SUSCRIBIR NEWSLETTER

Newsletter semanal

* campo obligatorio

Llega el 1er. Salón del Tannat. No se lo pierda!

 

El evento que se llevará a cabo el viernes 8 de junio en el Hilton Garden Inn Montevideo promete ser un destaque en la agenda 2018 de salones del vino. Las más renombradas bodegas uruguayas participarán de un encuentro inédito donde sus Tannat´s serán puestos a consideración de un gran público. Una cuidada gastronomía – acorde y en armonía con los vinos que serán degustados – será ofrecida en los Salones Orquídea del moderno hotel montevideano. Los tickets para el evento ya se encuentran a la venta, asegúrese el suyo!

 

 

 

 

Mucho se habla en Uruguay de los vinos Tannat, al punto que existen en el mercado local cientos de ejemplares – que en diversos estilos – satisfacen a todo tipo de consumidores. Una cultura agro alimentaria muy arraigada en las carnes rojas (las preferidas por el consumidor uruguayo) ha contribuido desde siempre a que el desarrollo de la cepa (que no hace más de 30 años atrás era prácticamente conocida con el nombre de Harriague, en honor a su introductor a nuestro país) tomara la fuerza que hoy en día presenta, y que en la últimas décadas comenzó a trascender nuestras fronteras en búsqueda de otros mercados, cometido que se viene logrando con mucho trabajo y dedicación.

 


Lo cierto es que los vinos Tannat ganan medallas en todos los concursos a los que son presentados, y eso es sin dudas un termómetro que permite medir y comprobar – que en lo que se refiere a calidad – los Tannats uruguayos son vinos que realmente pueden competir con éxito a nivel internacional.

 


Sin embargo y hasta el momento, ningún salón del vino en Uruguay ha estado dedicado pura y exclusivamente a nuestra cepa insignia, algo que llama bastante la atención, sobre todo si tenemos en cuenta que el viñedo uruguayo está cultivado con casi un 30% de Tannat, y que prácticamente la totalidad de las bodegas de nuestro país vinifican esta noble uva.

 


Este es uno de los motivos que ha impulsado a los sommeliers Gabriel Santiago y Daniel Arraspide (amigos y compañeros de generación, egresados del Colegio de Cocineros Gato Dumas en el año 2006) para realizar este evento que han dado en llamar 1er. Salón del Tannat, y que pretende ser una excelente oportunidad para reunir buena parte de los vinos emblema de nuestra vitivinicultura.

 


Conocedores que se trata de una variedad de vinos con características particulares – por tratarse de ejemplares en muchos casos robustos y de buen cuerpo – los sommeliers vienen trabajando en conjunto con el Chef Ejecutivo del Hilton Garden Inn Montevideo, Adrián Gerboles y su equipo, con el propósito de optimizar la culinaria que será presentada la noche del viernes 8 de junio cuando los Salones Orquídea sean abiertos para recibir al gran público a la hora 19:30.

 


Con veinte bodegas confirmadas (al cierre de esta nota) y 47 vinos inscriptos, número que irá creciendo con el pasar de los días, el evento promete y mucho. La recomendación es asegurarse los tickets que ya se encuentran a la venta en el local de The Wine Tienda de Vinos (Benito Blanco 1125, entre Guayaquí y Gabriel Pereira) o por intermedio del mail •Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla•

 

 

-----------------------------------------

 

 
Bodega Budeguer, inversión tucumana en Mendoza

 

La flamante bodega de la familia Budeguer se localiza en pleno corazón de Agrelo (Luján de Cuyo) y en el corto tiempo que hace abrió sus puertas ha sabido ganarse el respeto de consumidores exigentes así como de turistas que buscando nuevas opciones han encontrado un lugar bien preparado para recibirlos. Sus vinos – etiquetados de manera muy colorida y que rompen un poco los esquemas de la industria tradicional – traducen todo el potencial de estas tierras y el trabajo bien encarado de hombres y mujeres que saben lo que hacen, teniendo como norte la innovación sin perder el foco en la calidad

