 
Varela Zarranz Open Barrel Tannat, nacido para triunfar

 

Desde aquella “avant premiere” que tuvimos a fines de 2015 cuando Vino & Bebidas realizó su fiesta de fin de año en los jardines de la bodega productora y el vino fuera servido para un lindo grupo de consumidores que lo supieron elogiar, a la actualidad cuando el mismo vino – luego de completar su proceso y llegar al mercado – ha pasado un año y medio donde solo ha ganado, sobretodo en matices que lo hacen todavía más apetecible, pero también premiaciones que saben reconocer su calidad y estilo

 

 

 

 

Texto y foto: Sommelier Daniel Arraspide

 

 

Sin entrar en los detalles de elaboración a la que la mayoría de los consumidores le huye, valorando mayormente el producto final cuando se encuentra servido en las copas, cabe sí mencionar que no es la primera experiencia de fermentación “a barrica abierta” llevada a cabo por una bodega uruguaya, pero sí la que se ha elaborado a mayor escala hasta el momento.

 


Las cerca de 3.000 botellas del Varela Zarranz Open Barrel Tannat 2015 (así el nombre completo del vino) son el resultado de un minucioso trabajo encarado por el Enólogo Santiago Degasperi, que en uno de sus viajes exportó la idea desde Napa Valley. Luego de diseñar todo lo referente a vinificación, en la excelente vendimia del 2015 concretó la elaboración por primera vez, trabajo que luego repitió en la siguiente zafra.

 


Pero, cómo es este Tannat? Se diferencia a sus pares elaborados de forma tradicional? Qué es lo que lo hace especial? Intentaremos describir lo que encontramos en este vino luego de haberlo probado y aprobado….

 


Decir que su color profundo, muy oscuro y con reflejos violáceos no nos hablará mucha cosa diferente de la que nos podrían decir otros Tannat de gama media y alta muy bien elaborados y con cierto buen perfil para la guarda. Ojo, que no se malentienda, el color de este vino es realmente muy atractivo. Lo que decimos es que donde sí encontramos un diferencial importante (respecto de otros ejemplares de Tannat) es en la nariz y en la boca, donde este tinto se destaca sobremanera, y se gana muchos puntos a favor.

 


Acercar el vino a la nariz, ya a copa quieta, muestra un perfume poco habitual de encontrar en el Tannat, una variedad que suele ser bastante austera a la hora de mostrarse aromáticamente, o por lo menos tímida en los primeros minutos de ser servida hasta que la interacción con el oxígeno hace que se “abra”. Por el contrario, este Open Barrel se muestra de inmediato con una nariz super atractiva, y se expresa mejor aún una vez la copa es agitada suavemente.

 


Mezcla de fruta roja madura, frutos negros en mermelada, especias, coco, chocolate y hasta inclusive una leve nota mentolada (que es característica de los vinos elaborados con uvas de esta región) inunda los canales nazales y resulta en una experiencia más que placentera a la hora de evaluar el vino en esta fase.

 


Una vez en boca, a lo que podíamos suponer potente demás dado su color concentrado y sus aromas profundos, no se precibe para nada agresivo al paladar, sí corpulento y de muy buena estructura. Mucha fruta, especias, taninos maduros y redondos, y una equilibrada acidez final, hacen de este vino una notable opción y diferenciada al Tannat, que además se muestra muy gastronómico y con buen potencial para la guarda.

 

 


 


Lo acompañamos con un escabeche de nutria elaborado por el amigo cocinero Damián Fernández, y la verdad que el vino se lució y armonizó de maravillas. Para beber en el entorno de los 16 grados.

 


Un dato no menor respecto a este vino es que antes de ser lanzado al mercado fue presentado en diversos concursos, habiendo cosechado ya tres medallas: Oro en Tannat al Mundo 2016, y Plata en Vinalies Internationales y Sélections Mondiales des Vins Canadá (ediciones 2017)

 


Pruébelo, saque sus propias conclusiones y después nos cuenta, seguro encontrará en este vino (que se compra por una suma de unos $ 500 en los comercios de plaza) una llave que le abrirá la cabeza y hará pensar lo mucho que aún hay por explorar en “nuestra uva bandera”. Salud!


 

-------------------------

 

 
Garzón presentó en Vinexpo su vino ícono: Balasto

 

Con la presencia del propio Alejandro Bulgheroni – acompañado del Gerente General de la bodega, Christian Wylie, y el chef Francis Mallmann – la bodega propiedad del millonario petrolero argentino realizó en Burdeos (Francia) la presentación de la etiqueta que la empresa busca posicionar como su vino ícono, un corte que en esta primera edición fuera elaborado con Tannat, Cabernet Franc, Petit Verdot y Maselan

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

 

 

La vendimia del 2015 en Uruguay posibilitó elaborar vinos de altísima calidad. Hablando de tintos con perfil de guarda y gran concentración, recién comienzan a aparecer de manera tímida los primeros vinos que seguramente darán que habar a consumidores y expertos. Ese parecería ser (y decimos parecería, ya que aún no lo hemos probado) el caso del nuevo vino que Bodega Garzón acaba de presentar en el comienzo de esta semana en tierras galas. Su nombre, muy subjetivo por supuesto, Balasto.

