SUSCRIBIR NEWSLETTER

Newsletter semanal

* campo obligatorio

Exitoso IV Festival Internacional del Cordero

 

Consolidado ya como uno de los principales eventos del género, el Festival que este año 2019 celebró su cuarta edición, congregó cerca de 800 personas el pasado sábado 7 de setiembre en la frontera de Rivera con Santana do Livramento en un espectáculo gastronómico impecablemente organizado por la ONG Turintegra

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

Fotos: Andrea Fontes y gentileza Turintegra

 

 

Gastronomía que exhibió una de sus carnes más representativas y típicas de la región, sumado a un concurso que premió a los mejores asadores (que fueron evaluados por un jurado de lujo) espectáculos musicales, buen vino y cervezas artesanales, y clima de festejo son los ítems que resumen el espíritu reinante en la explanada del Siñeriz Shopping. El lugar elegido – por segunda vez consecutiva – por los organizadores del evento, donde los fuegos, el perfumado humo de las brasas, y una movida diferente a la habitual rompían la monotonía del cielo gris y amenazante de aquel sábado.

 

 

 

 

 


Sobre media mañana el público comenzaba a llegar queriendo contemplar las cuarenta duplas de asadores que desde muy temprano ya preparaban sus corderos, duplas en las que en esta ocasión se contaban varias mujeres. A esa misma hora el plantel del jurado ya se encontraba a full evaluando los diversos aspectos considerados en el concurso que luego coronaría las tres mejores duplas de asadores.

 

 


 


Entre los jurados convocados para este año se contaban el chef argentino Christian Petersen (muy conocido por los programas emitidos en el Canal Gourmet) y el Chef senegalés (radicado en Brasil) Mamadou Sène, quien ese mismo sábado en la noche fuera el responsable de la soberbia cena servida en el Restaurante La Perdiz de Rivera, poniendo broche de oro a las actividades de esta edición.

 

 

Cena en La Perdiz Rivera: carré de cordero con salsa sultana,

acompañado de cous cous marroquí con harisha by Mamadou Sène

 


Degustaciones de quesos, fiambres, aceites de oliva, un excelente pan de ajo, vinos de las bodegas Viñas del 636, Cerro Chapeu, y Bouza fueron ofrecidos entre otros productos, a los que luego se sumó paella de cordero, y chorizos rellenos de queso, además de bocados dulces. Entre las bebidas dispuestas a la venta, se lucieron los tragos con vino elaborados en el stand de Viñas del 636 y las cervezas artesanales de Glu Beer y Doble Shapa.

 

 

 


 


Pasada la hora 13 el buffet de ensaladas y los corderos asados fueron dispuestos para el disfrute del gran número de asistentes. A esa misma hora el jurado se encontraba reunido deliberando quienes serían los asadores ganadores de esta edición, resultado que se comunicó un poco más tarde.

 

 


 


Para sorpresa del público – una vez anunciado el nombre de los ganadores – quienes quedaron en el podio ocupando el primer lugar como campeones del Concurso de Asadores de Cordero en Estaca, fueron los gaúchos Bruno Vásques de Souza (de Santana do Livramento) y Clair Tafernaverri (de Caxias do Sul) que por segundo año consecutivo se hicieron con la máxima distinción y el premio de 1.000 U$S en reconocimiento a su labor y técnicas de cocción.

 

 


 


Una muy buena noticia es que la fecha de la edición 2020 del evento ya está marcada para el sábado 5 de setiembre, así que para aquellos que deseen repetir la experiencia o a quienes nunca han participado, no hay excusa para no planificar con todo el tiempo del mundo un viaje a la frontera para poder vivir y disfrutar estas lindas instancias.

 


* El equipo de Vino y Bebidas viajó a Rivera / Livramento gracias a la invitación de Turintegra, organizadora del IV Festival Internacional del Cordero.