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

Fotos: Divulgación y Andrea Fontes

 

 

Visitamos Bodega Budeguer hace algunas semanas cuando recorríamos la llamada “primera zona” en Mendoza, y el lugar, su gente y sus vinos nos resultaron en un lindo descubrimiento. Recibidos por Georgina Dobronich (una de las encargadas del área de turismo de la empresa) pudimos conocer un poco de la historia de la familia fundadora, recorrer las instalaciones de la planta de vinificación, y claro, degustar los vinos allí producidos.

 


Supimos que los Budeguer se dedican desde hace unos 30 años al cultivo de la caña de azúcar (materia prima de la que en la actualidad son los mayores productores en América Latina) y que en el 2005 – buscando diversificar sus actividades y persiguiendo el sueño del vino propio – adquirieron un viñedo de 100 hectáreas en Maipú (Mendoza) que fue de donde surgieron sus primeras etiquetas.

 

 


 


En lo que a bodega se refiere, la construcción del moderno edificio comenzó a levantarse en el 2011 en Agrelo, lugar de reconocida fama donde cuentan entre las fincas vecinas a bodegas Chandon y Tapíz (solo por nombrar dos de las más famosas) donde suman además 30 hectáreas de viñedos que cuentan con tecnología de riego por micro aspersión como defensa contra las heladas.

 

 


 


Con cultivo de Chardonnay, Sauvignon Blanc, Malbec, Petit Verdot, Cabernet Sauvignon, Ancelotta y Tannat, Budeguer dedica su producción mayormente a vinos varietales de perfil moderno al mejor estilo Nuevo Mundo, contando con un equipamiento de última generación en bodega en donde entre piletas de hormigón, tanques de acero inoxidable de variadas dimensiones (todo con control de temperaturas) y una buena cantidad de barricas de roble cuidan la fruta al máximo preservando todo el potencial con la que esta llega desde el viñedo.

 

 


 


Hablando del área de turismo, la bodega está abierta todos los días de 09:30 a 16:30, y realiza cuatro visitas guiadas (10:00, 12:00, 15:30, 16:30) para las que se recomienda agendar previamente.

 

 


 


Luego del tour, nuestro recorrido culminó en el luminoso y panorámico salón con vista a la Cordillera de Los Andes, donde degustamos varias de las etiquetas que la casa produce. Especial destaque para el Tucumen Ancellota de Guarda, un recio y retinto reserva del 2016 de fruta negra bien madura, carnoso al paladar, con muchas especias, y taninos presentes que anticipan un muy buen potencial de guarda.

 

 


 


Por otro lado, el 4000 Petit Verdot 2014 (que con su nombre hace honor al código postal de Tucumán) es un vino rotundo y a la vez elegante, bien complejo, de esos que presentan un perfil netamente gastronómico y hacen que inmediatamente a probarlo el paladar “pida” un segundo trago. Una edición única que en cosechas anteriores había sido elaborada con Malbec, y que en esta – su versión 2014 – presentó toda una promesa con este Petit Verdot, variedad aún escasa en terruños mendocinos, pero que comienza a vislumbrarse como una excelente alternativa a cepas más tradicionales.

 


INFO & RESERVAS

Tel:  + 54 261 4762020

Mail •Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla•

Dirección: Ruta provincial 15 – km 31,5 – Agrelo, Luján de Cuyo

VER EN GOOGLE MAPS

 

 

-------------------------------------


 

 
Ruta enogastronómica al compás de la música

 

