SUSCRIBIR NEWSLETTER

Newsletter semanal

* campo obligatorio

Bizkaiko Txakolina, el paisaje embotellado (2)

 

En lugares cargados de historia y bellos paisajes como los de Guernika y Larrabetzu (Bizkaia, Euskadi) se hace fácil darle rienda suelta a los sentidos, mejor aún si a ello se le suma una copa de Txakoli en la mano. Con el marco natural y exuberante de la Reserva de la Biósfera del Urdaibai, o la del cercano Valle del Txorierri (donde cultivan uvas para vinificar) la bebida más socializante del mundo - el vino - toma un protagonismo muy particular

 

 

 

 

(texto: Sommelier Daniel Arraspide)

 

 

Fue en el año 1994 cuando se conformó la D.O Bizkaiko Txakolina, un hecho que visaba proteger, amparar, y dar un impulso a los vinos elaborados en un territorio delimitado y evitar la desaparición de un producto que estuvo en peligro de extinción como si fuese una rara variedad de flora o fauna. Veinticinco años después, el Txakoli de Bizkaia se ha fortalecido, ha ganado fama, premios y excelente puntajes de expertos internacionales, y lo mejor, vive y lucha, prometiendo además la buena perspectiva de seguir creciendo.

 


Poco y casi nada es lo que llega al Uruguay en materia de oferta de Txakolis, algo que no deja de ser curioso si pensamos en la cantidad de inmigrantes y descendientes vascos que viven en nuestro país. Pero la realidad es que la mayoría del Txakoli elaborado en las tres provincias de Euskadi (Bizkaia, Gipuzkoa, y Araba) se consume – no sin sano orgullo – en el propio territorio donde es producido, algo que sin dudas habla muy bien del sentido de pertenencia y nacionalismo del pueblo vasco.

 


Bodega Itsasmendi, la bodega del 7, el número perfecto


Si hay una empresa en permanente evolución, y que desde 1995 – cuando fue creada – no para de crecer, esa empresa (del rubro vitivinícola) es Bodega Itsasmendi. Y tal vez el hecho más notable que da testimonio de ese crecimiento sea la construcción de su nueva bodega (que se encuentra en ejecución) enclavada a las afueras de Guernika-Lumo, a solo 5 minutos de donde hoy se localiza su actual planta de producción en un polígono industrial (que les está quedando pequeño) al suroeste de la ciudad.

 

 


 


Las tierras en donde se cultivan sus viñedos son arrendadas a largo plazo y se reparten en 15 parcelas ubicadas en diferentes localidades vizcaínas, sumando un total de 35 hectáreas. Afirman aquella máxima de que “la creación de los grandes vinos comienza en el viñedo”, y para ello su equipo técnico ha seleccionado esas parcelas aplicando prácticas amigables con el medio ambiente que buscan cuidar esa gran biodiversidad. La Reserva de la Biósfera del Urdaibai (donde cultivan varios viñedos, y donde además están construyendo la nueva bodega) es un área con más de 22.000 hectáreas que conforman una reserva de gran riqueza natural, con 729 especies de fauna, 821 especies de flora, 86 hábitats y 52 lugares de interés geológico.

 

 


 


Itsasmendi recibe visitas con cita previa y ofrece diferentes tipos de degustaciones que parten de un precio individual mínimo de 15 euros. Cuentan con una bella y antigua “txabola” restaurada (casa rústica) lugar donde - durante el día - realizan las degustaciones que ponen punto final a los tours guiados, contando inclusive con una degustación vertical de uno de sus productos más emblemáticos: el Itsasmendi 7, que ofrecen en 5 diferentes añadas.

 

 


 


Y hablando de vinos, fue el Itsasmendi 7 zafra 2016 uno de los vinos que llamó más nuestra atención. Se trata de un blanco que elaboran desde el año 2003, que en su composición varietal lleva el mayor porcentaje de las uvas tradicionales del País Vasco (Hondarrabi Zuri, y Hondarrabi Zuri Zerratia/e, con entre un 15 y 20% de Riesling, y que año a año es ilustrado con una fotografía diferente en la parte inferior de su etiqueta, donde la imagen (siempre obra de un diferente fotógrafo) pretende transmitir la conciliación de la vida personal y laboral del equipo de trabajo de bodega y viñedos.