 


Aprovechando el marco de la Vinexpo, una de las principales ferias del sector vitivinícola a nivel mundial, la bodega con sede en la cercanías de Pueblo Garzón – que cuenta con el asesoramiento enológico del italiano Alberto Antonini – presentó su nuevo vino de alta gama, un corte de cuatro uvas tintas con el que pretende llegar al vértice superior de su pirámide de productos.

 


Elaborado con 45% de Tannat, 25% de Cabernet Franc, 20% de Petit Verdot, y 10% de Marselan, vinificando todas las variedades por separado en piletas especiales de cemento (estilo tulipas) y crianza de 20 meses en toneles de roble francés sin tostar con capacidades de 2.500 y 5.000 litros, este tinto busca mostrar todo el potencial y expresión de las mejores uvas tintas cosechadas durante la zafra 2015 en el terruño esteño con influencia oceánica donde los suelos del lugar imprimen un carácter muy especial a los vinos.

 

 

Alejandro Bulgheroni presentando Balasto en Château de Lantic

 


El vino, que además de recibir muy buenos elogios por parte de profesionales que vienen visitando la Vinexpo, fue presentado también para un selecto grupo de invitados en Château de Lantic, donde con un menú especial – al mejor estilo “7 Fuegos” – preparado por el mediático chef Francis Mallmann (también responsable por el asesoramiento del restaurante y cocina que funciona en la bodega uruguaya) deleitó a los asistentes que fueron recibidos por Alejandro Bulgheroni y parte del equipo de Bodega Garzón.

 


Entre la información que este portal pudo recabar, se nos indicó que para esta nueva etiqueta no se seguirá “una receta fija”, ya que el corte de las uvas que integren este vino podrán ir variando en porcentajes cosecha a cosecha, e inclusive en la composición de diferentes variedades vitiviníferas, siempre atendiendo a las características de las vendimias y sus variables. “Lo que se eligió como corte para esta primera partida del 2015, no necesariamente será igual al de futuras partidas” reveló nuestra fuente.

 


Sea como fuere, quienes estaban deseosos de probar nuevos vinos provenientes de Bodega Garzón, ahora no tienen excusa para no probar Balasto, la nueva etiqueta que surge en el Este uruguayo y pretende satisfacer los paladares más exigentes.

 


 

-------------------------------------------

 


 
Viaje enoturístico 29 y 30 de abril

 

ESCAPADA DE FIN DE SEMANA REGADA CON LOS MEJORES VINOS DE LA FRONTERA Y CAMPANHA….. UNA EXPERIENCIA IMPERDIBLE PARA AMANTES DEL ENOTURISMO!

 

 

 

 

Programación:

 

Sábado 29/04

 

00:30 – Salida de Montevideo en micro de última generación de la empresa Bus 90 (desde la esquina de Br. Artigas y Goes, Tres Cruces) www.bus90int.com / 06:30 – Arribo a Rivera (Migraciones)

 

07:00 a 08:45 – Desayuno en Hotel Jandaia de Livramento www.hoteljandaia.com

 

09:00 – Salida con destino a Guatambu Estância do Vinho (Dom Pedrito, Rio Grande do Sul)

10:15 – Llegada a Guatambu Estância do Vinho www.guatambuvinhos.com.br

 

10:30 – Degustación exclusiva privada para nuestro grupo y visita guiada por enólogos recorriendo la vinícola y todas las etapas de elaboración de vinos y espumantes.

 

12:30 – Almuerzo típico regional en régimen de tenedor libre con carnes asadas (cortes nobles de vacunos y ovinos) acompañadas de variedad de ensaladas, todo regado por los vinos y espumantes de esta casa productora. Serán presentados algunos lanzamientos.

 

14:30 – Regreso hacia ciudad de Rivera para check in (aprox. 16 hs.) en Hostería La Bordona www.hosterialabordona.com.uy

 

17:00 – Salida para visita a Bodegas Carrau en Cerro Chapeu (UY) y Cerro Trindade (BR), seguido de degustación exclusiva contemplando el atardecer en las terrazas panorámicas de la casona. Posterior cena regada a vinos. Se degustarán algunas cosechas antiguas de las reservas que la familia atesora en sus cava http://www.uruguaywinetours.com/language/es/bodega-carrau-cerro-chapeu-rivera/

 

22 hs. aprox. – Retorno a la hosteria.