Compassos da Mérica Mérica es el nombre del “roteiro” rural que por Flores da Cunha en Rio Grande do Sul propone conocer las propiedades de familias productoras de uvas y vinos, frutales y hortalizas, hongos y productos regionales que se cultivan en estas tierras. Haciendo homenaje a Angelo Giusti – un inmigrante llegado del norte de Italia – que se tornó poeta y creador del himno emblema de la inmigración italiana en esta región del Brasil, la ruta contempla bellos paisajes, una propuesta gastronómica simple y abundante regada a vinos, jugos y espumantes, dejando a su vez de manifiesto la fe católica expresada como una forma de vida basada en el sacrificio y el trabajo. Sin dudas, otra forma de hacer turismo en pleno corazón de la Serra Gaúcha

 

 

 

 

Texto: Sommelier Daniel Arraspide

Fotos: Andrea Fontes

 

 

Localizada a 150 kilómetros de Porto Alegre (capital del estado) y a solo 23 de Caxias do Sul (la urbe más importante en cuanto a cantidad de habitantes en la sierra) la pequeña, ordenada y limpia ciudad de Flores da Cunha cuenta con menos de 30.000 habitantes, que en buen porcentaje viven del cultivo de la tierra. No en vano, “Flores” (como es llamada por los lugareños) es el principal productor (en números reales) de vinos de todo el Brasil, debido a su propia producción (existen dentro del municipio 1.280 productores de uva registrados) y a la uva comprada a productores de municipios vecinos y que luego es industrializada.

 

 


 


 

Llegamos a Flores a la hora 09:50 una mañana de cielo azul del pasado mes de febrero; allí nos aguardaba Diva, nuestra guía en esta ruta turística. El punto de partida fue la explanada a un lado de la torre de la Iglesia Matriz, frente a la plaza principal de la ciudad, lugar donde nuestra guía nos comentó algunos datos históricos que hacían a la vida de Angelo Giusti y que iríamos conociendo con más detalle luego una vez fuimos avanzando en el paseo por las zonas rurales.

 

 


 


Adega Mascarello

 

Nuestra primera parada (a escasos 10 minutos del centro de la ciudad) fue en la pequeña bodega comandada por Jamur Mascarello, quien gustosamente nos recibió e invitó a conocer el lugar, un tradicional establecimiento dedicado a la elaboración de vinos de mesa, que desde hace algunos años comparte espacio con los vinos finos. Degustación de por medio, un muy aromático y fresco Moscato Giallo etiquetado con la marca Dom Bôrtolo fue uno de los vinos que más nos agradó, refrescando el paladar de la calurosa mañana veraniega e invitando a seguir el largo camino que aún teníamos por delante.

 

 


 


Famiglia Veadrigo

 

Tan solo 850 metros más adelante, continuando por la RS 122, nos encontramos con la bodega y restaurante de los Veagrigo, otra familia dedicada a la producción de vinos y derivados de uva, y que a su vez en un ambiente cargado de historia (donde inicialmente funcionaba la vinícola) guardan un acervo familiar muy importante lleno de fotos e implementos utilizados antiguamente para trabajar la tierra y en la propia bodega. El restaurante de la casa sirve comida típica regional, basada en sopa de capeletti, ensaladas, polenta, pastas, churrasco, el típico galeto (pollito bebé) y diversidad de carnes cocinadas al “menarosto” (un tipo de spiedo con cortes de cerdo, codorniz, conejo y pollo). Lamentablemente el día de nuestra visita no servían almuerzo, razón más que suficiente para planificar una futura visita a este lugar del cual hemos escuchado muy buenas críticas.

 

 


 


Memorial Angelo Giusti

 

Una bella y muy cuidada capilla y un pequeño cementerio al lado (donde descansan los restos del poeta Angelo Giusti y su esposa) también forman parte del recorrido. Un lugar donde los promotores de esta ruta planean levantar un monumento en homenaje a quien con sus poesías (en cada propiedad familiar visitada existe un cartel con la letra de una poesía autoría de Giusti) es considerado como un ilustre morador de esta comunidad florense.