 

 


 


Su color, de un muy vivo verdoso con reflejos pajizos, aromas que recuerdan a frutas cítricas como el pomelo, a la fruta de pulpa blanca como el damasco, y a frutos secos como las almendras lo hacen complejo. En la boca es voluminoso (casi 14% de alcohol en volumen) de un paladar medianamente untuoso, repitiendo las notas frutales encontradas en nariz. La buena acidez final y el largo en el paladar (dado por su crianza sobre las borras, algo que le confiere estructura) hacen que sea un vino ideal para acompañar un plato como unas judías verdes salteadas con panceta de cerdo y pimientos dulces, sobre una tostada de pan de centeno crocante bien regada de un buen oliva extra virgen.

 


Bodega Gorka Isagirre, el vino llevado a la mesa con estrellas


Cercana a Bilbo / Bilbao, la moderna bodega txakolinera del empresario Gorka Isagirre se torna una cita tentadora, sino obligada de visitar para quienes transitan el Valle del Txorierri, no solo por sus encantadores vinos, también por los dos restaurantes dirigidos por el multi premiado Chef Eneko Atxa: el que lleva su propio nombre (Eneko, con 1 Estrella Michelin) y Azurmendi (3 Estrellas Michelin) donde se ofrecen los menús degustación que son maridados con los vinos de la casa productora y de otras referencias del mundo entero, y lo mejor es que están contiguos a la bodega.

 

 


 


Fundada en el año 2005 como proyecto familiar, elaboran solo vinos blancos bajo el comando enológico de José Ramón Calvo que utiliza solo las variedades autóctonas Hondarrabi Zuri y Hondarrabi Zuri Zarratia provenientes de 14 pequeñas parcelas que tienen muy bien identificadas y que destinan a las 5 referencias elaboradas (un vino joven, un criado sobre lías, un selección de añada, un fermentado en barrica, y un vendimia tardía).

 

 


 


La bodega es moderna y muy funcional, contando con toda la tecnología de punta que permite la obtención de vinos blancos de calidad. Tanques de acero inoxidable, prensas neumáticas, barricas de roble, y pequeñas ánforas de cerámica (en las que vienen haciendo algunas experiencias) se aprecian en una planta de producción totalmente aséptica, y que ellos definen como “una herramienta al servicio del viñedo” que les permite vinificar por separado para obtener mayor conocimiento del comportamiento de las parcelas año a año, que luego ensamblan del mejor modo posible.

 

 


 


Un vino de referencia para la empresa es el G 22, que elaboran con 100% de Hondarrabi Zuri Zerratia, del que degustamos su cosecha 2016, que con un 13,0 de volumen alcohólico soportó una crianza sobre sus lías finas durante 6 meses, factor que le otorgó complejidad y un perfil de blanco de guarda bien interesante, que pretende demostrar que el Txakoli bizcaino no tiene por que ser necesariamente un vino para consumo en el año.

 

 



 

De color amarillo pálido con reflejos verdosos, muy límpido y brillante. Perfume que recuerda a la pera y a la manzana roja madura, y a la impronta del jugo de pomelo rosado recién exprimido. Flores, hierbas y especias se revelan luego de airear el líquido en la copa. De boca amable, pero voluminosa a la vez, algo grasa y untuosa, con un final largo que revela gran complejidad y una acidez muy bien trabajada. Ideal para maridar con un plato de ave (ideal un pollo de campo) macerado en jugo de cítricos, pimienta blanca y cilantro, asado al grill y acompañado de una salsa cuatro quesos.



 

 
Bizkaiko Txakolina, el paisaje embotellado (1)

 

Itsasmendi, Doniene Gorrondona, y Gorka Izagirre son tres bodegas productoras de Euskadi (País Vasco) localizadas en la Provincia de Bizkaia (Vizcaya). Tres empresas que, sin perder la esencia de aquel vino que nació en los caseríos, en la actualidad exhiben a través de sus referencias; avances y tecnificación, eso sí, aliados a la historia, su tierra, el clima, y su rica cultura agroalimentaria, como fieles fotografías del terruño

 

 

 

 

(texto: Sommelier Daniel Arraspide)

 

 

Verdes cerros y montañas, la fresca brisa que viene del mar y que parece acariciarte la cara, la húmeda bruma de las mañanas casi que volando en el aire, y la expresión amable del pueblo vasco que ama su tierra y sabe defender lo que en ella se elabora con trabajo y un buen porcentaje de pasión, es la mejor definición que pudimos encontrar para resumir en pocas palabras la sensación que tuvimos al probar los vinos de la Denominación de Origen Bizkaiko Txakolina (Chacolí de Vizcaya si lo prefieren castellanizar…. aunque yo, por respeto, no lo haría)

 


El kilómetro cero de nuestra historia fue Bakio (poblado localizado en la Comarca de Uribe, una de las siete comarcas que componen el territorio vizcaíno) lugar que históricamente ha sido un territorio tradicional e identificado con este vino que para su elaboración utiliza uvas de variedades “autóctonas” como las blancas Hondarrabi Zuri, Hondarrabi Zuri Zerratia, y la tinta Hondarrabi Beltza.