-------------------------------------

 


 

 
Bouza Albariño 2019, un “muy Rias Baixas”

 

Marcado por la climatología de un verano donde las lluvias estuvieron muy presentes mientras las uvas maduraban, la nueva añada de este blanco emblema de la familia Bouza, se muestra extremadamente fresco. Diferente a cosechas anteriores, y de un atractivo particular, es un vino que en esta cosecha deja más en evidencia sus raíces gallegas

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

 

 

El pasado sábado 17 de agosto, a casa colmada de invitados, el winebar de Bodega Bouza en Melilla ofició de espacio para el lanzamiento de uno de los vinos blancos uruguayos más esperados por los consumidores: su Albariño.

 


 

Desde la jornada anterior, los fuegos y vapores del restaurante de la bodega estaban a full, actividad de la que da testimonio una imagen posteada en redes sociales por el propio Juan Bouza (h) en la que se aprecia a su padre y al mediático chef Laurent Laine “El Franchute” en medio de la elaboración del sustancioso caldo gallego, que luego fuera servido a los invitados el sábado por la noche.

 

 

Foto by Juan Bouza (facebook)

 


Bocados fríos y calientes (algunos con inspiración francesa) – fueron un poco un refresh al típico tapeo gallego que siempre se había servido en ediciones anteriores – se lucieron junto a una rica cazuela de cordero con vegetales y al siempre infaltable jamón ibérico con selección de panes, todo muy bien regado claro por varias docenas de botellas del vino que era motivo de reunión. Tampoco faltó la música en vivo, con muy buen ritmo, el reencuentro con amigos y colegas, además de una muy buena selección de dulces.

 


La invitación recibida días antes, hacía referencia a que en el año 2001 era la familia Bouza quien plantaba la primera hectárea de Albariño en Sudamérica. Pero la empresa no solo fue la primera en cultivar esta cepa en nuestro territorio, sino también pionera en lanzar esta variedad al mercado, de la que inmediatamente comenzó a cosechar elogios y demanda por mayor cantidad de botellas.

 

 


 


En la actualidad – 18 años después – esa hectárea inicial se multiplicó varias veces en el viñedo de esta empresa familiar, y dado el éxito demostrado en la adaptación a los terruños del Sur uruguayo, varios productores nacionales se decidieron también por cultivarla.

 


Algo muy interesante es observar como ese éxito conseguido con la producción de ese primer Albariño del Uruguay, trascendió fronteras, y fue el incentivo para que productores de otros países comenzaran a apostar por esta variedad de origen ibérico que hasta hace pocos años atrás prácticamente no era casi cultivada fuera de España y Portugal.

 


Ahora, hablando del vino en concreto, este 2019 se presenta con un color verdoso muy leve y reflejos plateados, perfume que recuerda a las flores de azahar, a la cáscara de frutas cítricas como la lima y el pomelo, además de un toque levemente salino.

 


En la boca se expresa con volumen medio y recuerda a las frutas carnosas como la pera y el damasco; pero si hay un aspecto que resalta por encima del harmonioso conjunto, ese es el de la acidez casi picante que lo dota de gran frescura y persistencia de vivacidad en el paladar, recordando mucho al estilo de un Rias Baixas, particularmente a alguno producido en O Rosal, al suroeste de Galicia, una región que goza del microclima moldeado por la influencia del Océano Atlántico y el Río Miño.

 

 


 


Misterio? Ninguno! Parecidos? Muchos! Solo teniendo en cuenta la influencia que tenemos en el sur uruguayo dado por grandes masas de agua que actúan regulando las temperaturas, y más aún que el clima (algunos años más que otros) se asemeja en cierta forma al de Galicia, explica tal vez el por qué de la buena adaptación del Albariño en nuestras tierras, y del parecido en el perfil de vinos obtenidos en determinadas zafras.

 


Lo cierto es y todo indica que esta variedad tiene larga vida por delante en nuestro territorio, y que vendimia tras vendimia los resultados obtenidos son cada vez más sorprendentes. Hecho que sin dudas quedó plasmado en la presentación de la nueva añada en Bouza.