 

Domingo 30/04

 

A partir de la hora 08:00 – Desayuno bufet

 

11:00 – Check out en hosteria y partida hacia Viñas del 636 para visita guiada por el enólogo Thiago Gutiérrez en viñedos y bodega, seguido de degustación y almuerzo criollo regado a vinos de esta casa productora https://www.facebook.com/Bodega636/

 

15:00 – Regreso a Montevideo, con llegada a la hora 21:30 aprox. (Br. Artigas y Goes, Tres Cruces)

(se servirá merienda a bordo)

 

 

 

LUGARES LIMITADOS, MÁXIMO DE 20 PASAJEROS

 

Información detallada sobre costos debe ser solicitada a •Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla•

 

------------------------------------

 

 
Vendimia festiva, y desafíos por delante

 

Participamos de la última edición 2017 de la “Festa da Vindima” en Casa Valduga. Un grupo de casi 60 personas pudo conocer de cerca el proceso de cosecha y de elaboración del vino de forma didáctica y en clima festivo, eso sí, en todo momento muy bien regado por los espumantes y vinos de esta casa productora. El evento que, para el enólogo Eduardo Valduga marcó el cierre de sus actividades luego de más de una década como responsable de esta fiesta, también representó el desafío asumido y comienzo de una nueva etapa en su vida personal y laboral, esta vez en Chile, lugar donde la empresa familiar proyecta expandir su operativa

 

 


 

 

Texto: Daniel Arraspide / Fotos: Andrea Fontes

 

Cuando el primero de los Valduga llegó al sur de Brasil en el año 1875 luego de dejar su tierra natal en el norte de Italia cruzando el Atlántico durante 40 días, al llegar a “L’América” cargado de ilusiones y en búsqueda de una vida digna, seguramente no imaginó que sus descendientes, 140 años más tarde – luego de llegar a ser una de las familias más conocidas y exitosas ligadas a la vitivinicultura brasileña – tuvieran en mente cruzar la Cordillera de Los Andes con el cometido de instalarse allí también.

 

Y es que cuando se tienen objetivos claros y un plan estratégico definido, parecería que todo lo planificado es posible y a fuerza de trabajo, realizable. Así lo entiende la gente de Casa Valduga, a quienes visitamos recientemente en este pasado feriado de Carnaval, y con quienes disfrutamos de una bellísima Festa da Vindima, uno de los eventos enoturísticos más importantes en la agenda anual de la empresa, que celebra todo un año de trabajo representado en el fruto de la vid que viene siendo recogido en esta época.

 

 

 

Con un grupo de turistas que superaba el medio centenar de personas que llegaron al Vale dos Vinhedos desde las más variadas localidades del Brasil, pudimos ser testigos de una festividad que ya desde el vamos, llenaba los ojos. En nuestro caso llegamos al lugar sobre la hora 8:30 y una vez recibidos con la amabilidad que caracteriza a los anfitriones, fuimos invitados a desayunar bajo los parrales, lugar donde abundantes mesas servidas con frutas, panes, jaleas, jugos, café, y los infaltables queso colonial, salame y “copa” (un tipo de bondiola elaborada en la región) – entre otras especialidades locales – conformaron un nutritivo comienzo de jornada.

 

 

 

 

 

Luego, a bordo de vehículos tirados por tractores, el numeroso grupo llegó a uno de los viñedos familiares muy cercanos a la bodega. Allí, muñidos de cajas plásticas de vendimia, y luego de la correspondiente explicación de como realizar la labor, la consigna fue cosechar uvas de un parral cultivado con la variedad Isabel (que Casa Valduga emplea para producir jugos) y que al son de música italiana fue tentando a los participantes que éramos seducidos no solo a cortar racimos, sino también a probar las uvas más maduras. Brindis con espumantes brut y Moscatel fueron la excusa ideal para descorchar varias botellas celebrando la abundante vendimia simbólica efectuada por el grupo.

 

 

Explicación de las tareas culturales que se realizan al viñedo a lo largo del año y visita al Jardim Leopoldina con derecho a degustación de grappas, hicieron parte de la programación que antecedió al almuerzo servido en el Restaurante Maria Valduga donde variadas pastas, galeto, y unas soberbias costillas de cerdo se lucieron junto a una excelente selección de espumantes y vinos donde dos de nuestras etiquetas preferidas pudieron ser degustadas: por un lado el Espumante Reserva 25 meses Blush, y por otro, el blanco Leopoldina Gran Reserva Chardonnay, de esos vinos que nunca aburren!

 

 

 

Lamentablemente otros compromisos asumidos con anterioridad no hicieron posible que pudiéramos acompañar la programación de la tarde, que prometía y mucho. De todos modos les dejamos una foto de la pisada de uvas, imagen que gentilmente nos fue proporcionada ....

 

 

 

Finalizado el almuerzo pudimos charlar brevemente con el amigo Eduardo Valduga, quien nos anticipó que “desde el mes de abril – en que nos mudaremos con mi esposa para Chile – estaremos trabajando en la búsqueda de un terruño, donde la idea es plantar un viñedo y luego de un tiempo construir nuestra propia bodega….. estamos enfocados en un proyecto que comenzará desde el cero, y que irá sumando productos y servicios a medida que vaya creciendo…. en principio la idea es producir Cabernet Sauvignon; tenemos la certeza que es la uva tinta que mejor se da en Chile y que tiene una demanda grande de consumidores.”

 

Mayor información sobre Casa Valduga en www.casavalduga.com.br

 

--------------------------------------------

 
« •Inicio••Prev•12345678910•Próximo••Fin• »

•Página 7 de 62•

•Banner•
•Banner•




??Copyrigth 2010 - Todos los Derechos Reservados por Daniel Arraspide - Designed by?? Pandemia Hosting Uruguay.