 


Txakolingunea, el museo referencia para disfrutar del Txakoli

 

 


 


Localizado en la propia ruta de entrada que lleva al apacible poblado de Bakio (de 2.645 habitantes) distante escasos 30 kilómetros de la capital provincial (Bilbo / Bilbao) es donde el lugar (museo) coincide con la Oficina de Turismo. Txakolingunea es un espacio moderno y amplio que cuenta con medios audiovisuales envolventes e interactivos, de gran formato, donde se aprecia la historia, orígenes, características, y proceso de elaboración de este vino tan particular que hace cientos de años se comenzara a elaborar de forma totalmente artesanal en las casas de familias por los propios habitantes de la región.

 

 


 


Luego de recorrer las instalaciones del museo, la visita culmina en la planta baja del edificio – junto a Aixa y/o Julene – degustando alguno de los Txakolis elaborados en la comarca. Cita más que recomendable si está en los planes visitar (y sacar mejor provecho) a bodegas elaboradoras, tanto sean bakiotarras o de cualquier otro pablado de Bizkaia.

 


Doniene Gorrondona, determinación y carácter de sus hacedores

 

 


 


Continuando en Bakio, donde el oleaje del Mar Cantábrico tienta a los surfistas para sumergirse en sus frías aguas, situada a pocos metros de este mismo mar, nos encontramos con la bodega Doniene Gorrondona, una de las pocas que además de elaborar los típicos Txakolis blancos, también presenta orgullosa su tinto 100% Hondarrabi Beltza, variedad a la que vienen apostando en los últimos años multiplicando su área de plantío.

 

 


 


Vasco de ley, Andoni Sarratea es uno de los socios de la empresa, y quien se dedica a cuidar las actividades vinculadas al área del enoturismo que la casa productora ofrece mediante agenda previa y que no solo se enfoca en tours con degustaciones, sino también en almuerzos para grupos que buscan disfrutar los sabores locales, dicho sea de paso, deliciosos y abundantes.

 

 


 


Con 15 hectáreas de viñedo propio (responsabilidad de Julen Frías) de donde obtienen toda su materia prima, en la bodega cuentan con equipamientos de acero inoxidable para los depósitos destinados a la elaboración y crianza, una prensa neumática Bucher Vaslin, además de algunas barricas, y alambique en el que destilan sus propios orujos. La enóloga (también socia) a cargo es Itziar Insausti, con quien llevan adelante un proyecto de I+D+I orientado a la sostenibilidad y respeto total hacia el medio ambiente, y se han aventurado además a elaborar un vino espumoso de nombre Apardune (del euskera: Espuma de Mar) del que elaboran pequeñas partidas y viene siendo un éxito de ventas.

 

 


 


Entre sus varios productos (vinos jóvenes blanco y tinto, con crianza sobre lías, fermentado en barrica, espumoso, y destilados) nos llamó mucho la atención el Doniene 2018, blanco que elaboran con Hondarrabi Zuri de sus mejores viñedos, fermentan con sus propias levaduras y crían sobre sus lías durante algunos meses.

 

 


 

 

Vino con perfume de frutas carnosas como la manzana verde y la pera, un sutil toque herbáceo y a cítricos, que  sin perder la frescura y la acidez típica de la variedad, se presenta con buen volumen en boca, con un perfil gastronómico interesante que tienta a pensar en maridarlo con un buen pintxo de bacalao o uno de txangurro (dos bocados típicos de la región). Blanco que deja ver el buen trabajo llevado a cabo tanto en viñedos como en bodega, y que con un carácter marítimo invita de inmediato al disfrute, al igual que el paisaje en donde este Txakoli nace.