 


Como será que hasta se escuchó por ahí con cierto toque gracioso a alguien que, botella en mano, parafraseaba aquello de “lo que mata es la humedad”, pero en su versión más personal de “lo que mata es la acidez”, claro que en este caso alabando al vino en cuestión por su gran frescura. Totalmente meritorio.

 


Viva el Albariño del Uruguay, salud!


 

-----------------------------------------

 

 
Miolo es la Vinícola del Año 2019

 

Reconocimiento viene de la ViniBraExpo, que también concede al enólogo Miguel Almeida el título Personalidad del Año 2019

 

 

 

 

Texto: Lucinara Masiero (Conceitocom Brasil)

Traducción: Somm. Daniel Arraspide

 

El placer de brindar se tornó la máxima del año de la joven y madura Vinícola Miolo. Sus 30 años vienen siendo conmemorados día a día con muchos lanzamientos y conquistas que no paran de llegar. Como en un assemblage, la marca equilibró calidad, consistencia, innovación, respeto al consumidor, responsabilidad social y ambiental, conducta que le rindió el título de Vinícola del Año 2019, concedido por la ViniBraExpo, el mayor festival de vinos brasileros.

 


El idealizador y curador de la ViniBraExpo, Gustavo Guagliardi Pacheco, comenta que la distinción es fruto de una evaluación institucional y que el resultado es el termómetro de actuación de Miolo. “Acompañamos el trabajo y todo cuanto la Miolo viene haciendo por el sector del vino brasilero, aquí y allá afuera. El movimiento en el posicionamiento de la marca, su supra segmentación y presencia son incuestionables. La ViniBraExpo, como mayor concurso de vinos brasileros fuera de Rio Grande do Sul, apenas reconoce el conjunto de la obra que expone las buenas prácticas y la gran calidad de los vinos y espumantes de la marca” destaca Guagliardi.

 


Para el enólogo Adriano Miolo, director superintendente de la vinícola, esta conquista no podría llegar en mejor momento. “Estamos conmemorando los 30 años de la Miolo y celebrar esta fecha con esta conquista en un evento tan respetado y prestigioso como la ViniBraExpo solo nos llena de orgullo” conmemora.

 

 

Enólogos Adriano Miolo y Miguel Almeida

 


Por detrás de cada vino y vinícola existe un enólogo, o más de uno. En el caso de Miolo, son 26. Uno de ellos, el portugués Miguel Almeida, brasilero por opción, también fue homenajeado por la ViniBraExpo con el premio Personalidad del Año 2019 para el Vino Brasilero. La deferencia expresa la pasión de Miguel por los vinos brasileros, que sigue enfocado en la calificación, promoción e valorización de la producción nacional.

 


Inclusive en la ViniBraExpo, la Miolo conquistó 27 premiaciones en el Wines of Brazil Awards 2019, siendo la marca de vinos más premiada en el concurso con un destaque especial para el vino Miolo Single Vineyard Riesling Johannisberg 2018 y el Miolo Late Harvest 2012 Viognier Gewürztraminer, electos los mejores en las categorías Riesling del Brasil y Blanco de Sobremesa del Brasil respectivamente.

 


Sobre la Miolo

 

De trago en trago, la Miolo llega a los 30 años como la vinícola brasilera con mayor presencia en el mundo, exportando para más de 30 países de todos los continentes. Es la mayor vinícola exportadora de vinos finos del Brasil. De 30 hectáreas en 1989, la Miolo cultiva hoy, 30 zafras más tarde, cerca de 950 hectáreas de viñedos en cuatro terroirs brasileros: Vale dos Vinhedos (Serra Gaúcha), Seival (Candiota, Campanha Meridional), Almadén (Santana do Livramento, Campanha Central), y Terranova (Casa Nova, Bahia, Vale do São Francisco), siendo la única empresa del sector genuinamente brasilera con actuación en cuatro regiones productoras.