 

 


 


Família Pagno

 

Ya cerca del mediodía llegamos a la propiedad de la familia Pagno, productores de uvas y otros cultivos como ser cítricos y algunas hortalizas. Allí fue donde una rica colacion estaba preparada para reponer fuerzas antes de continuar el camino. Reviviendo el tipo de comida que los trabajadores consumían en el campo a mitad de su jornada laboral, compartimos una mesa cargada de alimentos simples pero muy nutritivos y gustosos. Queso colonial, salame, copa (un fiambre similar a nuestra bondiola), pan casero, polenta a la chapa, fortaia (un estilo omelette), y algunas delicias dulces, todo regado con café, jugo de uva y vinos coloniales, propiciaron una linda conversación en torno a la mesa.

 

 


 


Cogumelos Joel Bolzan

 

Tal vez uno de los puntos de visita que nos resultó más interesante fue la propiedad de Joel Bolzan, por un lado porque no conocíamos las particularidades de este tipo de cultivo, y por otro porque el producto final obtenido es realmente excelente. Se trata del cultivo artesanal de hongos del tipo shitakes, una cepa comestible originaria de Asia del Este, que tiene un valor nutricional y gastronómico muy importante. Bolzan, que se dedica desde hace algunos años a este cultivo, buscando la mejor forma de obtener el producto y que este se torne rentable, nos explicó todo el proceso de obtención de los hongos y sus formas de consumo, tanto como producto fresco, así como en seco y en conservas. Degustamos un muy rico antepasto preparado en la propiedad, que resultó ser una delicia y que teniendo como base los propios shitakes, agrega otros ingrediente como aceite de oliva, ajo y pimientos.

 

 


 


Fernades Muraro

 

Cada una de las propiedades visitadas tiene un atractivo particular, y en el caso de este establecimiento (productor de unas viníferas y de mesa) el punto alto de la propuesta es el paseo en carretão, un vehículo tirado por un tractor en el que una chata con banquetas puede transportar de 10 a 12 personas por los senderos serpenteantes de la propiedad que a más de 700 msnm. presenta las características típicas de la topografía de las sierras. Una vez a bordo, y teniendo como guía al matrimonio propietario de la finca, se recorre la propiedad hasta que (aprovechando la época de zafra de uvas) se hace un alto para cosechar algunos racimos, los mismos que luego son pisados al son de los acordes de La Mérica, una actividad por demás festiva, además de simbólica.

 

 


 


Galpão Gilioli

 

Nuestro recorrido de esta ruta culminaba en una vinícola, pero no en su área de producción, sino en el galpón que reúne piezas históricas, botellas de vino de muchas décadas atrás (entre muchas cosas más) que conforman una acervo familiar digno de destaque. Allí aprovechamos para degustar algunos productos de la casa, entre ellos un muy interesante jugo de uva 100% Moscatel elaborado sin aditivos ni conservantes.

 


Una ruta turística por demás interesante para quienes aman la naturaleza, y desean alejarse del ruido de las grandes ciudades, pudiendo conocer además un poco de la cultura de trabajo heredada por los inmigrantes italianos que hace ya 140 años comenzaron a colonizar esta bella región del Sur brasileño.

 


Por mayor información visite el sitio web www.compassosdamerica.com.br

 

 


 


La Mèrica

 

Da l'Italia noi siamo partiti
Siamo partiti col nostro onore.
Trenta sei giorni di macchina e vapore,
E in America siamo arrivà.

 

Mèrica, Mèrica, Mèrica,
Cossa sarala sta Mèrica?
Mèrica, Mèrica, Mèrica,
Un bel mazzolino di fior.

 

A l'America noi siamo arrivati,
Non abbiam trovato nè páglia, nè fieno,
Abbiam dormito sul nudo terreno,
Come le béstie abbiamo riposà.

 

Mà l'America, l'è lunga e l'è larga,
E circondata da monti e da piani,
E con l'indústria dei nostri italiani,
Abbiam formato paesi e città.