 


 

 
Chandon Excellence Brut, elegante y seductor

 

La vocación de la Serra Gaúcha en la elaboración de vinos espumantes de calidad es algo que muchos consumidores vienen descubriendo en los últimos años. Para Chandon do Brasil – que se instaló en el municipio de Garibaldi en el año 1973 – esta región, sumada a la Serra do Sudeste son los terruños donde nacen sus productos hace más de cuatro décadas. Entre ellos se destacan los de la línea Excellence, que con un perfil bien gastronómico, seducen y enamoran por su complejidad y elegancia

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

Fotos: Andrea Fontes y Divulgación

 

 

Hace algunas semanas recorríamos la Serra Gaúcha visitando algunos productores que por aquellos días venían finalizando la vendimia 2019, una campaña un tanto “complicada” debido a las lluvias, no deseadas claro está en esta época del año, pero que cuando vienen (o están pronosticadas) obligan a redoblar esfuerzos que permitan obtener productos de calidad.

 


Recibidos por el propio Philippe Mével, Director Técnico de la filial brasileña de la francesa Maison Moët & Chandon, pudimos probar algunas primicias: vinos base que ya habían pasado la etapa de fermentación y que se mostraban bien interesantes, por qué no decir prometedores.

 

 


 


Un Chardonnay muy limpio en sus aromas, con ricos toques de frutas cítricas, y un Pinot Noir vinificado como blanc de noir, de aromas muy francos a frutas rojas silvestres y leves toques de cáscara de naranja. Ambos vinos de excelente frescura.

 


Ya hablando de productos terminados, degustamos el estupendo Chandon Excellence Brut, un espumante que siempre nos causa un grato placer volver a degustar. Se trata de una de las etiquetas más sofisticadas de la casa elaboradora….

 


En su elaboración, a partir de vinos base Pinot Noir (65%) y Chardonnay (35%) se utiliza el método Charmat largo, con un proceso en tanque de 12 meses durante los cuales las levaduras responsables de la segunda fermentación aportan complejidad, y que luego – una vez el producto es embotellado – reposa durante un mínimo de 18 meses antes de ser comercializado.

 

 


 


De color amarillo pajizo con reflejos dorados, pequeñísimas y constantes burbujas, aromas a frutas de pulpa blanca de carozo y a pequeñas frutas roas (bayas silvestres), a las que se suman las notas de frutas secas y un leve tono de pan tostado.

 


En la boca es sumamente cremoso, de muy buen volumen, con algunas notas lácticas como de manteca, y equilibrado con una acidez final que le otorga un largo de boca muy interesante. Ideal para acompañar una buena selección de sushis, tempura de camarones, o unos champiñones rellenos de queso. Para beber en el entorno de los 8 grados.


 

--------------------o--------------------

 

 
Il Nero Tannat de Antigua Bodega, dos veces el mejor

 

Ser el preferido de los consumidores no es poca cosa, más aún al tratarse de un vino elaborado con la emblemática uva Tannat, ícono de la vitivinicultura uruguaya, que en la aplicación VIVINO ya se destaca por segunda vez consecutiva como Mejor Tannat de Uruguay. Pero Il Nero es además el tributo a un hombre que, con pasión, tesón, espíritu pionero y generosidad, dejó por herencia el amor al terruño y todo lo mejor que este nos puede entregar

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

 

 

Cuando Il Nero fue presentado en sociedad a fines de octubre del 2014 – en presencia de Don Héctor Nelson Stagnari – incluyendo un novedoso sistema de impresión en Braille en su etiqueta, el recibimiento (tanto del vino en sí, por su calidad, como también la novedad de la etiqueta con estas características) fue muy positivo. Pocos meses más adelante, Don Héctor (conocido cariñosamente como “El Negro” por su familia y amigos) dejaba el plano terrenal, no sin dejar un legado de amor y trabajo que sus generaciones posteriores han sabido valorar y cuidar.

 


Así fue que luego de aquella primera cosecha presentada (la del 2009) le siguieron nuevas zafras, siempre manteniendo un padrón de calidad altísimo, que ha sabido ser reconocido por los consumidores que aprecian lo bueno. Tal el caso de los usuarios que utilizan la aplicación Vivino, una de las más populares en materia de evaluación de etiquetas de todo el mundo.

 

 


 


VIVINO utiliza un sistema que mediante la simple acción de escanear la etiqueta, muestra a sus usuarios las opiniones de quienes han evaluado el vino, además de datos como ser el precio promedio de la etiqueta en cuestión, y la puntuación promedio con la que ha sido catalogado dicho vino.