 


Con una producción anual que ronda los 10 millones de litros, es la marca que posee el mayor portafolio de etiquetas verde-amarelas, exhibiendo centenas de premios conquistados en el mundo entero. El ser pionero en la elaboración de los vinos, también se extiendo al enoturismo, donde la marca genera experiencia, aproximando y formando nuevos apreciadores de la bebida. Así es en el Vale dos Vinhedos con el Wine Garden Miolo, así como en el Vale do São Francisco con el Vapor do Vinho pelo Velho Chico, donde Miolo transformó el árido paisaje de la región en viñedo.

 

 


 


Ese mismo espíritu emprendedor que hizo de la pequeña vinícola familiar la mayor productora de vinos finos del Brasil en apenas 30 zafras, es que mueve generaciones y aproxima a quien sueña con quien quiere hacer. Miolo viene brindando sus 30 años con una serie de lanzamientos, y de aquí a fines del 2019 – entre nuevas etiquetas y nuevas zafras – serán 19 novedades, llegando así a las 112 etiquetas.

 


-------------------------------------

 

 
En setiembre llega la segunda edición de la mayor feria de vinos de América Latina

 

Entre el 25 y el 27 de setiembre la Ciudad de Bento Gonçalves en Rio Grande do Sul (Brasil) será, una vez más, sede de la Wine South América, una feria que congrega los mejores vinos de Brasil, la región y buena parte del mundo. Acercando consumidores y profesionales a la industria vinícola, visitar esta feria es una cita obligatoria para todo aquel que quiera mantenerse actualizado y degustar lo último que se produce en materia de vinos

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

Fotos: Andrea Fontes y Wine South América

 

Luego del éxito de la primera edición (setiembre de 2018) la Wine South América se prepara este año 2019 para recibir mayor cantidad de público reforzando su apuesta con nuevas actividades y atractivos.

 


Con una importante participación del sector vinícola brasilero, donde las principales empresas productoras dicen presente, además de asociaciones de productores agrupados por región, esta gran feria se configura como una extensa vidriera que posibilita conocer y probar muy buen porcentaje de los vinos elaborados a lo largo y ancho de territorio verde-amarelo.

 

 


 


Pero no solo de vinos brasileros se trata esta feria. Países vecinos como Argentina, Chile, y Uruguay (además de varios expositores de terruños europeos y de otros países) también lucirán sus mejores etiquetas. Para ejemplo de ello vale citar el stand colectivo de Uruguay Wines (marca institucional de la Asociación de Bodegas Exportadoras) que dirá presente con 12 de sus asociados, y que por segundo año consecutivo participarán de este importante evento.

 

 


 

 

Compradores de grandes superficies, restauradores, periodistas, sommeliers, enólogos, y consumidores en general tendrán la oportunidad de participar además de conferencias, wine tastings especiales, y actividades de interés que le sumarán un atractivo especial a la feria que se desarrollará del 25 al 27 de setiembre de 2019 en el Parque de Eventos de Bento Gonçalves.

 


Ya están a la venta los ingresos, y toda la información puede ser consultada en el sitio web www.winesa.com.br

 


---------------------------

 

 
Conociendo Familia Torres en Pacs del Penedès, número 28 en el ranking de World’s Best Vineyards

 

Localizado a tan solo 4 kilómetros de la localidad catalana de Vilafranca del Penedès, el Centro de Visitas de Familia Torres se configura como una cita casi obligatoria para todo aquel enoturista que transite esta bella región vitivinícola en la Provincia de Barcelona. El lugar ofrece diversas actividades que van más allá de las visitas guiadas a sus bodegas; también se pueden participar de eventos singulares, experimentar maridajes regionales, y principalmente degustar los vinos que la firma produce en algunas de las principales D.O’s de España

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

 

 

Sin lugar a dudas, Miguel Torres es un nombre más que destacado en el mundo del vino. El Presidente del grupo Familia Torres es un hombre reconocido a nivel mundial por su preocupación con el cambio climático y la ecología. El grupo posee más de 1.300 hectáreas cultivadas y varias bodegas localizadas en España, además de Chile y Estados Unidos, exhibiendo un portafolio tan diverso de vinos y espirituosos que se comercializan en más de 150 países satisfaciendo paladares exigentes.