 

(La ley 12.411 de diciembre de 2005 instituye la música La Mèrica como himno oficial de la colonización italiana en el Estado de Rio Grande do Sul)

 

 

/////////////////////////////////////////////////

 

 

 
Vinos bigote para arriba

 

Entrevero Wines es el nombre de la empresa creada por el Enólogo Matías Prieto, que con la filosofía de encontrar el verdadero sentido del terroir, desde el año 2012 – cuando lanzó su primer vino – viene mostrando los frutos de un trabajo serio, enfocado en producir lotes limitados de vinos exclusivos que llegan directo a las manos de los consumidores sin pasar por cadenas de distribución

 

 

 

 

Texto: Somm. Daniel Arraspide

Fotos: Gentileza Entrevero Wines

 

 

Probamos el Green Moustache (así el nombre de una de las etiquetas de este proyecto) por primera vez gracias a la gentileza de un colega mendocino. Luego de esa primera experiencia (que nos dejó con ganas de conocer más sobre estos productos) un viaje a Buenos Aires fue oportuno para traernos un mix de botellas que degustamos tranquilamente y que mientras descorchamos nos depararon bellas sorpresas.

 

 


 


En su esencia Entrevero Wines presenta una línea de vinos tranquilos y espumantes elaborados con uvas cultivadas en diversas zonas de la Provincia de Mendoza, y que combinan lo mejor de estos terruños en la que el Malbec (en algunas ocasiones acompañado de otras variedades) tiene para expresar cuando se trata de vinos de autor con un perfil bastante gastronómico.

 

 


 


Entre los vinos que más nos llamaron la atención se encuentra el Folie Rosé Espumante Extra Brut Método Tradicional, elaborado 100% con Pinot Noir. De subido color rosa muy brillante, aromas que recuerdan a las frutas silvestres rojas, especias, cáscara de cítricos confitados, pan tostado, y fermentos. Sus pequeñísimas y persistentes burbujas ascienden constantemente formando una perfecta corona en lo alto del cáliz. Cremoso y de buen volumen en boca, pero sin perder su acidez que le da largo en boca y lo torna ideal para acompañar, por ejemplo, unas bruschetas tradicionales, quesos de pasta semi-blanda como un Brie, o bocados calientes como hongos rellenos y brochetes de ave con vegetales.

 

 


 


Ya si hablamos de vinos tintos, nos resultó una excelente propuesta el Blue Moustache 2012, blend elaborado con un 55% de Cabernet Franc y 45% de Malbec. Tinto que impresiona por su entereza a pesar que ya suma seis años de edad, pero que no muestra mella de evolución, sino que promete inclusive más potencial de guarda. De color rubí profundo con reflejos violáceos, aromas complejos de frutas, especias, toque leve de chocolate, carnoso en boca – donde las frutas rojas y negras se manifiestan – se muestra con taninos presentes y redondos, buena estructura y largo final que lo hacen muy indicado para armonizar junto a unas costillas de cordero regadas con gremolata de piñones y papas panaderas.

 


Con la frase “el poder de los bigotes” y utilizando imágenes de personajes históricos reconocidos por sus distintivos bigotes, Entrevero Wines encara una campaña publicitaria a través de las redes sociales que puede ser visualizada aquí.

 


-------------------------------------

 

 
Bodega Amalaya en Cafayate

 

Propiedad de la Familia Hess, la moderna bodega localizada al suroeste de la ciudad de Cafayate produce vinos varietales y de corte de estilo Nuevo Mundo con uvas cultivadas a 1.800 metros de altitud. Reflejo fiel de los actuales vinos elaborados en los Altos Valles Calchaquíes, donde la fruta prima y brilla por encima de cualquier otra nota, son vinos francos y directos que se expresan plenos y vibrantes

 

 

 

 

Texto: Somm. D. Arraspide / Fotos: Andrea Fontes

 

 

Nuestro recorrido vitivinícola por el NOA (Noroeste Argentino) culminaba con una visita a Bodega Amalaya, donde fuimos recibidos por el enólogo residente – el muy atento Jorge Noguera – quien actúa como jefe de producción en esta unidad de la Hess Family Estates, una bodega que se podría tildar como hermana de Estancia Colomé, lugar inicial en donde nació la marca Amalaya, y que por razones de crecimiento (a partir del año 2010) comenzó a ser producida en casa nueva.