 

 

Algunos comentarios referidos a Il Nero en VIVINO

 


Lo cierto es que por segundo año consecutivo, Il Nero Gran Reserva Tribute Selection ha sido elegido como el Mejor Tannat de Uruguay por los consumidores usuarios de la aplicación. Sin dudas, todo un orgullo para sus elaboradoras, las enólogas responsable de la cuidada vinificación de esta etiqueta (Laura Casella y Mariana Meneguzzi Stagnari)

 


Se trata de un tinto de aromas a fruta negra madura, especias, y marcadas notas del roble aportadas al líquido en su largo reposo y período de crianza en barricas. En boca presenta una entrada de buen volumen, sin ser para nada agresivo, con taninos muy bien resueltos y la carnosidad típica de un Tannat de raza. Las notas de frutas negras se repiten, y se agrega una acidez equilibrada que lo torna un vino altamente gastronómico.

 


---------------------o--------------------

 

 
Peterlongo se renueva conservando la tradición

 

A más de un siglo de su fundación, la emblemática empresa elaboradora de vinos espumantes localizada en la Ciudad de Garibaldi, renueva rótulos, imagen y propuestas enoturísticas, invitando a los consumidores a (re) conocer su historia y productos

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

Fotos: Divulgación y Andrea Fontes

 

 

Un reciente viaje a la Serra Gaúcha nos permitió visitar – una vez más – la centenaria Vinícola Peterlongo. Un tour guiado por el sommelier João Ferreira, incluyó la visita a una atractiva sala-museo (donde viejos equipamientos y fotos históricas hacen parte del patrimonio de la empresa) una flamante sala de degustaciones, la nueva batería de pequeños tanques de acero inoxidable donde vinifican partidas limitadas de los vinos top que llevan por nombre de línea ARMANDO, y la recién inaugurada tienda de venta directa y recepción turística.

 

 

Nuestro guía, el Sommelier João Ferreira

 


Ese recorrido nos permitió apreciar (así sea solo parcialmente) las inversiones que en los últimos años se han dado desde que la empresa pasó a manos de su propietario actual, el empresario Luiz Carlos Sella. Pero no fue solo en estructura que se enfocó la inversión, sino también en capital humano, donde – solo por citar un ejemplo – se contrató por un período inicial de 10 años, los servicios de asesoría del reconocido enólogo francés Pascal Marty, vinculado a proyectos mundialmente consagrados como el chileno Almaviva o el californiano Opus One.

 

 


 


Lo cierto es que luego de visitar la empresa, nuestra opinión sobre lo que conocíamos hasta ese momento de la Vinícola Peterlongo, cambió bastante, sobre todo por los productos que pudimos probar, en los que se reconoce un calidad sustancial y padrón internacional que los hace muy apetecibles.

 


Desde su joven y fresco Prosecco Brut (elaborado por método Charmat con la uva Glera) que sorprende por su franca y clara fruta de pulpa blanca, que invita de inmediato a un segundo trago, hasta sus tintos de variedades menos tradicionales como Touriga Nacional o Teroldego – ambos de la línea ARMANDO – que se tornan muy interesantes para quienes buscan huir de lo más común buscando vinos sofisticados, el buen trabajo enológico se deja ver en cada producto de los que degustamos.

 

 


 


Uno de esos productos que nos llamó mucho la atención fue el Privilege Espumante Extra Brut, coupage de las variedades Chardonnay y Pinot Noir, elaborado por método tradicional con 18 meses de autolisis, que se presenta con una fina y constante burbuja bien pequeña, coloración amarilla dorada, aromas que recuerdan a la fruta cítrica confitada y al pan tostado, se muestra en boca con una interesante cremosidad y final con acidez muy equilibrada.

 


Ya hablando de propuestas enoturísticas, la vinícola cuenta con visitas guiadas de lunes a domingos entre las 9 y las 16 hs., además de programaciones especiales como ser degustaciones armonizadas, y el Wine Movie Peterlongo, evento de cine al aire libre (con programación regular de una función por mes) donde se proyecta una película con temática enfocada en la gastronomía y/o el vino, que se acompaña con jugos de uva, espumantes, vinos, y food trucks invitados, que viene siendo un éxito de público desde que se implementó hace unos pocos años.

 

 


 


Nuestra sugerencia es que si piensa visitar (o estar de paso) por la Ciudad de Garibaldi, no deje de visitar esta bella vinícola que seguro le sorprenderá por su estructura, productos, propuestas y excelente atención.

 


Mayor información sobre Peterlongo en www.peterlongo.com.br

 


--------------------o--------------------

 

 
« •Inicio••Prev•12345678910•Próximo••Fin• »

•Página 4 de 69•

•Banner•
•Banner•




??Copyrigth 2010 - Todos los Derechos Reservados por Daniel Arraspide - Designed by?? Pandemia Hosting Uruguay.