 

 


 


 

La reciente publicación World’s Best Vineyards, reconoció a la empresa como uno de los 50 Mejores Viñedos del Mundo 2019, colocándole en el número 28.

 

 


 


Una vez se llega a la recepción del Centro de Visitas, y previa presentación del voucher que acredita la reserva para la correspondiente actividad, el tour comienza más que puntualmente a la hora indicada (un aspecto que poco se cuida en muchos lugares de Sudamérica a los que estamos habituados) con guías especializados en enología y sommellerie iniciando la actividad en el parque varietal que muestra los diversos sistemas de conducción y cepas cultivadas en el viñedo.

 

 


 


Lo mejor de contar con una persona muy bien preparada oficiando como guía, es que en un grupo de turistas que puede ser muy variado (desde aficionados que simplemente gustan del vino, hasta los más curiosos y versados consumidores) las explicaciones a las consultas planteadas siempre son muy bien resueltas.

 


Concluida la visita al parque varietal, un moderno vehículo eléctrico al que llaman “tren” llega y es abordado por todos los turistas, y previo tránsito por los diversos cuadros del viñedo Mas La Plana, en cinco minutos llega a la Bodega Waltraud, una muy cuidada construcción que llama la atención por su arquitectura y que fundada en el año 2008 rinde homenaje en vida a una de las principales mujeres de la familia: Waltraud Maczassek, esposa de Miguel Torres.

 

 


 


La batería de foudres de roble es una de las primeras cosas que llama la atención al ingresar al área de producción, que dispuestos en forma circular pueden ser apreciados desde arriba, mismo nivel en donde – por un sistema de rieles – se transporta un pistón neumático, herramienta utilizada durante la vinificación para el pisoneo del sombrero de orujos en los grandes recipientes de madera.

 

 


 


En el nivel más bajo del edificio reposan los vinos en las amplias salas de barricas, de donde surgen varias de las afamadas etiquetas de la casa elaboradora, y que fusionan vino y arte de una manera muy especial.

 


Nuestra degustación de cinco vinos, llevada a cabo en la muy bien iluminada sala de catas (situada en una parte alta del lugar) nos regaló un bello paseo por diversas denominaciones de origen, a saber: Penedès, Conca de Barberà, Catalunya, y Costers del Segre.

 

 


 


De los vinos degustados, dos fueron los que especialmente llamaron más nuestra atención….


Waltraud Riesling 2018 (D. O. Penedès)

 

Etiqueta con la que Miguel Torres homenajea y reconoce el importante papel de su esposa. Elaborado con las mejores uvas Riesling de cultivos propios, este perfumado vino blanco se muestra extremadamente frutal con toque de flores de azahar, muy elegante. Al moverlo en la copa aparecen las notas de frutas cítricas y cáscaras confitadas. Boca muy fresca, acidez media, y que no tarda en invitar de inmediato a un segundo trago.

 

 


 


Purgatori 2014 (D. O. Costers del Segre)

 

Un blend que conjuga muy bien la potencia y carnosidad de dos variedades de gran presencia en la Península Ibérica como son Garnacha y Cariñena, combinada con la francesa Syrah aportando elegancia. De un denso color rojo muy vivo, que a pesar de sus casi cinco años no muestra signos de evolución, aromas que recuerdan a la fruta silvestre bien madura (pero sin excesos) sobre un fondo sutilmente ahumado, algo mineral y especias. En boca se muestra rotundo, de taninos presentes y redondos, con una acidez final muy equilibrada y que lo dota de elegancia, además de complejidad. De perfil altamente gastronómico.

 

 

Mayor información, visite www.torres.es

 

---------------------------------------

 

 
« •Inicio••Prev•12345678910•Próximo••Fin• »

•Página 1 de 69•

•Banner•
•Banner•




??Copyrigth 2010 - Todos los Derechos Reservados por Daniel Arraspide - Designed by?? Pandemia Hosting Uruguay.