 

 


 

 

Con una bella finca localizada frente a una de las elevaciones majestuosas que rodean Cafayate – el Cerro San Isidro – la empresa cultiva sus viñedos en suelos aluvionales pobres en nutrientes, arenosos, con mucha roca y buena presencia de minerales. Lugar donde la bodega (que actualmente posee una capacidad que ronda los 2 millones de litros) da cabida a las uvas cultivadas en esta propiedad, a las que se suman las de otra finca (Las Mercedes, sobre la Ruta Nacional 40) y que totalizan las 107 hectáreas en producción.

 

 


 


Repartida en dos naves, una dedicada a la vinificación de blancos (toda equipada con tanques de acero inoxidable con control de temperatura) y otra dedicada en exclusiva a los tintos, compuesta por piletas de cemento recubiertas en epoxi, que reciben la molienda directamente desde arriba aprovechando el encubado por gravedad, la funcional bodega comandada por Noguera procesa Torrontés, Riesling, Malbec, Bonarda, Barbera, ambos Cabernet, Syrah, y Tannat.

 

 


 


Si bien al momento de nuestra visita el establecimiento no estaba abierto al público, salvo para casos concretos en que reciben – previa agenda – a personas vinculadas al mundo del vino, una de las noticias que recibimos es que durante este 2018 estarán construyendo un winebar y sumando un Departamento de Turismo que estiman estará funcionando antes de fin de año, pudiendo recibir a los turistas cada vez más demandantes de servicios en Cafayate y sus alrededores.

 

 


 


Llegado el momento de la degustación realizada en la sala de reuniones, entre los vinos que más nos sorprendieron se cuenta el espumante natural Amalaya Brut Nature del que elaboran su vino base en Cafayate y luego envían a Mendoza para realizar la segunda fermentación por método Charmat. Corte 80% Riesling y 20% Torrontés, es un muy fresco burbujeante de pequeñas, constantes y duraderas burbujas, con aromas a frutas carnosas (manzana verde, ciruelas amarillas, duraznos y ananá) con perfume de flores como el azahar, boca cremosa y final de acidez crujiente.

 


En cuanto a los blancos, insuperable el Amalaya Blanco de Corte 2017, un estupendo, aromático y fresco vino tranquilo en donde se puede apreciar el muy buen manejo de la materia prima en una región semi-árida donde el régimen de lluvias no suele superar los 150 mm. anuales. Fruta de pulpa blanca con tonos cítricos y un componente mineral interesante hacen de este vino una opción ideal para quienes buscan frescura sin caer en demasiada liviandad.

 

 


 


Para redondear la excelente degustación – luego de probar varios ejemplares tintos de excelente factura – el destaque fue para el Amalaya Corte Único 2014, un vino elaborado en exclusiva con uvas cultivadas en el viñedo que circunda la bodega (Finca San Isidro) fermentado integralmente en barricas nuevas, con un impactante color proveniente de una maceración larga de 60 días. Un vino que se expresa con una nariz muy compleja y profunda, mezcla de frutas rojas y negras en perfecta madurez, especias, té negro, y chocolate. En boca se presenta carnoso, de fruta muy madura, taninos presentes y maduros que le garantizan larga vida, y acidez muy equilibrada que aporta su nota de frescura y largo en el paladar.



-----------------------------------

 

 
« •Inicio••Prev•12345678910•Próximo••Fin• »

•Página 1 de 61•

•Banner•
•Banner•




??Copyrigth 2010 - Todos los Derechos Reservados por Daniel Arraspide - Designed by?? Pandemia Hosting Uruguay.